Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 10 10 2006 Nacional 21 EL ESTIGMA DEL PP CATALÁN lgunos populares catalanes muestran una sorprendente dificultad para entender cuál es el problema del PP en Cataluña. Lo digo por las últimas declaraciones de Montserrat Nebreda, la número 2 de Piqué en las próximas elecciones, que afirmaba el viernes pasado que la imagen estigmatizada del PP en Cataluña es consecuencia del discurso estridente de algunos del PP en Madrid Ni toda una vida viviendo la experiencia del nacionalismo es suficiente, al parecer, para identificar sus efectos sociales. Me refiero a efectos como los vistos este fin de semana en el partido entre las selecciones vasca y catalana, a esas lindezas coreadas por los esEDURNE pectadores, tales como URIARTE Puta España Españoles, hijos de puta o Español el que no bote A las banderas independentistas, a los carteles de la autodeterminación, a las consignas proetarras. El problema del PP catalán se sitúa allí, no en Madrid. Y estriba precisamente en su ausencia, en que era el único que no estaba, botando o aplaudiendo el espectáculo. El de las gradas, que no el fútbol, que ni tenía la más mínima importancia ni era el motivo que había llevado a la gente al Camp Nou. Y la diferencia del PSC es que sí estaba, representado nada menos que por el mismísimo presidente de la Generalitat. No creo que botara, pero asentía, sostenía y apoyaba. Por eso no tiene estigma, o lo tiene congelado, porque últimamente se ha integrado con entusiasmo en espectáculos como el del domingo o ha reivindicado la selección nacional catalana como consecuencia obvia de la consideración de Cataluña como nación en el Estatuto Para perder el estigma no hay que mirar hacia Madrid, sino hacia las gradas del Camp Nou. Y botar cuando te lo pidan o sonreír cuando lo hagan los demás. Y esto no tiene nada que ver con lo que digan o dejen de decir los dirigentes populares en Madrid sino con la resistencia a la inmersión en la cultura nacionalista dominante en Cataluña. Sea en su vertiente radical, ERC; moderada, CIU, o adaptada, PSC, que todos estaban en el Camp Nou. Y lo mismo le pasa al PP vasco, con la diferencia de que los populares vascos lo entienden mucho mejor, seguramente por las terribles lecciones del terrorismo. Ninguna relación con el centrismo, el conservadurismo o las estridencias Piqué representa el centrismo, pero sería igual de rechazado si se identificara con el ala más conservadora. Cualquiera que conozca política y personalmente a Jaime Mayor Oreja sabe que su posición política nada tiene de estridente a no ser que consideremos estridente el empeño en llamar las cosas por su nombre en asuntos de terrorismo. Pero ha sufrido un implacable y constante rechazo en el País Vasco; mucho mayor que Otegi, no se olvide. No por sus estridencias, sino por su españolidad. Si no eres de derechas, ni siquiera tienes dirigentes en Madrid, pero insistes en lo de español, como los de Ciutadans, te pasa lo mismo. Te sale un estigma. A Doña Letizia contempla los dibujos que le han dedicado los alumnos del colegio Príncipes de Asturias JAIME GARCÍA La Princesa estrena agenda Doña Letizia inauguró el colegio Príncipes de Asturias en Pozuelo su familia y a acompañar a Don Felipe, la Princesa tendrá actividades propias, como el resto de la Familia Real ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Igual que los demás miembros de la Familia Real, la Princesa de Asturias ya dispone de su propia agenda de trabajo. Dos años y medio después de convertirse en la esposa del Heredero de la Corona, Doña Letizia estrenó ayer su agenda particular con la inauguración de un colegio público de educación infantil y primaria en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, donde se volcó en gestos de simpatía con los más pequeños. Con la misma naturalidad con la que ha venido acompañando en los distintos actos oficiales a Don Felipe, Doña Letizia recorrió las instalaciones del colegio Príncipes de Asturias -el primer edificio público que lleva este nombre- -y descubrió su primera placa en solitario. b Además de dedicarse a trado su vida en su familia y en acompañar al Príncipe de Asturias en todas las actividades oficiales. Sin embargo, numerosas instituciones, asociaciones y colectivos de diversos sectores de la sociedad venían dirigiendo desde hace algún tiempo cartas a la Casa de Su Majestad el Rey en la que invitaban a la Princesa a presidir determinados actos e inauguraciones, y finalmente el Palacio de La Zarzuela ha decidido atender esta demanda. Prevista desde antes del verano La creación de una agenda propia para la Princesa de Asturias, prevista desde antes del verano, ha coincidido, sin embargo, con el nuevo embarazo de Doña Letizia, por lo que es previsible que las molestias propias de su estado le impidan asistir a algunos de los actos programados como ha sucedido en las últimas semanas. En el estreno de su agenda, Doña Letizia estuvo acompañada ayer por otras cuatro mujeres- -la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre; la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera Calvo- Sotelo; la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, y la directora del colegio, Teresa de Matías- así como por un hombre, el alcalde de Pozuelo de Alarcón, Jesús Sepúlveda. Infancia y juventud Con esta inauguración se abre una nueva etapa en la vida de la Princesa, que empezará a tener actividades propias y se sumará así a las áreas tradicionales de atención de la Corona. En concreto, Doña Letizia ha mostrado un especial interés por los asuntos relacionados con la infancia y la juventud, aunque lógicamente su agenda está abierta a todos los actos que se consideren oportunos. Hasta ahora, Doña Letizia ha cen- Varias instituciones y asociaciones quieren contar en sus actos con la esposa del Heredero Durante cerca de hora y media, la Princesa de Asturias estuvo recorriendo las distintas aulas del colegio, al que ahora acuden 168 alumnos, aunque el centro educativo tiene capacidad para 450 niños de tres a doce años de edad. Los pequeños entregaron a Doña Letizia numerosos trabajos manuales realizados por ellos mismos, así como un lote de dibujos como regalo de cumpleaños para la Infanta Leonor, que el próximo 31 de octubre celebrará su primer aniversario. El momento más emotivo fue cuando la Princesa de Asturias visitó a cinco niños con autismo que forman parte de un proyecto de integración. En la visita no faltaron las anécdotas protagonizadas por la espontaneidad de los más pequeños. Así, una niña invitó a Doña Letizia a su casa y otro pequeño le preguntó si había dejado en La Zarzuela a la Infanta Leonor porque todavía era demasiado pequeña y no sabía andar. No sabe, pero... casi, casi añadió la Princesa. A la salida, la esposa del Heredero de la Corona se acercó a saludar al centenar de personas que se congregaron frente a las puertas del colegio para ver a la Princesa en persona. Aunque el de ayer fue el primer acto programado en la agenda particular de la Princesa, Doña Letizia ya ha protagonizado con anterioridad otros cuatro actos en solitario, ya que en dos ocasiones ha actuado como madrina en entregas de bandera de combate y en otras dos ha presidido sola actividades oficiales, al encontrarse Don Felipe de viaje en el extranjero.