Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional LUNES 9 10 2006 ABC China y Japón se unen para oponerse a la prueba nuclear norcoreana Profunda preocupación de ambos gobiernos por la amenaza de Pyongyang b El nuevo premier nipón, Shin- zo Abe, realiza la primera visita de un mandatario japonés al régimen comunista desde 2001, tras la crisis del santuario de Yasukuni PABLO M. DÍAZ. CORRESPONSAL PEKÍN. En un viaje oficial que puede catalogarse como histórico, el recién nombrado primer ministro de Japón, Shinzo Abe, protagonizó ayer la primera visita que un mandatario nipón efectúa a China en los últimos cinco años. Además de discutir la mejora de las relaciones diplomáticas entre ambos países, Abe pidió al presidente chino, Hu Jintao, que ejerza su influencia sobre Corea del Norte para que no lleve a cabo su anunciado ensayo atómico. Así, en el comunicado conjunto emitido tras las reuniones de ayer, los dos gobiernos mostraron su profunda preocupación por el desafío del régimen estalinista de Pyongyang. Hemos coincidido en que dicha prueba es intolerable y en la necesidad de retomar las conversaciones a seis bandas sobre la desnuclearización de la Península de Corea aseguró Shinzo Abe, quien hoy viaja a Seúl para visitar al presidente surcoreano, Roh Moo- hyun. La unión frente a la amenaza de Corea del Norte es un síntoma del deshielo entre China y Japón, ya que el presidente chino, Hu Jintao, calificó de punto de inflexión su encuentro con Abe, que duró una hora y media y centró la apretada agenda del premier japonés en Pekín. No en vano, Abe se entrevistó también otra hora y media con el primer ministro Wen Jiabao y con el máximo legislador, Wu Bangguo, durante cuarenta minutos. Todo un derroche de hospitalidad, sobre todo si se tiene en cuenta que el régimen comunista chino se había negado a recibir al predecesor de Abe, Junichiro Koizumi. Y es que sus reiteradas peregrinaciones al santuario de Yasukuni, donde se venera a varios criminales de la Segunda Guerra Mundial, habían llevado las relaciones entre ambos países a su peor momento desde el establecimiento de lazos diplomáticos hace ya 34 años. pas oficiales que pronunciara por primera vez el primer ministro socialista Tomiichi Murayama en 1995, con motivo del 50 aniversario del fin del conflicto bélico. Además, Abe, considerado como un halcón de la derecha nipona incluso más radical que Koizumi, evitó posi- El presidente chino, Hu Jintao, califica de punto de inflexión la presencia en Pekín del dirigente japonés cionarse sobre si visitará el controvertido templo sintoísta y sólo indicó que Japón no glorificará su militarismo del pasado ni a los criminales de guerra por lo que todavía está por ver si será capaz de recomponer las relaciones con China. En este sentido, el flamante premier nipón parece contar, al menos, con el beneficio de la duda por parte de Pekín, que ha concedido al país del Sol Naciente una oportunidad para mejorar la situación. Se ha abierto una ventana a la esperanza para normalizar los lazos diplomáticos, basándonos en el espejo de la Historia como enseñanza para el futuro y en los princi- pios de la mutua confianza y del beneficio para ambos recalcó el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Liu Jianchao. A pesar de este voto de confianza, el régimen comunista tardará todavía un tiempo en comprobar el rumbo de la política que sigue Abe. Mientras tanto, Pekín decidirá si acepta la invitación que el premier nipón cursó ayer al presidente Hu Jintao y al primer ministro Wen Jiabao para que realicen próximamente una visita oficial a Japón. Y es que a Tokio le interesa apaciguar al gigante asiático por su imparable ascenso como superpotencia mundial y porque ya se ha convertido en su segundo socio comercial, tras Estados Unidos. La política y la economía son las dos ruedas del coche de nuestras relaciones comparó Abe, consciente de que los intercambios comerciales entre ambas naciones superaron los 150.000 millones de euros el año pasado y de la fuerte presencia de empresas niponas en el vasto mercado chino. El primer ministro japonés, Shinzo Abe, (izquierda) saluda a su homólogo chino, Wen Jiabao, ayer en Pekín EPA Por la tangente Como no podía ser de otra manera, el polémico asunto sobre las visitas a Yasukuni estaba sobre la mesa en el orden del día, pero Shinzo Abe prefirió salirse por la tangente y responder con evasivas sobre tan delicada cuestión. Durante los últimos 60 años, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, Japón ha practicado una política basada en el pacifismo y ha expresado su más profundo remordimiento por el daño causado a los pueblos de Asia volvió a repetir, palabra por palabra y de una manera un tanto mecánica, las discul- Washington pide a Seúl que no venda armas a Venezuela EFE SEÚL. Estados Unidos ha pedido a Corea del Sur que prohíba a sus empresas de armamento que vendan material bélico a Venezuela, indicaron fuentes del sector citadas ayer por la agencia surcoreana Yonhap. Según fuentes del Gobierno de Seúl y de las empresas surcoreanas en el sector consultadas por Yonhap, EE. UU. hizo recientemente este requerimiento a través de canales diplomáticos. El Ministerio de Defensa de Corea del Sur y las empresas surcoreanas manifestaron su recelo ante esta petición, porque su cumplimiento puede alterar los planes de exportación al país iberoamericano. Según la agencia de noticias, las empresas surcoreanas estaban negociando con Venezuela la venta de equipos de telecomunicación, morteros, aviones, lanchas motoras y otros materiales militares. Corea del Sur tiene previsto determinar su postura después de esclarecer si la demanda de Washington se limita a las armas que contienen componentes estadounidenses, agregaron las fuentes. El pasado mes de mayo, Estados Unidos impuso a Venezuela un embargo de armas, tras acusar al Gobierno del presidente Hugo Chávez de no cooperar en la lucha contra el terrorismo.