Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 MARTES 10 10 2006 ABC Internacional Un surcoreano quema una pancarta con la efigie de Kim Jong- il en una manifestación contra Corea del Norte celebrada ayer en el centro de Seúl AP Corea del Norte desoye las advertencias y desafía al mundo con un ensayo nuclear Pyongyang anuncia una prueba atómica subterránea y provoca una condena general, incluida la de China b La prueba dispara las alarmas en Asia y une en la condena a China, principal aliado del régimen estalinista, Japón y Corea del Sur, cuyos dirigentes se reunieron ayer PABLO M. DÍEZ. ENVIADO ESPECIAL SEÚL. El planeta Tierra es un lugar más inseguro y peligroso desde ayer a las 10.36 de la mañana (madrugada en España) A esa hora, Corea del Norte, uno de los países más pobres y aislados del mundo, realizó su primer ensayo nuclear al hacer estallar una bomba atómica. Desafiando a la comunidad internacional, que lleva días advirtiendo de las consecuencias de dicho ensayo, el régimen estalinista agitó la ya convulsa situación global y, de paso, ingresó en su condición de oveja negra en el club de las potencias nucleares, formado por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido, India, Pakistán e Israel. Según la agencia estatal de información Korean Central News (KCNA) el ensayo tuvo lugar dentro de una montaña en Hwaderi, cerca de la ciudad de Kilju y en la provincia de Hamkyung, situada al nordeste del país y a unos 110 kilómetros de la frontera con China. Tras advertir con una hora de antelación a sus aliados chinos, que dieron el aviso a EE. UU. Corea del Sur y Japón, los científicos norcoreanos procedieron a la detonación bajo tierra del artefacto. La deflagración provocó un temblor de entre 3,58 y 4,2 grados de magnitud que fue detectado por los servicios sismológicos de las naciones vecinas, que temen que se produzcan filtraciones radioactivas. Lugar de la prueba Kilju COREA DEL NORTE Pyongyang Paralelo 38 Mar de Japón Seúl Mar Amarillo safío lanzado por el régimen estalinista. La posesión de armas atómicas transformará la seguridad en Asia, que entra en una peligrosa era nuclear advirtió Abe. Mientras tanto, Roh Moo- hyun convocó al Consejo Nacional de Seguridad y declaró la máxima alerta en el Ejército, que vigila con ayuda de tropas norteamericanas y armado hasta los dientes la frontera que divide a ambos países desde el fin de la guerra (1950- 53) Alarma en Asia La prueba nuclear de Corea del Norte ha disparado todas las alarmas en Asia no sólo por sus evidentes riesgos, sino por la confirmación de que un dictador como Kim Jong- il, quien dirige con puño de hierro este pequeño país de 23 millones de habitantes, ya dispone de su particular juguete atómico. Sin ir más lejos, la agencia KCNA definió al ensayo, ejecutado con tecnología e inteligencia cien por cien norcoreanas como el gran salto adelante en la construcción de una nación socialista próspera y poderosa asegurando que contribuirá a mantener la paz y la estabilidad en la península de Corea. Una opinión que, en absoluto, com- COREA DEL SUR Ayuda congelada Además, el Gobierno de Corea del Sur ya ha decidido congelar la ayuda humanitaria que destinaba al cainita hermano del norte, como un envío de 4.000 toneladas de cemento que iba a partir hoy mismo. Y es que los servicios secretos temen, según explicó al Parlamento su máximo responsable, Kim Seung- Gyu, que el régimen estalinista esté preparando otra prueba al haber detectado movimientos sospechosos en las instalaciones militares de Punggyeri, donde Pyongyang lleva a cabo este tipo de experimentos. Por su parte, China, el principal aliado de Corea del Norte, no dudó en mostrar su más resuelta oposición al flagrante ensayo atómico según un co- 200 km Infografía ABC parten sus vecinos, que se enfrentan a una nueva amenaza del régimen de Pyongyang tras el lanzamiento el pasado 5 de julio de siete misiles. De viaje oficial en Seúl, adonde llegó ayer tras su encuentro con los máximos dirigentes chinos, el recién nombrado primer ministro de Japón, Shinzo Abe, analizó la situación con el presidente surcoreano, Roh Moo- hyun, por lo que ambos criticaron con dureza el nuevo de-