Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 8 10 2006 39 El Grupo municipal Socialista atraviesa sus horas más bajas, sin candidato y desmoralizado Una paracaidista colombiana de la Bripac, grave tras ser golpeada mientras hacía una guardia Dos mil millones en plusvalías urbanísticas Nadie en el seno del Gobierno regional, evidentemente, se atreve a pronunciar en público la palabra. Pero en privado apuntan que lo que el Gobierno de Zapatero está haciendo en Madrid sólo puede expresarse con una palabra: expolio En apenas siete meses el Ejecutivo central ha obtenido unas plusvalías de casi 2.000 millones de euros en varias operaciones urbanísticas en la región. Pero ése no es el problema. Las administraciones locales temen- -en algunos casos ya se ha confirmado- -que estos beneficios económicos no se reinviertan en Madrid. La demolición de los cuarteles de Campamento y la prolongación de la Castellana son las dos principales operaciones donde el Gobierno sacará mayor tajada. Los beneficios que generen ambas podrían sumar unos 1.600 millones para las arcas del Estado. Pero dicha cantidad es teórica. Y es que los Ministerios implicados (Defensa y Fomento) aún no han puesto a la venta los terrenos sobre los que se levantarán las futuras viviendas. Cuanto más tarde en sacarlos a la venta, dada la fiebre revalorizadora del mercado inmobiliario, más dinero obtendrán. Cada uno desde su parcela de poder, los miembros del Gobierno de Zapatero no han perdido oportunidad a la hora de enfrentarse con Esperanza Aguirre (EA) Ministros contra EA TEXTO: M. CALLEJA ANGEL DE ANTONIO teoría correspondería al departamento de Magdalena Álvarez, como la conexión de la red de Metro con la nueva terminal aeroportuaria de Barajas (T 4) En el balance regional, también merece citar la construcción de 90 kilómetros en la línea del suburbano. Destaca también en las cuentas para 2007 que el Ministerio de la Vivienda presupueste 2,7 millones de euros en la capital para rehabilitar dos teatros y el claustro de la universidad cisneriana, pero que no destine inversión alguna a la construcción de viviendas protegidas. La Sociedad Pública de Alquiler, por otra parte, bajará sus inversiones en un 16 por ciento en 2007. El colmo ya es que Defensa consigne en la Comunidad el 55 por ciento de la inversión destinada al mantenimiento de buques. Será que están dando vueltas por el Manzanares y que nadie se ha dado cuenta dijo Aguirre. Fomento concentra el mayor número de desplantes: deja en el aire el cierre de la M- 50, la R- 1, o Cercanías Los grandes proyectos presupuestados para el próximo ejercicio se iniciaron durante la legislatura anterior MADRID. En esta región donde a los políticos les gusta tanto retarse unos a otros por distintos motivos, puede plantearse un desafío nada desdeñable: a ver quién encuentra un ministro del Gobierno de Zapatero que no haya tenido un enfrentamiento con la Comunidad de Madrid. Para ir descartando nombres lo más sencillo es comenzar por la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, sin duda la número uno en provocar conflictos con el Gobierno de Esperanza Aguirre. Se negó a cerrar la M- 50 por el norte bajo el Monte del Pardo y mantiene en punto muerto la construcción de Radial 1, pese al colapso total de la A- 1. La ministra no invierte, pero tampoco deja invertir, ha puesto toda la maquinaria ministerial en funcionamiento para impedir que la Comunidad emprenda esas dos obras, y ha llevado el caso hasta el Tribunal Constitucional. La titular de Medio Ambiente, Cristina Narbona, no se queda muy atrás. Sus asuntos preferidos para el conflicto han sido dos: la M- 501, más conocida como la peligrosa carretera de los pantanos y el agua. Respecto a la primera, la ministra, sin rubor, utilizó un presunto excremento de lince ibérico- -que luego no fue tal- -para exigir la paralización de las obras. En cuanto al agua, la Comunidad aún está esperando que Narbona conceda los 200 hectómetros cúbicos de agua adicionales al año. El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, como responsable de los presupuestos generales, no se ha librado de las críticas de la Comunidad, que se siente claramente perjudicada en el reparto del dinero público y por la falta de inversiones previstas para el próximo año, como ya ocurrió en el ejercicio anterior. La recalificación de Mintra, la empresa que construye Metro, y el consiguiente aumento de la deuda pública madrileña en más de tres mil millones de euros, es una espina que el Gobierno de Aguirre tiene clavada y que atribuye al Ejecutivo nacional por no defender los intereses de la Comunidad en Bruselas. La ministra de Sanidad, Elena Salgado, tampoco se ha olvidado de Madrid. En la Puerta del Sol recuerdan su comentario, llevado a los tribunales, respecto a que la presidenta regional atentaba contra la salud de los madrileños. Y también que sigue sin reconocer el aumento de la población de Madrid- -ha superado ya los seis millones- -a la hora de fijar la financiación de la Sanidad. La persecución de Industria El ministro de Industria, Joan Clos, y su antecesor, José Montilla, optaron por perseguir LaOtra el segundo canal autonómico de televisión, que Aguirre y los suyos defienden con uñas y dientes. En Justicia, el vicepresidente segundo de Madrid, Alfredo Prada, no se ha cansado de pedir más juzgados, la autorización al menos. Y también dentro de sus competencias ha reprochado a Interior que no envíe a Madrid los policías que necesita. El enfrentamiento del ex delegado del Gobierno Constantino Méndez con Prada fue de los más sonados, y vistosos habría que añadir, de la legislatura. El Ministerio de Educación se estrenó con un conflicto con Madrid por la suspensión de la LOCE; la ministra de Vivienda lo ha intentado, con la Operación Campamento por ejemplo, pero a veces querer no es poder. Y habrá que superar el reto con un nombre: la ministra de Agricultura, Elena Espinosa. Todavía le quedan siete meses para estrenarse.