Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 SÁBADO 7 10 2006 ABC Internacional Las medidas de seguridad son estrictas en las terminales estadounidenses, como en la de la imagen, del aeropuerto de Chicago REUTERS Europa seguirá dando datos de los pasajeros a EE. UU. y los exigirá pronto a Washington La lucha contra el terrorismo permanece como criterio prioritario de la agenda transatlántica b El primero de los muchos asuntos pendientes entre Europa y Estados Unidos ha sido superado por los pelos después de una difícil negociación bilateral ENRIQUE SERBETO. CORRESPONSAL LUXEMBURGO. Después de un largo proceso de negociaciones secretas, Estados Unidos y la Unión Europea se han puesto de acuerdo para firmar la semana que viene un convenio provisional sobre la transferencia de los datos de los pasajeros que viajan a aquel país. El acuerdo recoge las líneas generales del que había sido anulado por el Tribunal Europeo de Justicia y cuya vigencia se terminó el pasado 30 de septiembre, y ha puesto fin a este periodo de inseguridad jurídica para las compañías aéreas. El acuerdo les fue presentado ayer informalmente a los ministros de Justicia de los 25 que celebraban un consejo de ministros en Luxemburgo, pero no será aprobado oficialmente hasta la próxima reunión prevista para la semana que viene. Las dos partes han acordado, sin embargo, que entrará en vigor en el mismo momento de su firma, sin esperar a los procedimientos de ratificación que algunos países (como España) deben realizar obligatoriamente. Las negociaciones entre el Departamento norteamericano de Seguridad Interior y la Comisión Europea se han llevado a cabo bajo un gran secretísimo y no se ha informado de los detalles hasta que en la madrugada de ayer se anunció formalmente que había acuerdo después de un maratón de nueve horas de videoconferencia. El vicepresidente de la Comisión y encargado de Justicia e Interior, Franco Frattini, dijo que el acuerdo garantiza la continuidad de la lucha contra el terrorismo y preserva al mismo tiempo el marco europeo de protección de la intimidad personal Por su parte, el secretario de Seguridad Inte- Para los negociadores europeos, se ha pasado del sistema de coger al de pedir lo que es políticamente favorable rior, Michael Certoff, envió a Bruselas un comunicado expresando su satisfacción porque este acuerdo promueve nuestro objetivo común de luchar contra el terrorismo, respetando al mismo tiempo nuestro compromiso en el respeto de los derechos fundamentales, específicamente la privacidad Según la versión europea, el nuevo sistema pactado representa un avance para el criterio garantista, puesto que hasta ahora el departamento de Seguridad Interior tenía acceso discrecional a los bancos de datos de las compañías aéreas situados en territorio europeo y de hecho puede penetrar en ellos para acceder a la información que necesita, dentro de los 34 parámetros que constituyen la información de cada pasajero. En este nuevo acuerdo se especifica que en cuanto esté listo un nuevo sistema técnico, en el mejor de los casos a finales de este año, serán las compañías las que entreguen los datos a las autoridades norteamericanas. Según la terminología de los negociaciones europeos, se ha pasado de un sistema de coger a pedir lo que a efectos jurídicos puede tener consecuencias políticas favorables. Aunque el Parlamento Europeo no tiene nada que decir en este caso (puesto que la sentencia del Tribunal de Justicia establecía precisamente que el a cuerdo debía tramitarse al margen del camino que necesita la bendición de la Eurocámara) la agenda transatlántica está últimamente muy cargada con asuntos como los vuelos de la CIA, los datos de las transferencias enviados por la compañía Swift o la exigencia de visados para los nuevos países miembros, como para añadir susceptibilidades en este caso. Datos para el FBI y la CIA A cambio, Estados Unidos ha logrado que la información no sea solamente para la Agencia de Control de Fronteras, sino que será compartida por cualquier otro organismo federal dedicado a la lucha contra el terrorismo, incluido el FBI y la CIA. La reciente legislación norteamericana ha dispuesto la obligatoriedad de que las informaciones relevantes en materia antiterrorista no pueden seguir estando en compartimentos estancos. En el texto del acuerdo se hace constar que al ceder la información se confía en que el Departamento de Seguridad Interior asegurará el nivel adecuado de protección.