Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional DESAFÍO NUCLEAR EN EXTREMO ORIENTE MARTES 10 10 2006 ABC Y AHORA QUÉ odos lo esperábamos y al final ocurrió. Corea del Norte había reconocido tener ingenios nucleares, reconocimiento que implicaba asumir la violación del Tratado de No Proliferación Nuclear y el Tratado Marco firmado con Estados Unidos. Tras lograr construir el ingenio era necesario probar su funcionamiento, fase previa a su transformación en bomba, es decir en un arma utilizable en el campo de batalla, normalmente en forma de cabeza de un misil. Con Corea del Norte se ha ensayado casi todo. Cuando por primera vez violó el Tratado de No Proliferación, el entonces presidente Clinton estableció una negociación bilateral, por la que se ofreció ayuda FLORENTINO económica y centraPORTERO les nucleares para la generación de energía eléctrica a cambio de que abandonara su progra- ma nuclear militar. La iniciativa de Clinton fue, aparentemente, un éxito. El Tratado se firmó y Corea del Norte continuó con sus investigaciones de forma secreta. Con Bush la colaboración se rompió ante las sospechas de incumplimiento. Corea del Norte reconoció haber engañado a todos y el problema se remitió al Consejo de Seguridad. Ya en un plano multilateral se estableció una mesa de negociación con Corea del Norte en la que estaban los miembros permanentes del Consejo presentes en el Pacífico- -China, Rusia y Estados Unidos- -junto con las potencias regionales afectadas- -Corea del Sur y Japón. La mesa ha sido un fracaso porque Corea del Norte se ha negado a colaborar. Quieren tener misiles y armas nucleares y no están dispuestos a ceder. Tras las pruebas de misiles de julio, que violaban la moratoria en vigor, y la reciente prueba nuclear ya sólo cabe remitir de nuevo al Consejo la aplicación de sanciones. La clave está en China, el protector de Corea del Norte. El Gobierno de Pekín teme la desestabilización de este país, que implicaría millones de personas corriendo a las fronteras próximas en busca de alimento y de un futuro, así como la reunificación de Corea en clave democrática. Dos hechos que China quiere evitar. Si China protege a Corea del Norte provocará algo que teme: el rearme de Japón, ya en curso. La sociedad nipona detesta la guerra, pero se siente muy insegura viendo como misiles norcoreanos vuelan sobre sus cabezas. Los temas candentes se acumulan en la agenda del Consejo: Darfur, Irán, Corea... El derecho de veto es una realidad, pero el prestigio de la institución saltará hecha pedazos si se queda de brazos cruzados ante el derrumbamiento del régimen de no proliferación. Si Irán y Corea del Norte acceden al umbral nuclear no serán los únicos y buena parte de la responsabilidad recaerá en el Consejo de Seguridad, por no haber cumplido con su obligación de hacer respetar los tratados. T Ban Ki- moon, ministro de Exteriores de Corea del Sur, en la sede central de la ONU, en Nueva York EPA El ministro de Exteriores surcoreano será el nuevo secretario general de la ONU Ban Ki- moon sucederá a Kofi Annan el 1 de enero del próximo año b Diplomático de carrera, el ministro surcoreano ha dejado en la cuneta a seis candidatos, aunque muchos le achacan que no sea un líder carismático M. GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. En plena crisis nuclear con Corea del Norte, el Consejo de Seguridad de la ONU eligió ayer al ministro de Asuntos Exteriores de Corea del Sur, Ban Ki- moon, para reemplazar a Kofi Annan como secretario general de la ONU a partir del próximo 1 de enero, para un mandato renovable de cinco años. La designación aún tiene que ser ratificada antes de final de mes por la Asamblea General de la ONU, compuesta por 192 países, que nunca en la historia ha llevado la contraria al Consejo de Seguridad en este tema. Ban será el primer secretario general de la ONU en hacer campaña activa para el cargo. Durante el año que ha empleado ha dejado en la cuneta a seis candidatos: de India, Tailandia, Jordania, Afganistán, Sri Lanka y Letonia. El consenso general era seguir la norma no escrita de turnos rotatorios por áreas geográficas que concedía el puesto a un candidato asiático. Ban, que de continuar el proceso como se espera se convertirá en el octavo secretario general de la ONU, será el segundo asiático en la historia de la ONU y el primero en más de 30 años desde que el birmano U Thant asumiese el cargo en 1961. Pese a su activa campaña, en la que se ha reunido con representantes de todo el mundo y ha concedido numerosas entrevistas a medios de comunicación, Ban no ha se ha granjeado el entusiasmo general. Muchos deseaban un líder carismático que guiara la ONU por un momento difícil de decadencia en el que se cuestiona su propia existencia y se afrontan reformas importantes. Ban es un diplomático de carrera de rostro inexpresivo que habla en voz baja y carece de dotes oratorias. Dulce, en apariencia Consciente de lo decepcionante que su personalidad resulta para algunos, Ban ha explicado en numerosas ocasiones que su aspecto suave esconde una gran fuerza interior. Algunos occidentales no parecen comprender totalmente que la virtud del líder asiático es ser dulce en apariencia y resuelto de mente dijo al diario Herald Tribune. Durante su larga carrera de 36 años, ha pasado diez como embajador en la ONU y ha ocupado también ese cargo en Austria, además de trabajar en numerosas embajadas como la de Washington. Antes de ser nombrado ministro de Asuntos Exteriores fue asesor de política exterior, lo que le da ciertas simisimilitudes de carrera con la actual secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice, con la que por su cargo y situación política en el tema de Corea del Norte ha mantenido una comunicación frecuente. Al anunciar su nominación, el embajador japonés en la ONU y actual presidente del Consejo de Seguridad, Kenzo Oshima, dijo que su experiencia como canciller de Corea del Sur será de gran utilidad para resolver el conflicto nuclear con Corea del Norte. No será ése el único reto. Kofi Annan ha defendido más los derechos humanos que cualquier otro secretario general en la historia de la ONU, por lo que el nuevo secretario general tendrá un duro papel que seguir advirtió la organización Human Rights Watch en un comunicado. Debe estar preparado para hablar públicamente contra los abusos que encuentre, sin importar los poderosos que sean El grupo señala como su responsabilidd más acuciante detener el genocidio de Darfur, seguida de otorgar credibilidad al nuevo Consejo de Derechos Humanos de la ONU y resolver fallos endémicos sobre los derechos de las mujeres en el sistema de Naciones Unidas. Alynna Lyon, directora del programa Modelo de las Naciones Unidas en la Universidad de New Hampshire, destaca que el cargo de secretario general acarrea muy pocas atribuciones legales, por lo que su autoridad emanará de su habilidad para mantener credibilidad y legitimidad.