Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 10 2006 91 España luchará por el bronce en el Mundial femenino de hockey después de caer ante Australia con un gol de oro Paz provisional en Renault ante el Gran Premio de Japón, donde se juega el título de pilotos y constructores Di Stéfano, Amancio, Iríbar, Butragueño... la selección ha sobrevivido siempre a la polémica del relevo de sus ídolos que ahora, con el caso del capitán, ha vuelto a ponerse de moda Una historia llena de raúles TEXTO ENRIQUE ORTEGO ESTOCOLMO. Tendré que cambiar el equipo, pero me preocupa ser injusto Son palabras de Javier Clemente después de que España no pudiera con la República de Irlanda (19- XI- 92) en partido clasificatorio para el Mundial 94. Era el tercer empate sin goles consecutivo en otros tantos encuentros oficiales y el técnico vasco, como Luis Aragonés ahora y otros seleccionadores anteriormente, adoptó una medida que entonces resultó tan traumática como ha podido ser en este momento la de Raúl. Fue el comienzo del fin para la Quinta del Buitre y especialmente para quien le daba nombre. Al siguiente partido contra Letonia ya no comparecieron Butragueño ni Míchel- -Sanchís nunca entró en los planes de Clemente- -y Martín Vázquez fue suplente. Dos meses después, contra Lituania, ya no aparecía ningún integrante de la Quinta en la selección. La no convocatoria de Raúl no tiene visos de ser definitiva. Con Luis o sin Luis, lo normal es que el capitán regrese a su casa, pero su ausencia permite hacer un repaso a la historia y recordar que esta situación no es, lógicamente, nueva. Butragueño, el último caso El precedente más parecido al actual es el mencionado de Butragueño. En los últimos años, otros dos jugadores carismáticos abandonaron la selección, Zubizarreta y Hierro, pero ninguno de los dos casos es comparable al de Raúl. El portero se retiró del fútbol activo justo al finalizar el Mundial de Francia 98, con 36 años y 126 internacionalidades, con el amargo sabor de aquel gol de Nigeria que debe considerarse como un simple lunar en una trayectoria significativa. En el caso de Fernando Hierro, voluntariamente decidió dejar el equipo nacional a la vuelta del Mundial de Corea y Japón (2002) con 34 años y 89 entorchados. El ejemplo de Butragueño fue mucho más sonado. Clemente, en su primera convocatoria oficial (Letonia- España, 0- 0) sólo contó con Martín Vázquez. Como ni el juego ni el resultado Luis da instrucciones en el entrenamiento de ayer AFP acompañó, para el segundo encuentro, en Belfast, contó también con Míchel. Nuevo empate (0- 0) Dos partidos sin marcar ante rivales menores invitaban a la revolución y Clemente llamó por primera y última vez a Butragueño para el partido contra los verdes de Dublín en el Sánchez Pizjuán. También recuperó a Julio Salinas, que no jugaba en la selección desde el Mundial de Italia 90, donde precisamente formaba pareja con el madridista. Butragueño disputó ese día su último encuentro con la selección. Clemente le plantó en los 69 con 26 goles. No acabó ni el partido. Le sustituyó Beguiristain (m. 60) Las explicaciones del seleccionador en ABC resultaron polémicas. Es un asunto delicado. Hay dos formas de interpretarlo. Ellos afrontan la responsabilidad mentalmente. Otra cosa es que deportivamente no la afronten porque no pueden. Son jugadores que no tienen tanto poder como parece. Igual no somos justos exigiéndoles tanto. Está muy claro que esto es lo que hay en el fútbol español Palabras que perfectamente podrían ser aplicadas al presente de nuestro fútbol y al caso que se presenta. Más casos. El Mundial 82, disputado en España, fue la tumba para el bloque de los jugadores de la Real Sociedad que eran la base de aquella selección de Santamaría. Sólo Arconada continuó en los planes de Muñoz, mientras Zamora (27 años) Alonso (29) Satrústegui (28) Uralde (24) y López Ufarte (24) no tuvieron continuidad. Villar hace caso a ABC El presidente de la Federación, aconsejado por sus colaboradores más directos y después de leer nuestro periódico, en el que se le reprochaba ayer que no estaba dando la cara en una situación tan crítica, hizo una nota pública de apoyo. Luis Aragonés tiene el respaldo total y absoluto de la Federación sea cual sea el resultado de Suecia. Siempre hemos creído que Luis es la persona idónea para dirigir a la selección, le apoyamos y estaremos a su lado independientemente del resultado que se produzca tuve seis meses sin firmarlo y éste sólo llevo tres. No diré que no me disgustaría irme, porque me gusta ser seleccionador, pero da lo mismo que me echen que irme. Tengo un contra- to de alta dirección. Sin blindajes ni nada. No como los anteriores. Con lo que me den iré a los toros a ver a un torero valenciano que me gusta Finalmente se habló del partido. Queremos ganarlo, el empate no sería malo y una derrota no nos cerraría las puertas de la Eurocopa. Somos muy dados a dramatizar. Quedan muchos partidos y no somos sólo Suecia y España. Vamos a salir a ganar y vamos a ganar. Suecia es una selección que está más a la altura de España. Querrá jugar a la contra, pero no le vamos a dejar. No vamos a renunciar a nuestra forma de jugar, pero a veces se confunde jugar bien con jugar bonito Y también tuvo un recuerdo para Raúl. No tengo ninguna duda de que se ganará a pulso volver a la selección y volverá... con Luis de seleccionador Kubala, Gento, Amancio e Iríbar A Ladislao Kubala, desde octubre del 69 hasta junio del 80 al frente de la selección, le correspondió jubilar a más de un clásico. Gento jugó su último partido (36 años) en el primero de Laszi como seleccionador y fue como homenaje a su fantástica carrera. Amancio se despidió tras la desilusión del desempate perdido con Yugoslavia y que costó no estar en el Mundial de Alemania 74. El fin de la era Iríbar, después de una década como indiscutible, llegó cuando Kubala comenzó a apostar por Miguel Ángel en la clasificación para el Mundial 78. Anteriormente, José Villalonga, también tuvo que tomar la decisión de renovar el equipo después del Mundial 62 y Di Stéfano, que no pudo jugar ningún encuentro en tierras chilenas por una lesión, fue el gran damnificado de esa purga. Clemente jubiló a la Quinta del Buitre A Emilio sólo le llamó una vez. Hola y adiós en el mismo partido