Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 LUNES 9 10 2006 ABC Deportes Alonso saborea el regalo de Ferrari Michael Schumacher rompió el motor cuando era líder y deja el Mundial en manos del piloto español, que sólo necesita acabar octavo en Brasil para renovar su título JOSÉ CARLOS CARABIAS ENVIADO ESPECIAL SUZUKA (JAPÓN) Miraba desconfiado Fernando Alonso a las nubes escasas. Levantaba la cabeza todavía más incrédula su novia. Giraban el cuello los amigos del asturiano en dirección al cielo. Buceaban en google los meteorólogos de Renault. Esperaban todos un milagro. El único previsible, el fenómeno de la lluvia en la tierra del tiempo indescifrable. No llegó el agua, el maná que debía igualar el duelo entre Bridgestone y Michelín, entre Ferrari y Renault, entre Schumacher y Alonso. Pero llegó el regalo. La fumata blanca en el coche del alemán. Se rompió el infalible Ferrari que calza cada éxito de Michael Schumacher y el asturiano enfila su segundo título mundial. Gol en el último minuto y de penalti con el partido medio perdido. Un aullido saludó al humo. Rotundo y vigoroso entre los alemanes de medio mundo, que santifican a Schumacher como lo hicieron con Steffi Graf, Lothar Matthaus o Jan Ullrich. Lastimero y seductor entre los italianos, que entronizan a Ferrari como el símbolo de Italia, la fascinación de un país, la modernidad y la tradición fundidas en los bólidos rojos que sacuden la Fórmula 1. Compungido y silencioso entre los ferraristas esparcidos por todo el mundo, los seguidores fieles de la Fórmula 1 que conciben este deporte a partir de la respiración del cavallino rampante Y finalmente alborozado y jubiloso entre todos aquellos españoles- -no todos, por supuesto, que para eso se hicieron los colores- -que han establecido una rivalidad potente con el imperio de Maranello. El humo cambia la carrera La síntesis de la carrera fue el humo. Ese reguero de turbulencias que aparcaron el coche de Schumacher bajo el puente del parque de atracciones de Suzuka y decretaron un nuevo e inesperado rumbo para el Mundial, que cambió de manos en apenas unos segundos. Por algo salió ese humo. Sucede que la visión panorámica de la F- 1 es frágil en España. Mientras un limitado porcentaje de feligreses conoce los entresijos de los motores, de las estrategias, del vuelta a vuelta de años y años por el planeta, asoma una nueva legión de espectadores que pretenden conocer, que aspira a entender lo que pasa en un deporte de aspecto sibarita, elucubraciones vanguardistas, sesudas disertaciones con ánimo de distracción, pero que en el fondo es un decorado de cartón piedra. Tal vez no sea tan difícil explicar que el motor del Ferrari de Michael Schumacher se rompió porque le exigió al máximo, porque en la segunda carrera con el mismo propulsor, con Alonso apretando al límite de lo concebible y el Mundial a la distancia de cualquier error, el alemán apuró hasta la frontera. Como Alonso en Monza, en persecución de un imposible que se Así revalida el título Si suma, al menos, un punto en el Gran Premio de Brasil sería campeón haga lo que haga Schumacher. Si el alemán no gana, el español se proclamaría campeón automáticamente aunque no acabase la carrera. transformó en posible por culpa de un fallo mecánico. Renault y Alonso buscaban un imprevisto, agua, rivales inesperados, confusión sobre el asfalto, paradas complicadas, coches de seguridad o lo que fuese. Es Schumacher, el piloto con más palmarés de la historia. Y es Ferrari, la escudería inimitable, la que navega desde 1950 en la ola de la victoria. La teoría de la Fórmula 1 incide siempre en la probabilidad cero. Dos y dos siempre dan cuatro. Y la carrera tuvo algo de eso. Alonso acometió una salida incendiaria, sin reservas. Adelantó a Trulli por la interminable curva del final de recta, un espacio desaconsejable, sin frenada, sin apurar la valentía y que requería pericia más nervio en calma. Dejó atrás a Ralf Schumacher, giro 13, porque era lo procedente en ese momento. Y ligó un par de vueltas rápidas a la sombra de dos ferraris, Massa y más adelante Schumacher, que sobrepasó a su compañero porque nadie podía imaginar lo contrario. Las carreras se miden por los tiempos por vuelta, y ahí el duelo sugirió un empate. Alonso, tercero entonces, y Schumacher depositaban los mismos registros en el tablero. LO MEJOR LO PEOR La victoria de Alonso, conseguida contra viento y marea, que le permite acariciar el segundo título El motor del Ferrari de Schumi que cedió ante la presión y acabó con la emoción de la prueba y del campeonato Gran Premio de Japón 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. Fernando Alonso (Renault) Felipe Massa (Bra. Ferrari) Giancarlo Fisichella (Ita. Renault) Jenson Button (GB Honda) Kimi Raikkonen (Fin. McLaren) Jarno Trulli (Ita. Toyota) Ralf Schumacher (Ale. Toyota) Nick Heidfeld (Ale. BMW Sauber) 1 h. 23: 53.413 a 16.151 a 23.953 a 34.101 a 43.596 a 46.717 a 48.869 a 1: 16.095 1- F. Alonso 2- M. Schumacher 3- F. Massa 4- G. Fisichella 5- K. Raikkonen Bahre in (12- 3) Malas ia (193) Austra lia (2- 4) S. Ma rino (2 3- 4) Europ a (7- 5) Españ a (145) Móna co (28- 5) G. Bre taña (11- 6) Canad á (256) EE. UU (2- 7) Francia (16- 7) Alema nia (30- 7) Hungr ía (6- 8) Turqu ía (278) Italia (10- 9) China (1- 10) Japón (8- 10) Brasil (22- 10) Total CLASIFICACIONES Así va el Mundial de pilotos 10 8- 8 10 8 3 4- 5 41 84- 2 2- 8 10 10 10 10 8 5 6 4 3 2 1 4 3 5 8 2 1 6 8 4 5 6 3 2 1 6 3 5 4- 1 2 4 5 6 2 3 1- 4 8 6 3 5 2 1 8 6 3 4 1 5 2- 4 8 3 6 2 1- 1 8 5 8 4 3 1 2 6- 8 10 8 6 4 5 1 2 3 6 5 3 2 4 1- 126 116 70 69 61 50 28 26 23 20 18 15 14 7 7 6 4 2 1 -10 10 8 10 10 10 6 10 10 2 10 5 6 3 8 4 3 5 1 2 4- -10 6 5 4 3 2 1 6 5 1 2- Massa, adelantado en boxes Llegaron entonces milagros y regalos. Alonso adelantó a Massa según dicta la normativa de los tiempos. En el garaje de Renault, con el coche parado. Más rápidos con la manguera de la gasolina, las tuercas de las ruedas, el paso por el callejón. Suzuka promovió un mano a mano, lo que esperaba todo el mundo. Y ahí había poco que rascar para Alonso. Schumacher congeló la ventaja en una banda de cinco segundos, décima arriba o abajo en función de las vueltas, en el nombre de su prestigio y su hegemonía en la F- 1 del cambio de siglo. Pero Alonso nunca concedió un margen mínimo. Apretó y apretó porque estaba entregando dos puntos y medio Mundial. Llegó la curva 8 en la vuelta 37, algo pasa en el Ferrari número 5. Llegó la 9, alarma por la fumata. Llegó, en fin, el puente de la curva 10, reasignó el Mundial y señaló el fin de la abundancia. Mundial de marcas 1. Renault 2. Ferrari 3. McLaren- Mercedes 4. Honda 5. BMW Sauber 195 puntos 186 105 78 36 6- J. Button 7- R. Barrichello 8- J. P. Montoya 9- N. Heidfeld 10- R. Schumacher 5 10 -6 5 6 1- Cinco abandonos Christijan Albers (Hol. Midland) rotura de la suspensión en la vuelta 21. David Coulthard (GB Red Bull) rotura de la caja de cambios en la vuelta 36. Michael Schumacher (Ale. Ferrari) rotura del motor en la vuelta 37. Mark Webber (AUS Williams- BMW) salida de pista en la vuelta 40. Scott Speed (EE. UU. Toro Rosso) rotura de la dirección en la vuelta 49. Clasificado en el puesto 18 porque recorrió más del 90 del Gran Premio. 11- P. de la Rosa 12- J. Trulli 13- D. Coulthard 14- M. Webber 15- J. Villeneuve 16- R. Kubica 17- N. Rosberg 18- C. Klien 19- V. Liuzzi -3 3- Infografía ABC