Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Cultura DOMINGO 8 10 2006 ABC Terror oriental, realidad virtual y lucha libre, en el Festival de Sitges b Bong Joon- Ho presentó una gran historia de perdedores mientras Gela Babluani descorchó su premiada Tzameti (13) con Winona Ryder y Keanu Reeves JOSÉ EDUARDO ARENAS SITGES. Desde Corea llegó The Host un filme del elogiado Bong Joon- Ho Memories of murder dirigido a los seguidores del cine de los años cincuenta y sesenta, con monstruo dentro, aunque con tecnología de hoy, un contenido intuitivo para no dar gato por liebre: familia con problemas, cierto regustillo a crítica norteamericana, personajes que reflejan los estereotipos de cualquier cultura y ahí Joon- Ho gana la batalla, su gran sentido del humor. Es uno de los filmes más taquilleros en Corea. Joon- Ho comentaría que más allá del monstruo, que es el protagonista visual del filme, quería centrar la atención en esa familia humilde, unos auténticos perdedores, que contrastan con los héroes habituales del cine de Hollywood El segundo pase resultó todo un acontecimiento: primera obra de un nuevo director, Gela Babluani. Se titula Tzameti (13) Ha obtenido diecisiete premios en todo el mundo. Género: cine negro. Acogida: aplausos hasta de los medios de comunicación. Pese a que las películas en blanco y negro tipo La gata negra escasean por problemas de presupuesto (hoy se rueda en color y se trasfiere o se utiliza el digital) Babluani lo ha hecho con celuloide y cinemascope. Adrenalina pura ante situaciones con ruleta rusa de por medio (como los palenques, pero en vez de gallos con espolones, hombres con pistolas) Mejor verla en diciembre, cuando llegue a los cines. Al final del primer acto de Los miserables cantando One day more en una imagen del actual montaje londinense AFP Hoy cumple veintiún años la producción londinense (la original) de Los miserables que se convierte así en el musical más longevo de la historia del teatro, superando a Cats Más de 51 millones de espectadores en todo el mundo avalan su popularidad Los miserables hacen historia TEXTO: JULIO BRAVO Keanu, Wynona y Woody La tercera entrega fue un nuevo híbrido entre imágenes y actores reales, realidad virtual y reparto de lujo: Keanu Reeves, Winona Ryder, Robert Downey Jr. o Woody Harrelson, entre otros. En la cinta, el futuro está ahí, abarrotado de drogas de diseño con las que los que manejan el poder pueden vigilar a la gente. ¿Las consecuencias? Doble personalidad, diálogos intelectuales y posibilidades en la taquilla. Y, por último, el documental Tres caídas de Nacho Cabana, que se adentra en el mundo de la lucha libre y México, con detalles de la vida de Fray Tormenta, un cura que se tiraba al ring para obtener dinero y construir una casa de niños abandonados y sin hogar, Con ese motivo se celebró un combate en directo con El Chamuco, Penumbra, El Americano Imbatible y El Guerrero Azteca. MADRID. En septiembre de 1980, Alain Boublil y Claude- Michel Schönberg, libretista y compositor, estrenaron en el Palais des Sport de París un musical basado en la novela de Vïctor Hugo Los miserables Vieron el montaje, que llegó precedido de una grabación discográfica, más de medio millón de personas. A finales de 1982, el director húngaro Peter Farago le llevó el disco a Cameron Macintosh, un joven productor británico que acababa de lograr un sonoro éxito con Cats Después de la cuarta canción ya estaba salvajemente excitado reconoció más adelante Macintosh, que puso manos a la obra para poner en pie el proyecto. El estreno se produjo en el Barbican Theatre de Londres, en una producción que llevaba el sello de la Royal Shakespeare Company; fue el 8 de octubre de 1985, hace justamente veintiún años. Hoy, Los miserables se convierte en el musical más longevo de la historia, superando a Cats que estuvo en cartel en Londres durante veintiún años justos. Tras el Barbican, el montaje se estrenó comercialmente en el Palace Theatre, desde donde se mudó hace dos años al Queen s Theatre, donde actualmente se representa. Las cifras de Los miserables son demoledoras. Más de 51 millones de personas han visto la obra en los cinco continentes. Se ha representado más de 38.000 veces en 223 ciudades de 38 países; entre ellos, además de Gran Bretaña y Estados Unidos, figuran lugares como Japón, Israel, Australia, Islandia, Noruega, Canadá, Polonia, Francia, Nueva Zelanda, Bermudas, República Checa, Malta, Filipinas, Corea, Suráfrica, Argentina, Brasil o China. Y, naturalmente, también España. Se ha traducido a cerca de una veintena de lenguas, y se han grabado más de treinta discos con los repartos de las distintas producciones. Un estreno nada sencillo A España llegó en septiembre de 1992. Fue el recordado director granadino José Tamayo quien la presentó en Madrid, en el teatro Nuevo Apolo, que entonces dirigía. Traer a nuestro país este monumental musical (el montaje es siempre el mismo por exigencias de sus responsables) era un sueño acariciado durante años por Tamayo, que finalmente logró su propósito ayudado por Plácido Domingo. No fue un estreno sencillo. Las extrañas proporciones del escenario del Nuevo Apolo complicaban mucho el montaje de la escenografía, y hubo que ingeniar un decorado que se adaptara a él. Hubo otras razones que convirtieron en problemática la puesta en escena, y que hicieron que las relaciones entre los productores británicos originales y los responsables del montaje español no fueran siempre muy amisto- El musical llegó a España en septiembre de 1992, de la mano del director granadino José Tamayo sas. Aun así, la obra tuvo un notable éxito en Madrid, donde estuvo en cartel durante más de dos años, en un momento en el que no existía la afición al musical que ahora parece haber. De hecho, Los miserables era el primer intento en muchos años de montar un musical con las dimensiones de producción de los de Londres o Broadway. Costó, también, encontrar un reparto adecuado. Finalmente, los papeles principales (Jean Valjean y Javert) los encarnaron Pedro Ruy Blas, un legendario nombre del jazz español, y Miguel del Arco, al que actualmente se puede ver en Los productores Les acompañaban en los papeles principales Gema Castaño, Luisa Torres, Margarita Marbán, Carlos Marín (actualmente uno de los cuatro componentes del grupo Il Divo) Connie Philp, Joan Crosas y Enrique R. del Portal. Hasta hace unas semanas, ha habido presencia española en el montaje londinense: Julia Möller (que en unos días se subirá al barco de Mar y cielo en la Gran Vía) encarnaba a Cossette, Y entre los intérpretes que han pasado por las distintas producciones figura, por ejempo, Ricky Martin, que fue durante un tiempo Marius en la producción de Nueva York, donde estuvo dieciséis años, y a donde volverá dentro de unos días. La popularidad de este musical va más allá de las tablas: Bill Clinton usó la canción On day more en su campaña electoral de 1992, y otro de sus temas, Bring him home la empleó el Gobierno estadounidense durante la primera guerra del Golfo.