Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 10 2006 Economía 89 AHORRO E INVERSIÓN ¿QUÉ HAGO AHORA? JUAN RAMÓN CARIDAD Director de productos de Atlas Capital La fuerte demanda presiona al alza a las materias primas Dados los elevados niveles a los que cotizan, pese a las últimas correcciones, los analistas coinciden en que es muy arriesgado invertir C. V. Mi Cartera de INVERSIÓN. MADRID. El precio de las materias primas no ha dejado de subir en los últimos años. En las últimas semanas han experimentado una ligera corrección, pero aún se encuentran muy cerca de los máximos marcados a mediados de agosto. A estos niveles, coinciden los analistas, es muy arriesgado invertir. Pero, antes de nada, hay que tener en cuenta cuál es el perfil del inversor. Para un inversor conservador es una locura invertir en un fondo de materias primas asegura Ramón Esteruelas, director de la gestora de ABN Amro. Sin embargo, para un perfil algo más arriesgado, con un horizonte de inversión a medio o largo plazo, sí es interesante estar en materias primas, según explica Esteruelas. Hay otros analistas que consideran que nunca está de más tener una pequeña parte de la cartera (un 5 por ejemplo) invertida en este tipo de activos. La firma estadounidense Ibbotson afirma que invertir una parte de la cartera en materias primas tiene numerosas ventajas para inversor: es un activo poco correlacionado con la evolución de los activos tradicionales, como las acciones y los bonos, por lo que constituyen una buena manera de diversificar la cartera. Además, las materias primas son una buena defensa contra la inflación. En el caso del oro, su cotización no sólo se beneficia de periodos inflacionistas, sino que también lo hace en momentos de incertidumbre tanto geopolítica como financiera. Se han vuelto locas las materias primas? En sólo dos meses hemos pasado de vaticinar un barril de crudo rondando los 100 dólares, a leer informes que trabajan con escenarios de caídas del 50 ¿Se ha pinchado la burbuja o es que no tenemos ni idea de lo que está ocurriendo? ¿Estamos ante una oportunidad de compra o debemos esperar porque, el que algo caiga mucho, no implica que no pueda seguir cayendo más? En mitad de este desconcierto, lo único real es que el petróleo y el oro, por citar dos ejemplos, muestran a día de hoy recortes superiores al 20 desde máximos y como inversores tenemos que resolver dos interrogantes. ¿Qué factores están detrás de estos recortes y cómo me posiciono ante el panorama actual? El origen del revuelo no tiene que ver con los fundamentales de las materias primas. Algunos hedge funds con fuertes posiciones especulativas a través de derivados, deshicieron posiciones a finales de mayo para atender a las necesidades de liquidez originadas por las pérdidas sufridas y lo hicieron tomando beneficios de los activos más rentables. A esto se le unen tres ingredientes. Por un lado la confirmación de las menores expectativas de crecimiento en EE. UU. para el tercer trimestre y lo que es más importante, el que China crezca en torno al 9 y se aleje de las tasas de dos dígitos. En tercer lugar tenemos al gran argumento olvidado y que, durante los primeros 25 años de nuestra democracia, explicaba el 50 del precio del crudo. Me refiero a los tipos de interés. Los mercados de materias primas referencian sus contratos a una estructura cuyo subyacente es un bono y por lo tanto, subidas de tipos de interés como las últimas, hacen que caigan los precios de los futuros de las materias primas. Terminamos con la pregunta del millón ¿Qué hago? Pase lo que pase, nuestra cartera tiene que estar definida por parámetros de diversificación y descorrelación. Mientras las materias primas se hunden, hay otros activos que hacen lo contrario. El crudo, el oro o las materias primas tienen un comportamiento independiente al resto de activos. En porcentajes entre el 5 y el 10 siempre mejoran la relación rentabilidad- riesgo de la cartera global. Si su posición no excede de esos niveles, lo que tiene que hacer es mantener. A corto plazo la volatilidad está garantizada, pero no podemos olvidar los sólidos fundamentales de hace unos meses. En lo que respecta al oro, por factores de producción, de demanda y por el posible comportamiento de los bancos centrales, por la protección contra la inflación, la deflación o los estallidos de burbujas y porque disminuye el riesgo global de la cartera es muy recomendable incluirlo en nuestra cartera. La recomendación es clara. Mantenerse con un porcentaje mínimo para cumplir con los criterios de diversificación hasta final de año e ir incrementando la inversión durante 2007 porque volverá a ser un activo de referencia. Evolución del precio de las materias primas en los últimos años Cotización en base 100. 600 COBRE ZINC ALUMINIO ORO 500 400 300 200 100 0 2003 2004 2005 2006 Fuente: Bloomberg Algunas casas de análisis dicen que la cotización del oro podría acercarse a máximos a final de este año y que en 2007 ó 2008, podría alcanzar nuevos máximos históricos por encima de los 800 dólares el precio de las materias primas tiene tendencia a caer) a la evolución de las divisas y a la situación política internacional. Seguirán subiendo Según la mayoría de los expertos, la demanda seguirá siendo fuerte, sobre todo la procedente de los países emergentes, que continúan creciendo a ritmos muy elevados. Pese a ello, hay opiniones muy positivas al respecto: Si la actividad económica global (sobre todo la demanda de China e India) sigue fuerte, es de prever una recuperación en los precios de las materias primas, pero con subidas mucho más modestas que las de los últimos años. Recomendamos, pues, entrar con mucha precaución comenta Metagestión. Esta gestora también es optimista con respecto a la evolución de la cotización del oro, sobre todo debido a la tendencia de muchos bancos centrales en todo el mundo de aumentar sus reservas de este metal. JP Morgan, por su parte, considera que la cotización del oro volverá a ver los 670 dólares por onza en el cuarto trimestre del año, aunque este precio aún estará lejos de los máximos que alcanzó este metal en mayo cuando marcó 725 dólares. En 2007, según este banco de inversión, superará la cota de los 700 dólares. Citigroup, por su parte, recomienda comprar a los inversores que tengan un horizonte a medio plazo. De hecho, este banco de inversión afirma que no debería sorprendernos volver a ver al oro por encima de los 700 dólares a final de año y precios históricos de 850 dólares en 2007 ó 2008. Cuidado con la volatilidad Eso sí, Ramón Esteruelas, director de la gestora de ABN Amro, matiza que aunque la tendencia de las materias primas es aún al alza, ésta no estará exenta de volatilidad. De hecho, ésa ha sido la tónica dominante del mercado de las materias primas en las últimas semanas. Por eso, este experto aconseja estar vigilantes a los factores que más inciden en la evolución de este tipo de activos: los tipos de interés (si siguen subiendo, Puede no ser el mejor momento Pero no todos los analistas son tan optimistas con respecto a las materias primas. Joaquín Casasús, director de la gestora de Abante Asesores, cree que este contexto no es el idóneo para invertir ni en oro ni en el resto de las materias primas: ni el crecimiento económico es tan fuerte como el que posibilitó que sus cotizaciones alcanzaran máximos, ni la liquidez es la que era, como consecuencia de la subida de los tipos de interés. ¿Cómo se puede invertir en materias primas? En España no es posible invertir directamente en materias primas ni en petróleo. Para invertir en crudo, lo más fácil es hacerlo a través de fondos que apuestan por compañías energéticas. La corrección del precio del crudo ha provocado que su rentabilidad este año sea negativa: acumulan una caída del 4 Ello contrasta con su evolución en ejercicios anteriores: en los tres últimos años, su rentabilidad es cercana al 90 Si quiere invertir en materias primas, lo mejor es hacerlo apostando por compañías mineras. En ellas invierten, sobre todo, los fondos referenciados a la renta variable emergente. En este ejercicio, su rentabilidad supera el 4 de media. Pese a ser positiva, se ha notado una fuerte ralentización con respecto al comportamiento de estos fondos en ejercicios anteriores. Así, la rentabilidad acumulada por estos fondos en los tres últimos años supera el 83 Joaquín Casasús, director de la gestora de Abante Asesores, piensa que no es recomendable invertir en las empresas de los países emergentes. Lo mejor en un contexto como el actual es apostar por las grandes empresas europeas o estadounidenses. Sólo con la entrada de los hedge funds en nuestro país será posible invertir directamente en este tipo de activos sin intermediación de compañías. La mayor parte de las casas de análisis que aún ven potencial al alza a las materias primas, recomiendan aprovechar las subidas invirtiendo en compañías extractoras o en fondos especializados en ellas.