Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 Deportes SELECCIÓN ESPAÑA TOCA FONDO EN SUECIA LUNES 9 10 2006 ABC Una catarsis integral para comenzar de cero La crisis terminal de la selección se fundamenta en la nefasta gestión de Villar, el fracaso de Luis, incapaz ya de liderar el grupo, y el pésimo rendimiento y poco compromiso de los jugadores ENRIQUE ORTEGO MADRID. Apuntalar bien el edificio para no provocar daños colaterales y derribarlo de arriba a abajo. La selección española necesita una catarsis integral y absoluta, aunque la falta de estructuras le obligará a comenzar de cero. Hay que exigir responsabilidades a todos y cada uno de los culpables que han permitido que se llegue a una situación tan ridícula y peligrosa. Hay que apuntar a la cabeza de una Federación que no se preocupa para nada de su único valor seguro y también a los pies de los que se sientan en el banquillo o saltan al terreno de juego y una vez tras otra no consiguen unos mínimos objetivos. La situación se antoja complicada por los tintes maquiavélicos con los que se ha teñido. Partiendo de la base de que ninguno de los responsables directos tiene la más mínima intención de dimitir y dejar paso libre a otros que lo intenten con otras directrices y otras intenciones, sólo la voluntad del pueblo puede forzar posturas. Los 44 internacionales de Luis Aragonés Partidos dirigidos Romero (3) Del Horno (10) Capdevila (2) Antonio López (13) Casillas (24) Pernía (6) Helguera (3) Cañizares (3) Vicente (12) Marchena (11) Reina (4) Reyes (17) Pablo (17) Oubiña (1) Luque (10) Puyol (25) Iniesta (7) Albelda (20) Puerta (1) Juanito (10) Baraja (8) Xabi Alonso (20) Valerón (4) Orbaiz (3) M. Salgado (18) Xavi (23) Sergio (1) López Rekarte (1) Raúl (27) Guti (2) Marcos Senna (6) Sergio Ramos (18) De la Peña (5) Tamudo (5) Torres (29) Guayre (1) Luis García (17) Morientes (7) Cesc (12) Víctor (3) Villa (16) Joaquín (20) Mista (2) Angulo (2) (Entre paréntesis, partidos jugados) Ganados 30 18 9 Empatados 3 Perdidos Goleadores: Infografía ABC F. Torres (13) Villa (8) Raúl (6) L. García (4) Morientes y Tamudo (3) Vicente, Luque, Del Horno, Joaquín, Xavi, S. Ramos, Reyes y Juanito (2) Guti, A. López, Marchena, Pernía, Xabi Alonso y Pablo García en p. p. (1) La Federación Improvisación y estructuras arcaicas No han sabido los rectores federativos ajustarse a los tiempos modernos y mantienen una estructura de hace varias décadas- -un milagro que se ganen títulos en categorías inferiores- agravada por la falta de comunicación que existe entre el seleccionador absoluto y el coordinador de las selecciones inferiores. Luis y Sáez van cada uno por su lado. Después del Mundial al menos se reúnen para que el segundo no facilite la lista de los sub 21 antes que el primero y no se produzca el caso de que le quite algún jugador. Desde su llegada Luis sólo ha trabajado para el primer equipo y nada ha tenido que ver en la organización de los demás. A la vuelta de Alemania y cuando Luis anunció su intención de no seguir, se le propuso por parte del secretario general, Jorge Pérez, el cargo de mánager general, que englobaba la responsabilidad directa de todas las selecciones y de todos los técnicos de la casa. Llegaron a un acuerdo, pero pocas semanas después el presidente Villar consideró que aquello era imposible porque existían unos compromisos con técnicos con contrato en vigor y no estaba dispuesto a ningunearlos ni laboral ni económicamente. La posible reestructuración se aparcó como mínimo para la temporada próxima. Ángel Villar Vegeta entre la FIFA y la UEFA El primero que tendría que dar el paso al frente es el presidente de la Federación, Ángel Villar, incapaz de manejar sus obligaciones y tomar las decisiones pertinentes. Sabe que si destituye a Luis las iras del aficionado se centrarán en su persona y por mantener su modus vivendi es capaz de todo. Y ahí están denunciadas en el Juzgado 47 de Madrid, en el Tribunal de Cuentas y en el Consejo Superior de Deportes, todas sus andanzas en los últimos años de su mandato. Ajeno a la realidad de su país, de su selección y de su Federación, vegeta entre la FIFA y la UEFA y amasa el caudal suficiente para cuando llegue su hora deportiva- -está imputado- -tener la vida resuelta. Nada de lo demás le importa. Ni que la selección haga el ridículo ni que el aficionado sienta vergüenza ajena. Empeñarse en mantener al seleccionador en su puesto es una muestra más de su terquedad y, sobre todo, de su incompetencia e incapacidad para ostentar ese puesto. Luis y los jugadores Ni uno ni otros encuentran la tecla En el escalafón de responsabilidades, el seleccionador está en el segundo escalón y tal y como se ha complicado la situación aferrarse al cargo no le beneficia nada. Está destrozando su prestigio como entrenador y su credibilidad como persona. Bien es verdad que tiene razón Luis al decir que en este país nadie conjuga el verbo dimitir y que cuando los entrenadores no obtienen resultados son despedidos, no se van voluntariamente. Pero en esta situa- ción podría romper moldes y dar ejemplo. No sería la primera vez que dejara patente que el dinero no es el primer valor de su escala. Luis lo ha intentado todo en estos dos años largos al frente de la selección. Tanto tácticamente como en la elección de jugadores. Su pizarra ha sufrido mutaciones en busca de esos resultados que no llegaban. Comenzó jugando con extremos, con el juego exterior como razón de ser, para pasar a intentar manejar los partidos con un fútbol más interior en el que la posesión del balón y el dominio del juego era el objetivo prioritario. Han pasado por sus manos 44 jugadores en 30 partidos y prácticamente están todos los que son y son todos los que están. Esta premisa apunta también al corazón de los futbolistas. Su rendimiento con la selección es mínimo, lo que cuestiona su valor. Es evidente que no son tan buenos como pueden parecer en sus clubes, donde encuentran el apoyo de los extranjeros y ellos se convierten, en la mayoría de los casos, en acompañantes cualificados. LA FEDERACIÓN No existe ningún organigrama deportivo y Luis no mantiene ninguna relación con Iñaki Sáez, coordinador de las selecciones inferiores El presidente abortó la idea de crear la figura de un mánager que fuera el responsable de todas las selecciones y todos los técnicos de la casa ÁNGEL VILLAR Máximo culpable de la situación actual. Su terror a aparecer en público le lleva a una táctica cobarde y vegetativa de no afrontar la realidad por grave que sea Su relación con Luis es inexistente. Le tiene verdadero pavor, pero sabe que en estos dos últimos años ha sido su gran escudo y por eso no le quiere echar LUIS ARAGONÉS No tenía que haber aceptado la renovación después del Mundial. Se está dejando en el camino gran parte de su credibilidad como persona y prestigio como técnico No ha sido capaz de mantener la llama que el equipo encendió en el Mundial y es casi imposible que pueda recuperar el rumbo de la situación LOS JUGADORES No puede abstraerse su directa responsabilidad en esta crisis. Los resultados demuestran que la presión de jugar en la selección les empequeñece Cada vez son más los que se esconden bajo el manto protector de los veteranos y la mayoría no demuestra madurez ni personalidad para salir adelante