Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 10 2006 57 Toros FERIA DE OTOÑO FERIA DEL PILAR De Matías Tejela a Miguel Ángel Perera, cuestión de temple y fe Monumental de las Ventas. Sábado, 7 de octubre de 2006. Tercera corrida. Casi lleno. Toros de Puerto de San Lorenzo, de buena presentación con sus desigualdades y escasa fuerza, nobles en conjunto; destacaron 2 y 5 un sobrero de Pereda (4 bis) flojo y bajo de casta. Luis Francisco Esplá, de grosella y pasamanería frambuesa. Pinchazo y estocada corta (palmas) En el cuarto, pinchazo y media (silencio) Matías Tejela, de tabaco y oro. Media estocada con derrame (saludos) En el quinto, estocada pasada (saludos) Miguel Ángel Perera, de tabaco y oro. Estocada caída y cuatro de descabellos (silencio) En el sexto, estocada (oreja) Sobrecoge la verdad escalofriante de Alberto Álvarez Plaza de toros de la Misericordia. Sábado, 7 de octubre de 2006. Segunda corrida. Casi media entrada. Toros de La Quinta, 1 y 2 buenos, y el resto deslucidos; y un sobrero, el 3 de Carlos Charro, flojo. Luis Vilches, de nazareno y oro. Estocada desprendida (oreja) En el cuarto, estocada corta (silencio) Iván García, de grana y oro. Pinchazo y estocada. Aviso (silencio con algunos pitos) En el quinto, dos pinchazos y estocada (ovación) Alberto Álvarez, de cariñena y oro. Pinchazo y media (ovación) En el sexto, pinchazo hondo, media y descabello (ovación) ZABALA DE LA SERNA MADRID. Burbujea el ambiente, como hierven las calderas de Pedro Botero, en torno al concurso de Las Ventas. Arden los teléfonos, saltan los chismorreos por las esquinas, preguntan los correveidiles por las farolas, chirrían las radios de denuncias: ¿Has oído la Ser? Yo no oigo la Ser, sólo música Reparten a la entrada de la plaza la revista La Voz de la Afición que da por hecho que habrá nueva empresa y se despide de la actual: Tanta paz te lleves como descanso dejes dicen en portada. ¡Pronto vendéis la piel del oso! ¿Acaso creéis aún? Igual cualquier día me vuelve la fe en el sentido de la responsabilidad de la clase política sobre la Fiesta de los toros. Igual es una mala racha la mía. A rachas, o ráfagas, torea precisamente Matías Tejela. En una misma faena atraviesa su toreo distintas intensidades. Incluso en una sola serie. Es capaz de librar de su muñeca naturales de pasmosa plasticidad y amontonarse en los siguientes. Confunde, creo, estar arreado con estar atacado. Y así la velocidad lo preside todo. ¡Cuánto ganaría templándose! Perera, en un estatuario, cortó la única oreja hasta ahora de la Feria de Otoño ros, con un tercero de tan bondadoso soso y con un sexto de altonas y lavadas hechuras y dos puntas, al que esperó siempre con la planta clavada en la arena, sin atacar, para que en su mansedumbre moldeable rompiese hacia delante y no en huida. El terreno pisado, la tranquilidad de las valientes bernadinas y la fe en la espada le aseguraron una oreja. BOTÁN Luis Francisco Esplá estuvo un tanto espeso a la hora de lidiar y mover el caballo con el suelto (abantos fueron los seis) y mansón primero. Muchos capotazos y pocas ideas. Dos pares por dentro, y una faena de muleta comedida en exposición y limpieza. El sobrero de Pereda careció de fondo y fuerza, y Esplá anduvo a gorrazos, estando sin estar. Bellamente sometido En la primera faena se lo gritaron desde un tendido: ¡No tenemos prisa! Pero a ver quién convence a Tejela. Y encima el buen y astifinísimo toro de Puerto de San Lorenzo solía reponer raudo. Cerca se lo pasó a veces bellamente sometido y a veces no. Si no mata de manera accidental- -el toro perdió las manos y el matador el punto de apoyo y referencia- tal vez... La media estocada rinconera, el derrame y la muerte lenta no contribuyeron a igualar los desniveles artísticos. Completó el lote más notable de la corrida de los Fraile un quinto de pitón derecho para haberse sosegado más en los estupendos trazos; por el izquierdo, la cara abandonaba el muletazo por encima del palillo, sin maldad pero con menor lucimiento. Los momentos y la actitud hay que elogiárselos a M. T. y lo otro, pues que se desprenda de ello ya, porque ayer era un día importante para exprimir la suerte lentamente. La estocada se le fue pasada. Al que no se le fue nada, porque se inventó una oreja de la nada, fue a un sólido, aunque menos esteta, Miguel Ángel Perera, muy, muy templado, con sus to- Á. G. ABAD ZARAGOZA. Venir a una plaza de primera con el escaso bagaje de tres corridas en toda la temporada y jugarse la vida sin cuento, con firmeza, serenidad y manejando los engaños con armonía y temple, no es tarea fácil. Si además un torero joven como Alberto Álvarez se queda quieto sin el mínimo aspaviento, ni se mira tras recibir una cornada y sigue toreando con el mismo- -o más aún- -ánimo y riesgo, provoca un escalofrío colectivo y sobrecogedor. Sólo el estoque le privó de un triunfo grande, pero ahí, en el albero misericorde, dejó la impronta de la verdad del toreo. Cambió los trofeos por una grave cornada de 16 centímetros en el muslo derecho con otra trayectoria que llegó al fémur. Ni se inmutó y por su propio pie pasó a la enfermería. La corrida de La Quinta tuvo dos buenos ejemplares, primero y segundo, con nobleza y casta. Luis Vilches le cortó una oreja al que abrió plaza tras una faena con buenos pasajes con la muleta en la mano derecha. Iván García, bien con el capote y vibrante con los palos, no se entendió con el otro buen toro de la tarde. Perdió una excelente oportunidad. Con los otros no tuvieron muchas opciones. ÁNGEL DE ANTONIO Ponce: de la Academia de Ciencias, Letras y Artes de Córdoba a la Fábula de San Isidro Enrique Ponce, que el jueves pronunció en la Academia de las Artes y las Ciencias de Córdoba una bella conferencia, pasó por Madrid para recoger el Trofeo Fábula Taurina del Círculo Bienvenida por su actuación en San Isidro. También fueron galardonados Andrés Amorós, con el premio a la Torería, y el veterinario José Manuel Durán, con el Pañuelo de Oro.