Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional MARTES 10 10 2006 ABC Montilla echa balones fuera al ser preguntado por el apoyo de Maragall a la selección catalana de fútbol, mientras Duran, más realista, recuerda a Mas que con la selección el Barça tendría que limitarse a jugar contra el Español, el Lérida o el Reus No veo a Ronaldinho contra el Reus... POR IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. La selección catalana de fútbol no consiguió ganar en casa, como lamentaba ayer Josep Lluís Carod- Rovira, y su encuentro contra el País Vasco tampoco ha conseguido unir a los políticos catalanes. Es más, el polémico partido ha servido para mostrar, una vez más, las diferencias entre el número uno y el dos del PSC, Pasqual Maragall y José Montilla, y el número uno y el dos de CiU, Artur Mas y Josep Duran Lleida. Eso sí, Maragall y Mas están por una vez de acuerdo, y en sintonía con Carod- Rovira, sobre la necesidad de las selecciones deportivas. Toda una premonición de lo que puede pasar el 2 de noviembre cuando los partido catalanes empiecen a hablar de pactos de gobierno. El candidato socialista a la presidencia de la Generalitat, José Montilla, evitó ayer secundar a Pasqual Maragall en su apoyo al reconocimiento oficial de las selecciones deportivas catalanas. Montilla hizo todos los posibles para echar balones fuera y dejó el debate en el terreno de las federaciones internacionales- -ámbito de derecho privado- -para evitar entrar en una nueva contradicción con su antecesor y presidente del PSC, mientras su principal rival, Artur Mas, se sumaba a Maragall para hacer bandera de las selecciones catalanas, bandera que también enarboló el líder de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira. Opino como el President: una nación, una selección afirmó el republicano. Montilla pidió no mezclar política y deporte y advirtió de que la exhibición de pancartas como Catalonia is not Spain que se vieron el domingo en el Nou Camp, no ayudan al reconocimiento de las selecciones deportivas catalanas El candidato socialista acusó la distorsión que la imagen de Pas- qual Maragall junto al lendakari Juan José Ibarretxe en el citado partido ha provocado en su campaña- -en la que Montilla defiende el perfil contrario, reclamando un debate en castellano con Artur Mas- -y aunque no rechazó la reivindicación de las selecciones, puntualizó que me gustarían cosas más importantes que la participación de la Cataluña en un mundial de fútbol, como los logros sociales que reivindica el PSC en su programa. seguiremos haciéndolo Sin embargo, el número dos de CiU, Josep Duran Lleida, reclamó una reflexión sobre si una selección nacional de fútbol en Cataluña daría mayor proyección internacional a esta comunidad como país que el F. C. Barcelona. Desde una postura mucho más pragmática que su candidato a la Generalitat, Duran advirtió de que hoy por hoy no es posible que Cataluña tenga una selección nacional de fútbol y el día que lo sea seguramente comportaría que los Toque de atención a Montilla El principal rival de Montilla, Artur Mas, no desaprovechó la ocasión y apuntó que el apoyo de Maragall a las selecciones es un toque de atención a Montilla, para que el PSC no pierda su visión catalanista El líder nacionalista añadió que CiU siempre ha defendido las selecciones catalanas y España y Libertad demandará a las federaciones catalana y vasca y al Barça por el partido equipos catalanes de primera división debieran jugar su propia liga en Cataluña No veo a Ronaldinho jugando un Barça que simplemente tuviera que enfrentarse al Español, al Lleida, al Reus... concluyó. Paralelamente, la plataforma España y Libertad anunció que interpondrá una denuncia administrativa contra las federaciones catalana y vasca de fútbol y también contra el FC Barcelona por la exhibición de pancartas de contenido político en las gradas del Camp Nou. La Ley del Deporte prevé una multa de entre 60.000 y 650.000 euros, en caso de infracciones muy graves, cuando el acto deportivo resulte un acto de exaltación xenófoba, racista o de apoyo y justificación de las acciones violentas o terroristas, o menosprecio de sus víctimas o familiares como pudo ocurrir el domingo. Carod pide a Maragall que frene el debate sobre el castellano en Cataluña provocado por Montilla I. A. BARCELONA. El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, se reunió ayer por espacio de más de una hora con el líder de Esquerra, Josep Lluís Carod- Rovira, al que obligó a cambiar su agenda electoral para recibirle en el Palau de la Generalitat antes que a ningún otro candidato, incluido el de su partido, José Montilla. Así, mientras fuentes del PSC restaban importancia al encuentro y aseguraban que Montilla y Maragall se entrevistarán en bre- ve en idéntica sede, Carod aprovechaba la ocasión para reclamar al presidente de la Generalitat y del PSC que haga los posibles para frenar el debate sobre la lengua que en su opinión amenaza con provocar una fractura en la sociedad catalana. Carod responsabilizó a Montilla de esa situación por proponer un cara a cara con Artur Mas en castellano. Reclamó un debate con todos los candidatos y dejó claro que la lengua de la campaña debe ser el catalán, al afirmar que los debates deben ser en la televisión pública del país y en la lengua del país Además, advirtió de que nadie se puede permitir la irresponsabilidad de dividir la sociedad por la lengua El líder de Esquerra destacó especialmente el nivel de sintonía muy alto, a pesar del Estatut que encontró con Maragall y expresó la preocupación en Esquerra por saber quién alzará en el PSC la bandera del catalanismo federalista a partir del 1- N. Por otro lado, el ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, terció en la polémica para señalar que es necesario que el presidente catalán hable con toda naturalidad, de manera usual y habitual, en catalán, que lo sepa escribir, que esté compenetrado con la cultura del país, que esté integrado en Cataluña