Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 Espectáculos VIERNES 6 10 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Kevin Costner asegura que el western actual refleja la realidad, no tiene la moralina de los de antaño El actor visitó Madrid junto a Ashton Kutcher para promocionar la película The guardian JOSÉ EDUARDO ARENAS MADRID. Una de dos, o la fotografía digital es capaz de hacer que Baby Mocosete y Chucky parezcan gemelos, o es que Kevin Costner, a sus 51 años, tiene en la cara más frunces que los calcetines de Cantinflas. Al menos es lo que pensará aquél que se tope con un cartel de The guardian donde parece seguir los pasos- -físicos- -de Ernest Borgnine, que tampoco sería un pecado dada su impresionante carrera, si no fuera porque, mejilla con mejilla, aparece el lozano marido de Demi Moore: Ashton Kutcher, cada vez más encumbrado vía televisión. Curiosamente, y para beneficio de todos, Kevin no está como en la cinta- -los suspiros y piropos del personal lo atestiguaban- ya que sigue lo mismo que hace dos años en el Festival de San Sebastián. Lástima que entre las estrellas y los periodistas hubiera un tan elegante como drástico cordón marcando territorios (sólo hubo una rueda de prensa, nada de entrevistas y, por parte de Kutcher, tampoco preguntas de asuntos privados Por lo tanto, no pudimos disfrutar directamente de la simpatía y buen talante del maduro galán. A ese lado de la cinta se encontraban Kevin, Kutcher y el director de la película, Andrew Davis, que eclipsó con su verborrea el fulgor de los astros (estaba sentado en el centro, claro) Estos tienen en común el superar el metro noventa centímetros de estatura y el participar en la lista de éxitos de taquilla en EE. UU. -el otoñal, con este filme: y el joven, además, con otra cinta de dibujos animados: Open season Ashton Kutcher y Kevin Costner, ayer, en Madrid, durante la presentación de The guardian que llevo a petición de mi mujer. Dice que estoy mejor así añade con cara del bueno al que persiguen los productores, para papeles variados. A veces la cosa es tan sencilla que parece que lo hacen porque soy alto, aunque preferiría pensar que es por mi talento. Ahora deseo volver a dirigir un western. Me gusta su música y los horizontes en los que se mueve. Las productoras dicen que no se venden bien en Europa Él, para poder estar en todos los sitios, espera, como actor, la salida al mercado de Mr. Brooks en donde comparte honores con Demi Moore y William Hurt: Ahí soy un hombre malo, un Jekyll y Hyde de hoy Y hace hincapié en el western añadiendo de rondón que la historia de mi país no me avergüenza (sic) El western es parte de nuestra cultura y el actual refleja la realidad, no tiene la moralina de los de antaño The guardian (se estrena el próximo día 11) resalta la valentía de estos hombres y mujeres de élite que poseen la fuerza física y mental suficiente como para tirarse en caída libre desde un helicóptero y sumergirse en mares con el único fin de rescatar a los que están a punto de perecer Según los datos que aporta el director Davis, la Guardia Costera de Estados Unidos salva todos los años a unas cinco mil personas y dos mil quinientos millones de dólares en propiedades. Durante la devastadora temporada de huracanes que vivió EE. UU en 2005 rescataron o evacuaron a 33.520 ÁNGEL DE ANTONIO Rescatadores de élite De igual manera, les une el orgullo de haber intervenido en una película en la que se ensalzan los valores humanos de una serie de hombres que salvan las vidas de mucha gente que se encuentran en circunstancias extremas: el fabuloso grupo de nadadores de rescate de la Guardia Costera de EE. UU. Así marcaba el tono de la visita un Costner con gorra, barba y bigote, personas en los estados del Golfo arrasados por el Katrina añade Costner, al que remata Kutcher: Fueron los primeros que acudieron a los lugares donde estaba la catástrofe y de manera no oficial, por propia voluntad Los tres saben que el filme no aporta nada que no se haya tocado en la pantalla desde otros puntos de vista, por eso hablaron de solidaridad y positividad en las historias, del deseo del público por ver películas de buenos y malos, porque se abusa los finales felices acierta Costner. Los dos actores se prepararon a fondo: Teníamos la cámara en la cara y no era bueno utilizar dobles asienten ambos. El director dijo que no utilizaron las olas del Katrina: No quisimos ser oportunistas matizó.