Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 10 2006 Nacional 19 11- M LA DISPUTA JUDICIAL La juez de Plaza de Castilla negó a la fiscal el acceso a las declaraciones del caso bórico tomadas por Garzón Aseguró además no tener constancia de la imputación de los peritos b El Ministerio Público solicitó a la juez la suspensión de las declaracines de los policías ante la incompatibilidad de ser testigos e imputados por los mismos hechos N. VILLANUEVA P. MUÑOZ MADRID. La titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid, Gema Gallego, se negó ayer a acceder a la petición de la Fiscalía de suspender la toma de declaración de dos de los tres peritos a los que había citado como testigos en el supuesto delito de falsedad en el caso bórico y que ya estaban previamente imputados por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por ese mismo cargo, aunque formalmente en otra causa diferente. El Ministerio Público había solicitado a la juez que aplazara la práctica de esta diligencia hasta que la fiscal pudiera estudiar las copias de las declaraciones de los policías, que el jueves por la noche había enviado Garzón a su juzgado. Además, consideraba que la ambigua situación procesal de los peritos- -testigos e imputados por un delito de falsedad en dos causas distintas que además se refieren a un mismo borrador e informe- -aconsejaba ese aplazamiento o, en su defecto, que se les interrogara en calidad de imputados. Imputados y a la vez testigos en una misma causa MADRID. Las fuentes consultadas por ABC coinciden en que el destino de las diligencias sobre la presunta falsedad documental que envió Garzón al Decanato de los Juzgados de Plaza de Castilla debe ser el Juzgado de Instrucción número 35, es decir, el que tiene como titular a la juez Gema Gallego. La acumulación de todas las causas en un solo Juzgado de Instrucción parece lógica, pues ya hay un antecedente de reparto, en virtud del cual sería el primer juzgado que empezó a investigar (el de Gema Gallego, en Plaza de Castilla) el que asumiría nuevos hechos relativos a la misma causa, que consiste en la presunta falsedad de un documento o, en su caso, de un borrador, cuyos autores figuran como imputados en unas diligencias (de las que se ha inhibido Garzón) y como testigos en otras (las que instruye Gema Gallego) O lo falsificado es del documento o es el borrador dicen las mismas fuentes, que añaden que es imposible que lo sean ambas cosas Por este motivo, la situación procesal de los peritos resulta paradójica, pues, por un lado (el que afecta a su condición de testigos) están obligados a decir la verdad, y por otro (como imputados) tienen derecho a no declarar en su contra. En este sentido, las fuentes advierten lo peligroso que puede resultar para los policías (desde el punto de vista procesal) el tener abiertos dos procedimientos por los mismos hechos con diferentes situaciones. Además, explican que, una vez acumuladas ambas causas, la juez tiene plena libertad para modificar la condición de estos funcionarios si en el transcurso de su investigación lo considera procedente. a las peticiones del Ministerio Público. Estas mismas fuentes subrayan que resulta llamativo que la juez negara tener conocimiento de esas imputaciones de Baltasar Garzón cuando ella se ha dirigido hasta en dos ocasiones al magistrado de la Audiencia Nacional para reclamarle las diligencias que estaba instruyendo por la presunta falsedad documental y en las que ya estaban imputados los funcionarios policiales a los que ella ayer tomó declaración como testigos. Más garantías procesales De esta forma, argumentó la fiscal, los funcionarios tendrían mayores garantías procesales, ya que un testigo está obligado a decir la verdad y sin embargo un imputado tiene derecho a guardar silencio y a no incriminarse. Además, en esta situación procesal declararían asistidos por su abogado. Sin embargo, la titular del Juzgado de Instrucción 35 y candidata al Consejo General del Poder Judicial por la conservadora APM desestimó las dos peticiones de la fiscal, en el segundo caso incluso con el argumento de que no tenía constancia de que los tres funcionarios policiales estuvieran imputados por Garzón por falsedad documental, según las fuentes de la máxima solvencia consultadas por ABC. En esta situación se produjo la primera de las declaraciones de los dos peritos citados ayer como testigos, en concreto la de Manuel Escribano. Después de contestar durante dos horas a las preguntas de la juez, que se ciñó estrictamente a los detalles de la elaboración material de los documentos sin profundizar en momento alguno en su contenido que vincula el 11- M con ETA a través del ácido bórico, la fiscal del caso volvió a insistir en sus peticiones. Fue momentos antes de que comenzara a declarar la segunda perito citada, Isabel López Cidad, cuando la La perito Isabel López Cidad, tras prestar declaración como testigo fiscal esgrimió una copia del auto de imputación de los policías dictado por Garzón. Gema Gallego no cambió su postura y alegó que ese documento no estaba testimoniado Por tanto, prosiguió con los interrogatorios. Las fuentes consultadas mostraron su extrañeza ante la actitud de la titular del Juzgado de Instrucción número 35 de Madrid y sobre todo por los argumentos que esgrimió para no acceder JAIME GARCÍA La representante del Ministerio Público llegó a mostrar a Gema Gallego una copia del auto de imputación de Garzón, pero la juez argumentó que no estaba testimoniada La misma petición Todo indica que el próximo lunes, cuando está citado como testigo el tercer perito, Pedro Manrique, el Ministerio Público volverá a realizar a la juez la misma petición que ayer; es decir, que este funcionario declare como imputado para que goce de mayores garantías procesales.