Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 Internacional SÁBADO 7 10 2006 ABC El premier húngaro gana la moción de confianza pero no logra frenar la protesta en las calles La oposición concentró a más de 50.000 manifestantes frente al Parlamento b La mayoría en la Cámara legisla- tiva permitió a la coalición de Gyurcsany superar la votación, pero la crisis política magiar sigue lejos de solucionarse SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. El Parlamento húngaro aprobó ayer una moción de confianza en favor del primer ministro, Ferenc Gyurcsany, que dirige un Gobierno social- liberal. El primer partido de la oposición, Fidesz (centro- derecha) exige su dimisión o, en su lugar, su destitución, desde el 17 de septiembre, cuando se hizo pública una grabación en la que Gyurcsany reconoce haber mentido sobre la situación económica del país para ganar las elecciones parlamentarias de abril pasado. Por este motivo Fidesz se niega a reconocer el voto de confianza y, en consecuencia, congregó ayer frente al Parlamento a 50.000 personas exigiendo su dimisión. Gyurcsany logró ayer en el Parlamento el respaldo del Partido Socialista (MSZP) y de la Alianza de Demócratas Libres (SZDSZ, liberal) los dos grupos que suman 210 de los 386 escaños, mayoría absoluta e integran la coalición de Gobierno. A favor de la moción votaron 207 parlamentarios y 165 en contra. No hubo abstenciones. Esto significa que el Gobierno de Gyurcsany cumple con todos los requisitos constitucionales para continuar gobernando. Antes de la votación el primer ministro volvió a disculparse por no haberse enfrentado a las dificultades económicas en el momento oportuno ocultando una crisis que afecta al país por miedo a ser derrotado en los comicios. El primer ministro reconoció que no tuvo el coraje para decir a los votantes que todo lo que hicimos, -en lo que creyó mucha gente- se basó en parte en el autoengaño y en parte en la falta de valor para decir la verdad pero negó haber falsificado datos. Toda esta erupción de sinceridad parece sin embargo no haber conmovido a Viktor Orban, líder de Fidesz, que no reconoce la legitimidad del Gobierno. Sobre todo después de la victoria electoral del domingo, pues la interpreta como una clara señal de que los electores quieren la dimisión del Gobierno, la formación de un Ejecutivo técnico provisional y convocar elecciones anticipadas. Como Orban no puede integrar una mayoría parlamentaria contra elEjecutivo, saca cada día a sus partidarios a la plaza Kossuth, frente al Parlamento, para protestar. Ayer se congregaron en el lugar unas 50.000 personas y en un discurso más poético que político el líder de Fidesz les invitó a acudir cada tarde a partir de las 17 horas, hasta cuando sea necesario Chantaje de la oposición Mientras Gyurcsany insiste en que no cederá al chantaje de la oposición Orban decía en su discurso, que el honor del país se encuentra en peligro asegurando que se viven momentos históricos Según el opositor la victoria del domingo es el mejor remedio para muchos problemas y los comicios administrativos han trazado una línea divisoria que deja como minoría a los socialistas y liberales Los candidatos de Fidesz obtuvieron 100.000 votos más que sus rivales, lo que en su opinión, les da el derecho a exigir un cambio de gobierno. Hungría no será nunca más lo que fue. Una nueva era ha comenzado, porque nunca ha sufrido una tan grave crisis moral que los electores desean sanar. Partidarios de Fidesz advierten al primer ministro que es la hora de irse Orban atacó también el programa de reformas del Gobierno para sanear la economía y eso va a provocar una drástica caída del poder adquisitivo de la población sin resolver nada Sin embargo, previamente a estas declaraciones, en una entrevista para una revista especializada, Orban reconoció que las medidas de austeridad son necesarias: Para ello se requiere el apoyo de la sociedad y para obtenerlo se necesitaría una renovación moral. EPA Los candidatos de Fidesz obtuvieron 100.000 votos más que sus rivales, pero no logran formar coalición Por el contrario las reformas que propone el Gobierno provocarán devaluaciones de la moneda, fuga de inversiones extranjeras y aumento del paro A pesar de todo, los analistas coinciden en que con las manifestaciones de protesta convocadas por Fidesz la oposición no será capaz de lograr la dimisión del Ejecutivo, al menos antes del 23 de octubre, fecha del 50 aniversario del fracasado levantamiento de Hungría contra el régimen soviético. Carl Bildt será ministro de Asuntos Exteriores en el nuevo Gabinete conservador sueco CARMEN VILLAR MIR. CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Ayer, dieciocho días después de las elecciones generales, el primer ministro conservador Fredrik Reinfelt presentó su Gabinete al Riksdag y dos horas más tarde al Rey Carlos XVI Gustavo. Con doce hombres y diez mujeres, las carteras de más peso (Hacienda, Exteriores, Defensa y Justicia) para los conservadores y un Ministerio especial dedicado a la Unión Europea, el nuevo Gobierno sueco apuesta por promover el empleo y la reducción impuestos. La sorpresa del día, tan refrescante como inesperada, fue el nombramiento del ex jefe de Gobierno Carl Bildt como ministro de Asuntos Exteriores. Una elección sorprendente e inau- dita: sorprendente porque ningún anterior jefe del Ejecutivo ha ocupado nunca una cartera ministerial, e inaudita porque Reinfeldt desde que comenzó su carrera política criticó al jefe conservador distanciándose de su doctrina. Así, al enterrar el hacha de guerra y convencer a Bildt (el político más brillante de todos los tiempos) a aceptar el nombramiento, cabriola que puede salirle cara, Reinfeldt tuvo que ser consciente de que su Ejecutivo consta ahora con dos líderes. Muy democrático Tal y como expresó el primer ministro ante el Parlamento (Riksdag) Suecia tiene hoy un Gobierno muy democrático. En este Ejecutivo que une el pasado con el futuro hay caras nue- vas como una joven negra (Inmigración) y un homosexual confeso (Medio Ambiente) y otras conocidas. Todos los ministros son académicos y entusiastas y llegan de la hornada burguesa Durante su discurso dijo Reinfeldt que Suecia formará parte activa en la Unión Europea y que aumentará su presencia en los núcleos conflictivos. También se refirió a la crisis de Darfur que calificó como una de las tragedias mayores sufridas por la Humanidad Con retórica socialdemócrata habló de igualdad, solidaridad y de la necesidad de desterrar la diferencia entre las clases, Prometió reducir con 4.000 millones de euros durante el año 2007 los impuestos a la renta y otras cargas fiscales capaces de hundir a los pequeños y medianos empresarios Se comprometió a devolver la disciplina a las aulas, incrementar el presupuesto a la investigación, alcanzar el empleo total, endurecer las leyes y buscar consenso con la oposición.