Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión SÁBADO 7 10 2006 ABC AD LIBITUM DESDE MI BUHARDILLA LOS FANTASMAS DE AZNAR ODOS vivimos con nuestros propios fantasmas acurrucados en el interior. Es más, un hombre sin fantasmas, sin experiencia en fracasos y vapuleos, sería un inconsciente peligroso. El éxito enseña poco y aconseja mal mientras que la desventura, con tal de no volverse crónica, constituye una escuela en la que se fraguan los talentos y se aprende que el esfuerzo y la voluntad pueden tanto, o más, que el ingenio o la fortuna. José María Aznar, por razones biográficas y políticas, tiene bien instalado en sus adentros el fantasma del terrorismo. Convive con él y, del mismo modo que en sus días gubernamentales le sirvió como colaborador para luchar efiM. MARTÍN cazmente contra ETA, FERRAND ahora, en su nueva dimensión, en la que tiende a confundir lo público con lo privado, el fantasma se le revela y confunde. Aznar ha dicho en Chile que los terroristas del 11- M tuvieron éxito en su propósito de intervenir en el proceso electoral porque la oposición de aquel momento- -el PSOE- -culpó al Gobierno de los atentados, en lugar de culpar a los terroristas. Son dos fantasmas toreando al alimón, el del terrorismo y el del fracaso político que supuso el dispositivo testamentario pergeñado por el ex presidente. Es temerario atribuirle a los asesinos del 11- M una intención electoral. Las casualidades existen y treinta meses después del hecho luctuoso no tenemos un solo indicio de que aquellos terroristas tuvieran ninguna voluntad añadida a la asesina; matar españoles no es lo mismo que hacerlos volar por los aires. También parece injusto criminalizar la actitud del PSOE en aquellos momentos. Los socialistas no estuvieron finos ni caballerosos, se apresuraron a sacar tajada de una circunstancia especialmente dolorosa, pero sin llegar a invertir el orden de los valores fundamentales. Lo apuntado por Aznar en Chile y que aquí se señala, es, si se quiere, materia para una polémica inacabable. Tan larga como estéril. De hecho, llevamos dos años y medio de gobierno socialista en los que los monopolistas de la oposición, impulsados por el fantasma aznarí, no hablan de otra cosa y, ensimismados en el dolor de su fracaso electoral y obsesionados por el fenómeno terrorista, no dan pie con bola, pasan por alto lo que merecería ser pormenorizado y abundan en los detalles morbosos antes y mejor que en los principios y cuestiones que inquietan a sus votantes. El 11- M fue un día muy negro para la Historia. No debe ser olvidado, pero utilizarlo como cimiento para una construcción política es poco inteligente y tremendamente negativo. El terrorismo etarra hizo que Aznar saltara por los aires y el islámico creó un ambiente poco favorable para que el PP pudiera seguir guardando las llaves de La Moncloa, pero todo ello forma parte del pasado. El presente requiere imaginación y dosificación de la desmemoria. Hay que mandar sobre los fantasmas. MADE IN CHINA T I bién- -supe luego- -por la fiebre, pero ya muy feliz MAGÍNENSE ustedes una mujer desesperada. y hasta ofendida. Quizás nos reprochara un año de Tan vacía, que ansiara un dolor en su vientre. soledad. Un año vivido peligrosamente. Un año sin Una mujer que se hubiera ya puesto en cuatro un amor que la tapara. Ni el osito, ni el payaso de manos, abierto en seis promesas, pinchado en cien trapo, ni ninguno de los muchos objetos que le ofreagujas, gastado en un infierno de quincenas, naufracimos, consiguieron distraerla de su mudo, sereno, gado en mil cólicos de sangre. ¡Desconfíen, amigos, lacerante escrutinio. de las ciencias impuras! Y que un buen día, desde ¡Cómo explicarles cómo nos miraba! O cóesa tierra yerma que habitaba, seca como mo gorjeaba cuando le dimos el primer bibeuna huerta sin goteo, vio crecer una flor que rón. Cómo sonreía cuando le cambiamos el era de nadie. Imagínense ustedes a esa flor pañal y separamos, con un cuidado casi quiesperando ser, como Cui- Ping- Sing, todo lo rúrgico, su piel, tan fresca, de toda aquella claro, y el cisne, mucho más que la ceniza. ropa moribunda. O cómo disfrutaba cuando Hubo que atravesar frías montañas, pero esa la sumergimos en un baño de agua tibia por el flor ya tiene quien la cuide. Se llama Laura, que navegaban tres solemnes patitos. No tares mi hija, y acaba de cumplir cuatro años. LAURA damos en descifrar su lenguaje monosilábiLes contaré que nació en China, como las CAMPMANY co: el ta de su entusiasmo y el na de su naranjas, y que nos la entregaron en una notadisgusto. O cómo se reconcilió con el mundo cuando ría de Kunming. El Vitorio y yo habíamos salido a la acostamos en una cuna irrepetible, única como fumar al balcón y, de regreso a la oficina, nos la su valiente latido, indestructible como su fuerza adencontramos tendida en el sofá, la última de siete, mirable, risueña y celestial como su cara. esperando su turno en el reparto. Tan menuda y pleMi hija, allá en su China de origen, dormía como gable, a sus once meses, que cabía holgadamente en un junco y se despertaba como un tigre, emitiendo la mochila. Por eso, y porque entonces aún atendía un rugido de hambre. El berrido ultrasónico lo por Pei Ling, que según nos explicaron significa alllamábamos. Después hubo ese vuelo interminable, go así como niña de Jade empezamos a llamarla los purés, los jarabes, los chupetes, análisis, pediaPiolín. Tenía el peso de un pájaro. Llevaba puesto tras, vitaminas, visitas, más juguetes, noches blanun pijama muy viejo, casi rosa, casi azul y casi nacas, nerviosismos al borde del infarto... Nada que da. Y debajo, unos leotardos rotos. Y, a pesar del ustedes, claro, desconozcan. Pero a quien piense calor, unos patucos medio deshechos y una gruesa que adoptar un hijo es un modo distinto de ser pachaqueta. Lo que se dice el fondo de su armario. dres, no le voy a decir que se equivoca. Es mucho Cuando nos la apretamos contra el pecho, aquella más que todo lo soñado: un parto donde empujas niña destinada a ser nuestra, pero todavía muy sucon el alma. Yo, que tanto temí cegar mis genes, o ya, se limitó a mirarnos fijamente, como esculpienalzar un simulacro de familia, o darme un asidero do en sus pupilas una larga pregunta, y a explorar vulnerable, o robarle una fresa al paraíso, o caerme con sus dedos nuestros trémulos labios. Creo que le del nido de las águilas, sólo lamento haber tardado atraían nuestros dientes, o quizás nuestras voces tanto en librarme de miedos y soberbias, y en dejar- -impostadas para darle una aguda, musical bienveque la vida me trajese un ángel made in China de nida- o quizás nuestras derretidas, claudicantes regalo. sonrisas. Estaba muy cansada por el viaje, y tam-