Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 10 2006 Nacional 23 Bush conversó con Don Felipe en el Despacho Oval antes del comienzo del tradicional homenaje del presidente a la comunidad hispana EFE El presidente de EE. UU. tuvo dos gestos de deferencia ayer con el Heredero de la Corona: primero le recibió por sorpresa en el Despacho Oval, donde conversaron unos minutos, y después, sentó a Don Felipe a su derecha durante la ceremonia de la Herencia Hispana El Príncipe, invitado especial de Bush en la Casa Blanca TEXTO: ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS, ENVIADA ESPECIAL WASHINGTON. Su Alteza Real el Príncipe de Asturias acudió ayer como invitado especial del presidente de Estados Unidos, George Bush, a la tradicional ceremonia que con motivo del mes de la Herencia Hispana organiza cada año la Casa Blanca. Además, Bush tuvo varios gestos de deferencia con el Heredero de la Corona, a quien recibió- -sin que estuviera previsto- -en el Despacho Oval, donde ambos estuvieron conversando unos minutos. Después, le sentó a su derecha durante el acto y, en su discurso, destacó que era un honor contar con la presencia de un amigo de la familia También agradeció el noble gesto por parte de un gran país de participar en el homenaje de ayer. Nos sentimos orgullosos de que esté aquí afirmó. El Príncipe, que desde que llegó el pasado martes a Washington ha repetido en numerosas ocasiones que se siente orgulloso de ser hispano también fue recibido por un sonriente Bush que le estrechó la mano y dio muestras de la mayor cordialidad. De hecho, la Familia Real española siempre ha mantenido una relación de afecto con la familia Bush, tanto con el padre como con el hijo, lo que sirvió para encauzar las relaciones entre España y Estados Unidos en momentos complicados. Tras el breve encuentro entre Bush y el Príncipe, empezó la ceremonia hispana en un salón del ala Oeste de la Casa Blanca, donde aguardaban unas 320 personas que recibieron al presidente de Estados Unidos con un sonoro aplauso y con vivas. En el lugar más destacado de la primera fila- -a la derecha del que después del discurso ocupó Bush- -estaba sentado el Príncipe. En ese momento, el presidente norteamericano pronunció unas palabras de bienvenida, con algunas frases en español y el resto en inglés, en las que hizo referencia a la importante aportación de la comunidad hispana a Estados Unidos. Bush subrayó en varias ocasiones la presencia de Don Felipe, lo que fue acogido con aplausos por los asistentes. La broma del presidente El presidente estadounidense no pudo dejar de hacer una de sus bromas, cuando comentó: Por favor, transmita nuestros saludos a Su Majestad y a su madre. Por mi parte, haré lo mismo en su nombre con mi padre y su majestad mi madre frase que provocó las risas de los presentes. Después, Bush cedió a la palabra a la cantante de Miami Ana Cristina, artista elegida este año para cerrar el acto, quien cantó dos boleros, Contigo en la distancia y Bésame mucho entre otras canciones. A la recepción asistieron líderes hispanos del mundo político, educativo, cultural y empresarial, así como embajadores de países iberoamericanos, en- Bush dijo a Don Felipe que era un honor contar con la presencia de un amigo de la familia tre ellos el español Carlos Westendorp. También acudieron empresarios españoles, como José Ignacio Sánchez Galán, de Iberdrola; Rafael Montes, de FCC; Alfonso Líbano, de Cobega- CocaCola; Isaac Andiac, de Mango, y Enrique Bañuelos, de Astroc. Quienes no pudieron asistir al acto fueron algunos periodistas españoles correctamente acreditados que, después de esperar durante más de hora y media bajo la intensa lluvia a las puertas de la Casa Blanca, se tuvieron que quedar en la calle por una mala organización. Se da la circunstancia de que la recepción de Bush a los hispanos tuvo lugar en plena polémica por la construcción de un muro en la frontera con México que impida la entrada ilegal de inmigrantes. Esta misma semana el presidente ha aprobado una partida de 1.200 millones de dólares para construir el muro. Con esta cita en la Casa Blanca terminó ayer la visita oficial de tres días que el Príncipe ha realizado a Washington con el fin de estrechar las relaciones con la pujante comunidad hispana. Han sido tres días en los que Don Felipe se ha identificado plenamente con los hispanos, hablando parte en español y parte en inglés- -como hacen ellos- -y en los que no ha cesado de transmitirles todo el apoyo y admiración del pueblo español. Nosotros somos los hispanos de Europa afirmó. Antes de acudir a la Casa Blanca, el Príncipe de Asturias visitó ayer el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) donde fue recibido por su presidente, Luis Alberto Moreno, antes de asistir a la apertura de la II Convención de Líderes Hispanos.