Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 Economía DOMINGO 8 10 2006 ABC EMPRESA Orange toma el relevo y concentra todas las marcas comerciales del grupo francés en España, volcado en converger y simplificar todos los servicios que ofrece a sus doce millones de clientes France Télécom se viste de naranja TEXTO: A. POLO MADRID. France Télécom ha irrumpido con fuerza en las telecomunicaciones domésticas a través de Orange, su marca de telefonía móvil europea, que desde el pasado lunes aglutina en España todos los servicios que ofrecía Amena (telefonía móvil) Wanadoo (acceso a internet, telefonía fija y televisión) Uni 2 (telefonía fija para grandes corporaciones) y Equant (comunicaciones globales a empresas multinacionales) En la era de la convergencia de servicios, el grupo francés participado por el Estado ha apostado abiertamente por España, porque su economía ofrecerá tasas de crecimiento más elevadas que la media europea en el corto y medio plazo, y el margen de rentabilidad que ofrece el negocio de la telefonía móvil sigue siendo muy alto, por mucho que le pese al Ministerio de Industria. El presidente del grupo galo, Didier Lombard, destacó el pasado lu- nes este elemento diferenciador al reconocer que España se ha convertido en un país clave para France Télécom Pese a esta coyuntura favorable, algunos expertos opinan que Orange debe resolver tres grandes ecuaciones: el calvario de dar a conocer la nueva marca integrada- -desconocida para la mayor parte de sus clientes y potenciales abonados- catalizar en una sola las distintas culturas desarrolladas por cada una de sus filiales españolas y paralizar la marcha de clientes hacia la competencia, que de acuerdo con la última contabilización de la CMT alcanza los 1,05 millones desde que en 2000 se puso en marcha la portabilidad (posibilidad de cambiar de operador manteniendo el número) A la resolución del primer escollo, Orange ha dedicado más de 60 millones de euros, cuantía con la que vestirá de naranja- -color asociado a la juventud- -las 4.000 tiendas distribuidas por España y costeará las ambiciosas campañas de marketing y publicidad ya contratadas en prensa, radio, televisión y expositores callejeros. El segundo problema, la especifidad de cada filial, afecta de forma especial a Amena, compañía que ha sabido crecer desde su nacimiento sin el firme apoyo de un socio industrial y rodeada de accionistas ligados a negocios ajenos a las telecomunicaciones (electricidad y banca) cuyo principal objetivo era rentabilizar sus inversiones y hacer caja para Telefonía híbrida y televisión de alta definición La apuesta de Orange por España se traducirá en el lanzamiento de ofertas comerciales, algunas de ellas novedosas, en los próximos meses. Así, a partir de diciembre ofrecerá un teléfono híbrido de nueva generación, denominado Único que funciona como un fijo en casa o la oficina y como un móvil en la calle, con el mismo número. Un mes antes, en noviembre, Telia Sonera comercializará este mismo servicio en Dinamarca. En octubre pondrá a disposición de sus clientes Números Plus un producto que permite realizar llamadas gratis desde el teléfono fijo a cinco móviles de Orange seleccionados previamente, y viceversa, con un límite máximo de 1.000 minutos. Siguiendo la convergencia de servicios iniciada por los operadores europeos, Orange lanzará este mes una solución que aglutina banda ancha 24 horas, llamadas ilimitadas a fijos nacionales, llamadas de fijo a móvil, de móvil a fijo y 50 canales de televisión a partir de 26 euros al mes. La compañía realiza pruebas piloto en Francia para ofrecer televisión de alta definición a través de la banda ancha a partir de 2007. Telefónica, principal competidor de Orange, podrá replicar estas ofertas en el mercado minorista siempre y cuando no supongan riesgos para la libre competencia y cuente con la aprobación previa de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) abandonar la nave con premura. La fuga de abonados, por último, es un problema extensible a Telefónica Móviles y Vodafone, operadores que han sabido capear el trasiego de abonados con saldos netos a su favor, mientras que Amena en los últimos seis años ha ganado 2,064 millones de clientes y perdido otros 3,120 millones. Orange emprende su nueva aventura en un negocio tan disputado como rentable, caracterizado por sus elevados niveles de saturación (más del 100 y que en diciembre próximo deberá hacer sitio a un nuevo competidor, TeliaSonera (Xfera) Los operadores móviles virtuales (The Phone House, El Corte Inglés, Carrefour o BT, entre otros) complicarán aún más este escenario en 2007, aunque los expertos aventuran una incidencia reducida, que no superará en los próximos seis años el 3 del mercado global. La ya desaparecida Amena aporta de dote a Orange un parque de 10,7 millones de clientes, equivalente a una cuota de mercado del 23,5 con un gasto medio mensual inferior de 26 euros, y que con el despegue definitivo de los servicios de tercera generación (3 G) vía reducción de precios, debe contribuir a elevar los ingresos del grupo por encima de los 4.000 millones estimados para 2006. Además, Orange asume 1,1 millones de clientes de internet, de los cuales 593.000 son de banda ancha. Como en todo matrimonio bien avenido, Orange destinará 1.500 millones durante los próximos tres años al desarrollo de sus redes y a potenciar sus servicios convergentes. En términos de precios, la irrupción del grupo francés debe reactivar la cómoda competencia que mantienen los dos operadores de móviles dominantes.