Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 8 10 2006 ABC ALBERTO RUIZ- GALLARDÓN Alcalde de Madrid Los dogmáticos de la extrema derecha aspiran, como dijo Camus, a nuestra esclavitud ideológica Candidato a alcalde busca rival Quien esto podría suscribir vive en una encrucijada perversa: sigue sin adversario natural a siete meses de las urnas mientras supuestos amigos y mediáticos enemigos le zahieren en pro de una insostenible teoría de la conspiración TEXTO MAYTE ALCARAZ FOTOS IGNACIO GIL A Alberto Ruiz- Gallardón parece no quedarle más remedio que tenérselas tiesas contra quienes ponen en duda que su partido es de centro o contra los que le quieren confinar en un exilio ideológico en el PP. Muy al contrario: dice encontrarse bien acompañado en ese terreno por Mariano Rajoy, que es quien sostiene el discurso de la moderación, y prepara ya la campaña en la que compartirá un morboso ticket con Esperanza Aguirre. El alcalde reconoce, además, que no escucha el cacareo de los gallos del alba. -Su amigo Joaquín Leguina dice que, si se sigue el criterio de José Blanco, que asegura que el candidato del PSOE que se bata con usted en mayo tiene que ser de peso, conocido y buen gestor, a él se le ocurre sólo un nombre: Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés. ¿Se apunta a esa quiniela? -Como broma de Joaquín es buena. Pero no crea que me resulta indiferente, como se ha dicho, quién sea el candidato del PSOE. Ahora bien, el problema socialista no es que no encuentren candidato, es que no tienen proyecto. -Pues muchos madrileños se lo han tomado como una falta de respeto del presidente a Madrid... -Creo que la salida de Trinidad Jiménez es perfectamente explicable, si no en el terreno político sí en el personal. Se filtró, e incluso se confirmó oficialmente por parte de algunos dirigentes del PSOE, que el presidente del Gobierno les había ofrecido la candidatura a la Alcaldía de Madrid. Y eso hacía muy difícil de sostener la posición de Trinidad Jiménez. Ha habido un ejercicio de arrogancia por parte del jefe del Gobierno al pensar que cualquier persona que entrase en su despacho y al que le ofreciese ser candidato a la Alcaldía le iba a decir que sí. -Pero tengo para mí que a usted, que le va la marcha, le gustaría un candidato fuerte. Vamos que se moriría por medirse, aunque Zapatero la haya descartado, con Teresa Fernández de la Vega. Así, de paso y si gana, mandaría algún mensaje interno de fortaleza a su partido... -No se crea. A mí me gustaría tener un proyecto enfrente para de esa forma poner en valor el proyecto del PP. Eso es lo que de verdad me gustaría. -Pero a estas alturas usted no duda de que su adversario y el de Esperanza Aguirre va a ser Zapatero. -Claro. Zapatero ha hecho una asunción de responsabilidades en Madrid hurtándoselas a la dirección del PSOE en esta región. No soy quién para calificarla de grosera. Pero lo ha hecho. Las bases socialistas son plenamente conscientes de que la situación de crisis que atraviesa el PSOE en Madrid es consecuencia de la arbitrariedad de las decisiones de Zapatero. Por tanto, el resultado en las municipales será también suyo. -Por la misma razón que el resultado de Aguirre y Gallardón también será el de Rajoy, supongo... -Yo no tengo ninguna duda de que un buen resultado en la ciudad de Madrid será consecuencia del discurso político que ha construido Mariano Rajoy durante estos años. Porque desde el primer día, desde el Congreso en que fue elegido presidente del partido, yo me he identificado con él. El discurso centrado de Rajoy es el que inspira todas las políticas que yo, como alcalde, he aplicado durante estos tres años. ¿Irán de la mano usted y Esperanza Aguirre en esta campaña, a pesar de los pesares? -En Madrid siempre hemos trabaja- do conjuntamente las candidaturas. Yo recuerdo que el lema de nuestra campaña común, de Esperanza y mía, fue Un equipo para Madrid Ese equipo es el que tenemos que volver a proponer a Madrid. -O sea que asistiremos a una luna de miel entre presidenta y alcalde... -Le corrigo. Creo que vamos a asistir al trabajo conjunto de dos personas que desde distintas responsabilidades luchamos por el mismo proyecto, que es el del PP. -Pero usted criticó que en el PP de Madrid, cuando se presentó por persona interpuesta y perdió ante Esperanza Aguirre, no triunfó la renovación del partido. ¿Lo sostiene? -Yo miro hacia el futuro no hacia el pasado. En estos momentos quien construye el discurso del partido es Rajoy. Y Mariano ha hecho una apuesta clara por hacer un partido muy centrado, que no tenga la más mínima tentación de caer en el radicalismo ni en las exageraciones ni en las exclusiones. ¿Y se siente, pues, cómodo en ese partido que dibuja? -No es que me sienta cómodo es que me siento absolutamente identificado. ¿Pero no le molesta escuchar que mientras Esperanza Aguirre es querida usted es admirado, pero no querido, por sus compañeros? -Es que no he escuchado eso nunca... -Entonces, sí se siente querido... ¿Cómo no me voy a sentir querido en una casa que fundó mi padre? ¿Cómo no me voy a sentir querido en una casa en la que yo estoy afiliado desde el mismo día de su fundación? ¿Cómo no me voy a sentir querido en una casa en la que desde el día que llegué dije que teníamos que abrir las puertas a los que antes militaban en otros partidos polí- LOS MENSAJES DEL ALCALDE DE MADRID EL CENTRO La extrema derecha, intransigente y radical, no hace otra cosa que convertirse objetivamente en un colaborador del PSOE El centro político que llevó a Zapatero al poder ha sido abandonado y nosotros tenemos que reencontrarnos con esos electores que, por las circunstancias que fuera, decidieron que el PSOE gobernara Ahora que el PSOE se ha radicalizado es cuando nos tenemos que centrar más que nunca para reencontrarnos con la mayoría ATAQUES MEDIÁTICOS Hay gente que aspira a la esclavitud, pero no está en el PP sino fuera, y les gustaría mandar en nosotros y que hiciéramos lo que ellos quieren. Pero ni lo hemos hecho ni lo haremos nunca Como ha dicho Rajoy, somos un partido independiente que tomamos las decisiones ante nuestros militantes y ante la sociedad española, y nadie desde fuera nos va a condicionar el discurso político Yo en mi vida política he soportado todo y he sido objeto de todo tipo de descalificaciones. La única vez que mi rebelión personal me ha llevado a pedir amparo al Estado de derecho al que pertenezco y en el que creo, ha sido al ser acusado de no estar con las víctimas del terrorismo. Se me ha injuriado a mí, pero también a una ciudad: Madrid EL 11- M Hay un sumario que se ha cerrado, un juicio oral y quienes digan los jueces que son los responsables, serán los responsables, y eso será plenamente apoyado por el PP No tengo ninguna duda de que nosotros ganaremos el futuro mirando al futuro