Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 10 2006 Deportes 95 HOCKEY MUNDIAL FEMENINO Un gol de oro en una jugada polémica aparta a España de la final Argentina, rival por el bronce; el título para Holanda o Australia MANUEL FRÍAS MADRID. No van a protagonizar la segunda parte de las chicas de oro pero hicieron méritos sobrados para, cuando menos, estar en la final de este Mundial. Las españolas trataron de tú a las australianas- -una selección de mayor potencial físico y técnico- -durante los 70 minutos del tiempo reglamentario, aguantaron en defensa lo indecible, sobre todo en los 25 primeros minutos de la segunda mitad ante el acoso brutal de las australianas, que en ese periodo de tiempo dispusieron de seis penaltis- córners, todos ellos defendidos con garra y fe, ayudados por la buena actuación de Chus Rosa en la portería, y pusieron en muchos apuros en ataque a las australianas, aunque les faltó definición para haber transformado alguno de los nueve penaltis- córners de que dispusieron, los dos últimos a reloj parado y después de haber soportado un apagón de varios minutos en las instalaciones del Club de Campo. Les faltó acierto después de haber hecho lo difícil con la llegada y provocación de la jugada. La ilusión, las ganas y el desparpajo de las españolas influyeron suficientes para llegar con 0- 0 al final del tiempo reglamentario y encarar la prórroga. Pero entonces les faltó suerte... y un poco de justicia. Australia se hizo con el saque inicial y llegó al área rival con prontitud, lanzando una bola al centro que las españolas reclamaron como elevada y que una de las colegiadas concedió como penalti- córner en medio de las protestas generalizadas de las locales. Al saque del mismo, y tras toque previo, Suzie Faulkner llevó la bola al fondo de las mallas y metió a las australianas en la final. Ahí se acabó el partido. Este Mundial tiene gol de oro La tierra pareció abrirse bajo los pies de las españolas. La cita, histórica para el hockey y deporte español, no había defraudado en cuanto a espectáculo, en un final de partido explosivo y de extrema tensión, El seleccionador: Creo que fue falta y punto El penalti- córner, el apagón y, por supuesto, la mala suerte fueron los tres factores que acabaron con las ilusiones del equipo nacional femenino de hockey. Para Pablo Usoz, seleccionador nacional, el penalti- córner que supuso el gol de la victoria australiana fue falta. Entiendo que era peligroso. Me ha sorprendido. Es una decisión que tenían que haber consultado los dos árbitros. Creo que era falta y punto Respecto al apagón de diez minutos que obligó a demorar el penalti- córner, Usoz señaló que quitó concentración al equipo Pese a todo, el seleccionador nacional opina que sus chicas jugaron el mejor partido del torneo: Pusieron las cosas muy difíciles a las australianas aunque al final la mala suerte ha sido la que ha decidido. Estamos al nivel de las mejores En parecidos término se manifestó la jugadora Nuria Camón, a quien luchar por el bronce sabe a poco Camón considera injusta la decisión sobre el penalti- córner. Era falta y la colegiada sabe que se ha equivocado sentenció. En cuanto al apagón, discrepa y apunta: No nos ha enfriado, ha sido un momento para descansar. No hemos metido el penalti y luego ellas han aprovechado lo que nosostros no hemos sabido hacer Camón concluye afirmando que cuando juegas esta semifinal y ves que lo tienes, sí que es un premio menor. Nos merecíamos jugar contra Holanda, pero siempre luchar por una medalla es para estar contenta Gema Bernad consuela a Rocío Ybarra después de la derrota España: Rosa; Ybarra, Romagosa, Bonastre, Prat; Camón, Menéndez, Termens; Huertas, Sánchez, Cruz- -equipo inicial- Ejarque, Comerma, Malda y Bernad. EFE Árbitros: Soledad Iparraguirre (Arg. y Sarah Garnett (N. Z. Gol: 1- 0, m. 72: Suzie Faulkner, de penalti córner, en la primera jugada de la prórroga. BALONCESTO El varapalo de Barcelona sonroja a la NBA Los Sixers, subcampeones 2001, comprobaron que los equipos europeos han mejorado y ya están al mismo nivel que los estadounidenses, tal y como demostró el Mundial MIGUEL ÁNGEL BARBERO MADRID. El deporte no es una ciencia exacta. Pero que un equipo que acaba de perder en Alicante en la primera jornada de la Liga ACB (39 por ciento de acierto en el tiro) y con un promedio de 52 puntos en los últimos tres partidos doble su anotación ante los subcampeones de la NBA 2001 media un abismo, aunque para los Sixers fuera su primera toma de contacto con el balón. Pero antes, en similares circunstancias, los estadounidenses solventaban la prueba con éxito y ahora ya no son capaces de hacerlo. Al margen de las exhibiciones polí- Decepción final Es normal que la selección española pierda ante la de Australia. Pero no sentó bien a los aficionados- -unos 2.500, con la vicepresidenta del Gobierno entre ellos- -caer por una discutible decisión de las árbitros. España, que ya ha hecho historia al meterse en las semifinales de este Mundial, jugará mañana por el tercer puesto ante la selección de Argentina, la ganadora del último título, que cayó ayer por 3- 1 ante Holanda. Australia: Imison; Skirving, Twitt, Halliday, McGurk; Walker, Smith, Taylor; Faulkner, Patrick, Hudson- -equipo inicial- Arrold, Beattie, Sanders y Attard. ticas de antaño, como algunos viajes a Israel en los años setenta o enfrentamientos con los soviéticos en los ochenta, la era moderna NBA- FIBA comienza con el McDonald s de 1987. Entonces se creó un reglamento unificado y se estableció un modelo de competición que mostraba una gran brecha entre los dos baloncestos. Primeras señales de alarma Las primeras ediciones las ganaron con comodidad los pross (Milwaukee, Boston y Denver) pero al comenzar los noventa saltaron las primeras señales de alarma. Los Knicks necesitaron una prórroga para derrotar al Scavolini en Barcelona y los Lakers ganaron por una canasta al Juventud en París. El nivel se acercaba, pero la eliminación del torneo, sustituido por partidos esporádicos, impidió que el ansiado momento de ver ganar a un cuadro europeo se retrasase hasta el año pasado, cuando el Maccabi ganó en casa de los Raptors (103- 105) A pesar de lo histórico del hecho, desde el otro lado del Atlántico se justificó con la diferencia que había entre el campeón de la Euroliga y un equipo que ni siquiera se había clasificado para los playoff Pero ese comentario, lejos de ser peyorativo, sirvió de aliciente aún para los europeos: dejaba claro que, fuera de los aspirantes al anillo, cualquiera de las mejores plantillas del Viejo Continente podría darles guerra. Y el Barça así lo ha demostrado. Lo de menos es el resultado (104- 99) Como le sucedió a su selección en el Mundial, los Sixers afrontaron un entrenamiento y salieron trasquilados. Los yankees ya no pueden venir a Europa de pretemporada. O se lo toman en serio o les van a llover los palos por doquier.