Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 10 2006 81 La OPEP estudia recortar en un millón de barriles diarios su producción de petróleo para hacer subir los precios POLÍTICA ECONÓMICA En algunas cosas vamos en el sentido correcto pero no a la velocidad adecuada. Las reformas estructurales deberían ir más deprisa y ser más profundas de cómo se han hecho RELACIONES PERSONALES Tapias era mi amigo y le sigo considerando como tal. Unas elecciones son nada más que eso. No tengo nada contra él, cómo es lógico, y espero que él tampoco tenga nada contra mí CORAZÓN DIVIDIDO ENTRE LA COMUNIDAD Y EL AYUNTAMIENTO La Comunidad tutela por ley a la Cámara de Madrid, por ello es lógico que haya una relación más cercana con el gobierno de Esperanza Aguirre que con el Ayuntamiento de Ruiz Gallardón, pero es por la propia ley, es estructural Díaz Ferrán cree que será positivo para los empresarios madrileños que una persona presida Ceim y la Cámara a la vez -Pensamos que se pueden hacer más cosas, pero claro que algunas de las inicitivas del Gobierno son buenas y van en el camino correcto, como la rebaja del impuesto de sociedades, pero es cicatera, igual que la reforma laboral en la que hemos participado, pero no es suficiente. Vamos en el sentido correcto pero no a la velocidad adecuada, las reformas deben ir más deprisa. -Y la economía en Madrid, ¿es más competitiva? -En este aspecto, la presidenta de la Comunidad ha anunciado recientemente una medida que es un buen ejemplo de cómo fomentar la competitividad: una nueva bajada de impuestos. Esperanza Aguirre ha vuelto a demostrar que ella y su gobierno confían en la iniciativa privada y en la sociedad civil y esa confianza es uno de los principales motivos de que Madrid sea la locomotora económica de España. ¿Qué piensan de los Estatutos y la financiación autonómica? -La preocupación por la ruptura de la unidad de mercado es lo que más nos preocupa a los empresarios de la reforma estatutaria, así como la solidaridad entre todas las regiones. Hay que buscar fórmulas adecuadas para que haya solidaridad. En estos momentos seguimos sin saber cuáles son las transferencias que se harán a Cataluña en los próximos Presupuestos. -Pero tiene pinta de que contribuirá a romper la unidad de mercado. -Existen peligros, es cierto. Los empresarios notamos que en algunas comunidades hay preferencias porque la empresa sea o no de la región para acu- dir a un concurso, lo que es muy grave. Son asuntos muy delicados, complicados y difíciles de demostrar. Pero por poner un ejemplo, nos preocupa mucho que un empresario catalán no pueda trabajar en Andalucía o al revés. Son muy preocupantes las leyes de las competencias de tranferencias. Otro ejemplo que me es cercano, la ley de transportes, pues hay 17 leyes de transportes y eso crea distorsión, como las 17 leyes de turismo. Entendemos las particularidades en cada autonomía de una ley estatal y es bueno. Pero una cosa es eso y otra que haya 17 leyes autonómicas de todo. Eso, que ya está pasando, en cierta forma rompe la unidad del mercado. No puede ser que a una empresa que opera en todo el territorio se le obligue a cumplir hasta 17 leyes distintas, una en cada autonomía, aunque te dediques a un mismo sector, como por ejemplo el turismo. ¿Será muy costoso? -Mucho y además crea tremendas distorsiones del mercado. Una automomía te da ayudas para renovar un autobús o montar una agencia de viajes y otras no. Entonces vienen los efectos frontera y desde el punto de vista económico es muy complicado. ¿Cómo está afectando a las empresas el fenómeno de la inmigración? -Los inmigrantes han aportado mucho a la economía española, sin ninguna duda. Y han contribuido al crecimiento y al bienestar de todos los españoles. Ahora, una cosa es eso y otra acoger a personas a las que no podemos dar un puesto de trabajo. Si entran más inmigrantes de los que pueden trabajar y se encuentran aquí sin trabajo e ingresos, los problemas no tardarán en llegar. La inmigración ha sido muy positiva y lo seguirá siendo, pero hay que tener un control suficiente para que en este país entren el número de inmigrantes que puedan tener un puesto de trabajo. Me parece que el Gobierno ya ha cambiado de criterio en los últimos meses en este sentido y no podemos recibir oleadas de emigrantes que no tengan trabajo. ¿Las últimas regularizaciones masivas han provocado un efecto llamada como denuncia la Unión Europea? -Con sinceridad, creo que el efecto llamada se produce cuando se legaliza, pero también cuando se está ilegal y se está trabajando. Alguien que está trabajando, tanto si está legalmente como si no, les dice a sus paisanos que está trabajando y ganando dinero y lo menos importante es si tiene papeles o no. El efecto llamada es el de trabajar tanto de forma legal como ilegal. Nosotros llevamos mucho tiempo diciendo tanto a este Gobierno como al anterior que la mejor solución a este problema es contratar a los inmigrantes en origen y que incluso les demos formación en origen. Y que sólo vengan los que ya tienen un puesto de trabajo seguro, lo que se llamaba en su día los contingentes. Desde Ceim le hemos propuesto a la Comunidad de Madrid hacer formación en países extranjeros, para que luego puedan venir con un contrato de trabajo en firme.