Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 9 10 2006 Opinión 7 LA CRÓNICA DEL LUNES El Gobierno y los agitadores del PP van de la mano y caminan en la misma dirección porque a las dos partes les interesa la bronca y la confusión. Unos, para vestir el muñeco de la extrema derecha y otros, para hacerse con el control del PP Tres tristes trágalas: inmigración, diálogo con ETA y la conspiración Está muy bien que Rajoy denuncie los trucos y el trágala del pacto sobre la inmigración que le ofrece el Gobierno. El PP ha trabajado bien este PABLO problema, ofreciendo SEBASTIÁN soluciones y alternativas a las que tarde o temprano se sumará Zapatero, por la cuenta que le trae. Y es razonable que Rajoy no baje la guardia en esta antesala de la negociación con ETA- -en pleno festival de kale borroka- siempre y cuando tenga la posibilidad de transmitir con nitidez y argumentos su resistencia a un proceso que cuenta de partida con apoyo ciudadano, pero que se está complicando. Y también confundiendo, porque tanto en el Gobierno como en ciertos sectores de la oposición se detectan maniobras para mezclar esta importante cuestión con la presunta conspiración del 11- M, otro nuevo trágala político y mediático. Los primeros, para disfrazar al PP de extrema derecha, y los segundos, porque consideran que la bronca (en recuerdo de los escándalos del GAL y la corrupción felipista que dieron la victoria a Aznar en 1996) ofrecerá al PP una oportunidad para mejorar su horizonte electoral, lo que no es verdad. El presidente Zapatero está en su derecho de explorar en conversaciones con ETA el posible final de la banda terrorista, aunque no tiene el consenso de los grandes partidos que acompañó otros intentos similares y fallidos de González y Aznar. Lo que marca la diferencia, al igual que la presencia de la ley de Partidos, que debería impedir la relación entre Batasuna y PSOE. Además, las tensiones entre las asociaciones de víctimas del terrorismo y el Ejecutivo dificultan la negociación sobre la que muchos ciudadanos tienen dudas, por más que en La Moncloa esperen que una gran mayoría les votará en los comicios municipales y autonómicos de 2007 si para entonces ETA anuncia su final, incluso si se conocen las contrapartidas, como la salida de las cárceles de presos etarras, ayudas económicas para la reconversión de comandos, autodeterminación en el Estatuto vasco y referencias a Navarra. Convencido el presidente de que el fin justifica los medios y de que los españoles lo sabrán apreciar. Pero para que esto fuera posible es necesario que el Gobierno mantenga los apoyos parlamentarios, controle el Poder Judicial- -ahora en renovación- -y gane la batalla de la opinión pública. Capítulo crucial para el que busca: apoyo internacional (Parlamento Europeo y la visita de Blair y otros) reducir las críticas de los medios con credibilidad; y emborronar la iniciativa de la oposición, el PP. Zapatero necesita un apoyo general hoy imposible por la ausencia de consenso con el PP, o una palanca que permita la descalificación de los mensajeros de la oposición, de ahí su discurso sobre la extrema derecha el que curiosamente facilitan ciertos dirigentes del PP y sus medios bronquistas- El Mundo y la Cope- que, con todas las bendiciones (y nunca mejor dicho) y sin prueba alguna, agitan la conspiración de la masacre del 11- M, que hora pretenden relacionar con ETA para su lucimiento mediático y el control del PP. Y, en pos de la crispación general, a ver si así mejoran las expectativas electorales de los populares, como ocurrió con Aznar en 1996, aunque entonces estaban tocados por la corrupción en las instituciones y gobernantes del Estado, mientras ahora se juega con el dolor de las víctimas, sin pruebas y con la El presidente del PP, Mariano Rajoy, durante la clausura de la Conferencia de Inmigración celebrada este fin de semana EFE sola especulación, pero provocando un ingente ruido y confusión que impedirá a la mayoría de los ciudadanos recibir un mensaje claro y bien razonado del PP- -y de los medios con credibilidad y no contaminados- -sobre la verdadera gran cuestión: la rendición política del Estado ante ETA, que se empieza a perfilar al inicio de la negociación que puede estar a punto de comenzar o de estallar. El Gobierno y los agitadores del PP van de la mano y caminan en la misma dirección porque a las dos partes les interesa la bronca y la confusión. Unos, para vestir el muñeco de la extrema derecha y otros, para hacerse con el control del PP, pretendiendo imponer su particular trágala de la conspiración del 11- M e insultado a los políticos del PP y a los periodistas y medios que, sin estar en la órbita del PSOE, se niegan a subirse al carro de la ceremonia conspirativa, motivo por el cual son calificados de maricomplejines o de timoratos. Y, en los medios públicos controlados por este sector del PP, igual. Se les acusa de tibios o de comprar los argumentos de sus adversarios simplemente por no aceptar las presiones y consignas- ¡incluso por escrito! -que, por ejemplo, han hecho llegar en estos días para difundir como inapelable la versión conspirativa sobre los peritos y el caso del ácido bórico. Acaba de ocurrir, con el firme objetivo de liquidarlo o amordazarlo, en el Diario de la Noche de Telemadrid. Y allá Esperanza Aguirre, con estos modales nada democráticos y sus amistades peligrosas porque se considera que así va camino de ser la Thatcher o Merkel del PP (como dicen sus costaleros bien pagados) se puede equivocar, antes deberá triunfar en la Comunidad de Madrid, y la crispación no es la mejor bandera que se puede ondear. Tres tristes trágalas de la actualidad y tenemos un cuarto en lista de espera: las elecciones en el oasis catalán. Maragall contra Montilla, Puigcercós contra Carod, Durán contra Mas y Piqué, en el ojo del huracán conspirador. REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO SOMBRAS ETARRAS Y FRANQUISTAS Las sombras del presente y del pasado complican la visibilidad internacional de España. La Prensa francesa, inglesa, alemana y sudamericana se hace eco de las informaciones de ABC anunciando los primeros contactos oficiosos entre los hombres de Zapatero y los hombres de ETA. En París, Nouvel Observateur subraya la mediación del centro suizo Henri Dunant para el diálogo humanitario En Dublín, Irish Times destaca la imprevisible complejidad del proceso en curso. En Edimburgo, el Scotsman no olvida las 800 víctimas de la banda etarra. En Berlín, N- TV recuerda las llamaradas de violencia callejera. En Santiago de Chile, El Mercurio insiste en el carácter forzosamente secreto, al margen de las inevitables puntualizaciones oficiales. En Buenos Aires, Clarín señala que Eguiguren ya fue el dirigente socialista que había tomado parte durante un largo período en los contactos secretos con representantes de Batasuna En otro frente, el New York Times (NYT) publica un largo reportaje afirmando que España está cogida entre las sombras de Franco y las de sus víctimas NYT no toma partido, y se limita a recoger un arco iris grande de opiniones enfrentadas, ante las decisiones políticas gubernamentales que han reinstalado el debate de la guerra civil en la vida pública. Ramón Jáuregui defiende la política de recuerdo y defensa de las víctimas Pablo López, industrial jubilado, le responde de manera muy dura: Los criminales se pasean hoy por las calles y se dialoga con ellos Entre esos extremos, predomina una sensación de amargo cansancio ante la polución cainita permanente. En terrenos menos atroces, Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ) ha publicado una larga entrevista con Francisco González, presidente del BBVA, que se manifiesta agresivamente optimista sobre el futuro de su institución: Dentro de cinco años estaremos entre los diez bancos más importantes del mundo Primer objetivo estratégico: crecer en Europa. A caballo entre el terruño y la mundialización, FAZ también publica un reportaje sobre el nuevo centro turístico- vitícola de Frank Gehry, en LaRioja. Por su parte, el New York Daily News destaca la presencia de gaiteros de Alcoy, Alicante, en la gran Parada hispana de Nueva York. El Daily News neoyorquino también destaca unadeclaración del gobernador de New Jersey, afirmando: Tomos somos latinos