Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 7 10 06 EL DIARIO DE JENNIFER ZAMBUDIO 16 S 6 LOS SÁBADOS DE ROSA BELMONTE Bailes de water closet i gimnasio es sólo para mujeres. Al principio llegué a pensar que era sólo para mujeres sordas. Pues no. Se ve que oyen pero han debido de perder las formas redondeadas y las otras. Hola. Buenos días. O bien, hola, buenas tardes, al entrar al vestuario. Esta tarde vi llover. No suelo hablar con extraños (tampoco con propios) pero, nenas, con un hola o adiós tampoco es que vayáis a ver violada vuestra mal educada intimidad. Si os estoy viendo el culo, qué más da. Y lo mejor es que todas estas mamarrachas pensarán que son gente supereducada. Irán de incógnito. También hay alguna chica que va de incógnito, pero de su propio sexo. Salgo del baño y me encuentro un tío, aunque doy por hecho que no lo es. Tengo que dejar una sugerencia. Las chicas que van a un gimnasio sólo para chicas deberían cumplir el requisito mínimo de parecer mujeres. Es que al lado de ese espécimen hasta Amélie Mauresmo resulta femenina. También tengo que hacer una sugerencia sobre los lavabos. Que consiga lavarme las manos o no depende de la suerte. Los grifos ni se abren ni se cierran por contacto con mano humana. Hay un sensor y pasando las manos por delante empieza a salir el agua. Pero eso será si se alinean los planetas que quedan. Lo mismo sale agua, lo mismo no sale, todavía no le he pillado el punto. Un ding dong de la puri puri Francia. A veces me toca, a veces no. Será parte de un plan de ahorro. Paso por una guarra cuando termino de hacer pipí y hay alguien fuera. Paso como una guarra, como Torrente (sólo que yo no me puedo lavar antes) Bueno, si estas tías no saludan, mucho menos me van a dejar que las toque. Pero prefiero pasar por espesa que por idiota enseñándole las manos al antipático grifo para una operación frustrada. Perdone usted, señor grifo moderno si no le gusta mi manicura. Es tan maleducado como esas señoras que ahorran en holas y adioses. No voy a decir, como Unamuno, aquello de me cago en la electricidad. Pero ya que un intelectual se permite la expresión escatológica, me apunto. Me cago en los objetos inteligentes. No creo en la inteligencia de los objetos. Me encanta la T 4 de Barajas salvo por las cisternas inteligentes de los wáteres. Soy megapartidaria del libre albedrío, sobre todo a la hora utilizar la cisterna. Me gusta descargar el agua cuando quiero, no cuando el enano que hay dentro decide que es momento de soltar agua. No hay M La T 4 de Barajas es inteligente, aunque a veces eso tiene sus tiranías, que pondrían en un apuro a la mismísima Ginger Rogers, con o sin Fred Astaire DANIEL G. LÓPEZ Soy megapartidaria del libre albedrío, sobre todo a la hora utilizar la cisterna. Me gusta descargar el agua cuando quiero, no cuando el enano que hay dentro lo decide mal que por peor no venga. Por su culpa me he dado a la filosofía. El libre albedrío es una milonga. Estoy de acuerdo con Spinoza en que las decisiones de la mente no son nada salvo deseos que varían según disposiciones puntuales. Por ejemplo, la disposición puntual de la cisterna, a la que me imagino como uno de esos electrodomésticos vivientes de Los Picapiedra. Me he dado a la filosofía y al baile. No de salón, de water closet A ver. Pipí hecho. Pantalón subido. Y nada. Me muevo. Abro la puerta. Salgo. Y nada. Vuelvo a entrar. Muevo la cabeza, muevo el esternón. Bailando, me paso el día bailando. Y nada. Lo intento con el claqué frente a la taza. Durante mi imitación de Ginger Rogers, hablo bajito a la taza y le digo de todo. Nada. Sólo espero que no haya vídeo, porque me van a llamar para el casting de Mira quién baila en el wáter Si a alguien se le ha ocurrido hacer un programa de cámara oculta (sólo con las imágenes de después de, claro) le podría salir algo descacharrante.