Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 LUNES 9 10 2006 ABC Gente El valor de un autógrafo de Paul McCartney se ha multiplicado por nueve desde 1997, según reconoce la Fraser s Autograph Gallery del Reino Unido. La firma del ex Beatle es la que más se ha revalorizado: se cotizaba en 300 dólares (187 euros) en 1997 y ahora llega a 2.370 dólares (1.875 euros) La jovencísima actriz, en una imagen tomada durante su estancia en Barcelona en 2004 EFE La actriz Keisha Castle- Hughes, embarazada a los 16 años Con tan sólo 13 años fue nominada como candidata al Oscar a la mejor actriz protagonista por Whale Rider Tres años después, la joven, que interpreta a la Virgen María en su nueva película, Nativity espera un bebé, según revela People TEXTO: ANA ASENSIO Laj oven actriz neozelandesa Keisha Castle- Hughes vuelve a sorprender por la precocidad con la que se desenvuelve en la vida, tanto a nivel profesional, como ahora, en su vida privada. Ya en 2004 fue capaz de fascinar a propios y extraños, cuando, con tan sólo 13 años, consiguió ser nominada, por su papel en la película Whale Rider como la candidata más joven al Oscar a la mejor actriz protagonista. Amén de haber conseguido, además, sendos premios a la mejor actriz o actriz revelación, como los de la Asociación de Críticos de Chicago. Pues bien, ahora, de nuevo, la todavía jovencísima actriz- -con sólo 16 años- -vuelve a dejarnos atónitos. Según la revista People está embarazada y dentro de unos meses se convertirá en mamá. El bebé es fruto de la relación que mantiene con Bradley Hull, de diecinueve años, con el que comparte algo más que la casa, desde hace tres años. Atrás ha quedado ese día, en el que Keisha dormía plácidamente en su casa de Nueva Zelanda y su madre la despertó bien entrada la madrugada, porque la ocasión lo merecía: con tan sólo 13 años, la protagonista de Whale Rider se El bebé es fruto de la relación que mantiene con Bradley Hull, de diecinueve años había convertido en la candidata más joven al Oscar a la mejor actriz. De padre australiano y madre maorí, era la segunda intérprete neozelandesa que aspiraba a un Oscar, que finalmente no consiguió. Curiosamente, fue descubierta por el mismo agente que cazó a Anna Paquin, la niña de El piano que, con 11 años, se llevó la estatuilla a la mejor secundaria. Keisha, que interpretaba a una joven maorí que luchaba contra viento y marea para ha- cerse con el liderazgo de su tribu, un honor reservado a los varones, reconoció entonces sentirse muy identificada con el personaje que interpretaba: Cuando decía que quería ser actriz, me decían que pensara en algo más realista, que ése era un sueño Tal vez ahora, tras el rodaje de su última película Nativity sobre el nacimiento de Jesús, en la que hace el papel de la Virgen María, Keisha haya decidido que era el momento de cumplir otro de sus sueños: ser madre.