Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Madrid MARTES 10 10 2006 ABC María Isabel, quiosquera de Serrano, 25 Miguel Matarranz, propietario de una tienda de ropa de casa ABC anunció ayer las reformas incluidas en la remodelación de la calle de Serrano, la más prestigiosa arteria comercial de la ciudad, prevista para la próxima legislatura. Horas después, vecinos y comerciantes intercambiaban impresiones e inquietudes La reforma de Serrano, entre la necesidad y el nerviosismo TEXTO: CRISTINA ALONSO FOTO: VÍCTOR INCHAUSTI MADRID. Alfombras rojas, ensanche de aceras, nubes de agua vaporizada, cortinas vegetales, plantación de trepadoras, apertura de jardines, tres aparcamientos subterráneos, una fuente... La remodelación de la calle de Serrano- -anunciada ayer por ABC y prevista para la próxima legislatura- -alimentaba por la mañana las tertulias y corrillos de los vecinos y comerciantes de la famosa arteria comercial. Las opiniones eran de lo más dispares. Esta calle está hecha una pena, necesita una reforma urgente de arriba a abajo afirmaban unos. Hay barrios en Madrid que da pena verlos, ¿por qué no empiezan por ahí? se preguntaban otros. María Isabel, quiosquera, es una de las personas a las que más feliz ha hecho la noticia de que las aceras casi duplicarán su anchura- -de 4.80 a 7.50 u 8 metros- Podré ampliar mi quiosco y poner el último modelo homologado, que ahora no me dejan porque no hay espacio suficiente. La obra será faraónica y habrá que sufrirla, pero saldré ganando asegura. Una vecina de la calle, que acababa de adquirir una miniatura en el quiosco de María Isabel, se mostraba entusiasmaba con todas las reformas previstas por el Ayuntamiento: Es que esta calle está totalmente descuidada, ya era hora de que se dieran cuenta, va a quedar todo precioso explicaba. tres y se caiga? Sólo van a servir para eso El empresario quiso pedir un deseo al Ayuntamiento: Que hagan lo que quieran hacer muy rápido y muy deprisa porque nos pueden fastidiar el negocio. Y que lo piensen bien, esta calle es muy emblemática, a ver si la van a estropear... Las alfombras rojas tampoco convencen a Abilio, conserje de Serrano, 28. Eso es lo más feo que pueden poner. Que lo sé yo por las navidades. A los diez minutos se ponen todas hechas un asco explicaba. Nubes de agua vaporizada y alfombras vegetales salpicarán el entorno de la calle del Marqués de Villamagna, que se convertirá, según el proyecto de reforma, en el balcón de Serrano Ana trabaja muy cerca de este punto. Es la taquillera del clásico carrusel que adorna una de las plazas de Serrano. La idea me parece bien, lo único que no me convence es lo de los tres aparcamientos. La ciudad ya está demasiado agujereada, me parece un exceso declaraba. David Aparicio tarda unos 20 minutos diarios en encontrar aparcamiento. Reconoce que estacionar en los alrededores de Serrano es una auténtica locura Por ello, le parecen más que necesarias las más de 1.500 plazas que se crearán en los tres subterráneos previstos- -hermanos Bécquer y Juan Bravo; Diego de León y Juan Bravo; Ortega y Gasset y Hermosilla- Y no es el único. Es algo estupendo. Alquilar una plaza de garaje aquí cuesta más de 40.000 pesetas al mes- -240 euros- asegura Manuel, conserje de Serrano, 25. ¿Y no van a hacer obras en mi barrio? Con la falta que le hace... Lo más necesario, los aparcamientos. No hay que olvidar que cada vecino de esta calle necesita cuatro o cinco plazas declaraba Gonzalo, residente en Fuenlabrada. Miedo por la caja A la mayoría de los comerciantes sondeados les preocupa, y mucho, la dimensión de las obras y la repercusión de éstas en su caja registradora: Unas obras de un año o año y medio nos harían polvo tengo compañeros a los que un cierre temporal de acera les ha llevado a la ruina me pongo nervioso sólo de pensarlo... Sin embargo, hay quien no tiene ninguna duda de que la remodelación de la calle también le traerá muchas ventajas. Con una acera más ancha podría poner más mesas, estufas y toldos en la terraza comentaba Juan González, propietario de una cafetería de Serrano. Espectacular, me parece espectacular. Es una calle especial y, como tal, cuanto más llame la atención, mejor que mejor explicaba Inés, vecina. Las obras también inquietan a los taxistas, que auguran un caos increí- Las alfombras de la discordia Quien no estaba tan contento era Miguel Matarranz, propietario de una tienda de ropa de casa ubicada en la calle de Serrano desde los tiempos de posguerra. La idea de colocar alfombras rojas junto a los escaparates de la calle le espeluznaba: ¿Para qué? ¿Para que la gente tropiece cada dos por