Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 7 10 2006 11 Los militares que vigilan Las Raíces en Tenerife no permiten el regreso de los inmigrantes fugados Satisfacción en el entorno del general Mena por la imputación del coronel que le criticó en una carta El PSE se opone a condenar la kale borroka El portavoz socialista en la Cámara vasca, José Antonio Pastor, consideró ayer que la iniciativa del PP para que todos los grupos condenen la kale borroka es una percha para cargar, una vez más, contra el proceso de paz que lidera el Gobierno y que sigue su curso Pastor acusó al PP de pretender dramatizar hasta extremos grotescos los actos de violencia que hoy, por desgracia, todavía salpican la geografía vasca cuando no se debe minusvalorar que llevamos tres años y medio sin ningún muerto El lendakari, Juan José Ibarretxe, se unió al PSE y también acusó al PP de hacer un deporte nacional de su intento de hacer fracasar el proceso de paz En el mismo Pleno, PNV, EA e IU reclamaron al Gobierno el acercamiento de los presos de ETA como contribución al proceso de paz Además, pidieron la tranferencia de prisiones. PSE y PP rechazaron la solicitud. El portavoz del PP en la Cámara vasca Carlos Urquijo pasa delante de Ibarretxe y Balza durante el Pleno de ayer TELEPRESS PNV y PSE buscan consenso para moderar la autodeterminación en la mesa de partidos Estudian un mutuo blindaje ante las pretensiones extremas de Batasuna b Los preparativos para la consti- tución de la mesa de partidos se intensifican, pero nacionalistas y socialistas quieren llegar a ella con un acuerdo de mínimos CHARO ZARZALEJOS MADRID BILBAO. PNV y PSE han intensificado sus contactos al más alto nivel con el fin de consensuar políticas de cara a la mesa de partidos. Ni Patxi López ni Josu Jon Imaz quieren llegar a ese escenario sin aportarse un mínimo y mutuo blindaje ante las pretensiones de otras formaciones nacionalistas, como EA, Batasuna y Aralar, que, abiertamente, van a plantear en el debate el derecho de autodeterminación y la territorialidad. Ambas cuestiones son, en definitiva, los asuntos nucleares del proceso abierto entre el presi- dente del Gobierno y ETA y las mismas suscitan serias y profundas diferencias, sobre todo con los socialistas. El PNV ha participado en los contactos bilaterales celebrados antes del verano, pero hasta ahora se había mantenido en una posición de escaso protagonismo. Así, Imaz ha hecho saber su posición- -coincidente con el PSE- -no sólo de que la mesa debe operar en ausencia de violencia, sino que incluso se debería establecer una separación temporal entre la decisión de ETA de dejar el terror y el inicio del debate político, para que se visualizara de manera clara que la banda no iba a ser garante del debate y sus conclusiones. Ahora, el protagonismo del PNV se ha intensificado, estableciendo relaciones con el PSE, muy deterioradas en los últimos tiempos. Se reconoce en ambas formaciones políticas que era necesario recuperar y generar la con- fianza perdida Y esa confianza se ha ido recuperando a base de numerosos contactos entre ambos partidos, que han estado protagonizados por sus más altos responsables. A lo largo de estas reuniones, PNV y PSE han hablado del método de trabajo, la constitución de la mesa y otros aspectos de funcionamiento, también hablados con EA y Batasuna, pero en conversaciones de menor alcance. Estos contactos PNV- PSE han dado más de sí hasta el punto de que han entrado en cuestiones de fondo del futuro debate político. Blindaje mutuo entre PSE y PNV Los contactos permanecen abiertos y ningún debate está aún concluido pero, según ha sabido ABC en medios de absoluta solvencia de ambas formaciones, se trata de llegar a la mesa con acuerdos mínimos en cuestiones de fondo, como la autodeterminación, pa- ra juntos y desde la transversabilidad encauzar el debate, por derroteros que no hagan imposible el acuerdo. Así, PNV y PSE se ofrecen mutuamente un cierto blindaje ante las pretensiones de los demás partidos nacionalistas, que de manera abierta van a plantear el derecho de autodeterminación y su ejercicio, así como los puntos contenidos en el preámbulo y titulo I del decaído plan Ibarretxe, al que el PNV no ha renunciado, pero sí asume que es necesario alcanzar un acuerdo entre nacionalistas y no nacionalistas, al menos en las cuestiones más esenciales. El PNV de Josu Jon Imaz, que mantiene posiciones mucho más moderadas que las de EA y Batasuna, sabe que en ese futuro debate los demás nacio (Pasa a la página siguiente)