Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 6 10 2006 Sociedad 57 Cermi pide la exención para las rentas inferiores a 1.500 euros El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) pedirá que queden exentos del copago las personas dependientes cuyos ingresos no superen los 1.500 euros mensuales, según afirmó ayer su presidente, Mario García. En su opinión, éste es uno de los flecos de la norma, pero no el único. La atención a la discapacidad intelectual y mental, sobre la que exigen una mención explícita en el texto, la accesibilidad y las ayudas técnicas son otros temas pendientes. Asimismo, desde Cermi consideran que se requieren más análisis para valorar el nivel de dependencia de personas con discapacidades psíquicas o daños cerebrales sobrevenidos. Sin embargo, García destacó los avances introducidos en la tramitación, como la inclusión de los niños menores de tres años en el sistema de dependencia. El ministro de Asuntos Sociales, Jesús Caldera, conversa con una joven discapacitada a su llegada al Congreso EFE El Congreso de los Diputados da luz verde a la ley de dependencia con la oposición de los grupos nacionalistas La rechazaron por considerar que invade competencias autonómicas b A falta del trámite en el Senado, la norma establece un nuevo derecho subjetivo y universal para atender las necesidades de las personas dependientes M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. Para los españoles ha nacido un nuevo derecho subjetivo: cuando una persona, por circunstancias de la vida o por la edad, no pueda valerse por sí misma y precise ayuda para realizar alguna de las actividades básicas de su vida diaria- -como comer, levantarse de la cama, cuidar su aseo o caminar- las administraciones públicas se encargarán de atender esas necesidades a través de una red de servicios y prestaciones, igual para todo el país, que se denominará Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD) Esa es la esencia que recoge la ley de dependencia, una de las más trascendetales iniciativas sociales que se han llevado a cabo en esta legislatura y que ha contado, no sin un gran esfuerzo, con un amplio consenso entre los grupos parlamentarios. Esta vez, y a pesar de que cada fuerza política sigue manteniendo aspectos críticos y sus propios matices, PP, PSOE, IU, ERC y el Grupo Mixto han conseguido acordar un texto que da- rá esperanza a 1,2 millones de personas dependientes y a sus familias, los grandes protagonistas ayer en el Pleno del Congreso de los Diputados que dio el visto bueno a la Ley de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia. La connotación más negativa es que esta norma, a pesar de su gran calado, no logró el respaldo de los grupos nacionalistas. CiU, PNV, Eusko Alkartasuna y Nafarro- Bai consideran que hay una cuestión que no puede ganar su voto: creen que la ley de la dependencia invade las competencias que en servicios sociales tienen las comunidades. Todos los partidos que sustentan el acuerdo han tenido que ceder en su terreno. Incluso el propio ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, que presentó la ley ante el hemiciclo, reconocía ayer que es fruto del esfuerzo de todos y que durante el trámite parlamentario se han introducido mejoras al texto inicialmente propuesto por el Go- bierno. El PP criticó que se hubiera eliminado el término nacional y se abstuvo de votar algunos artículos que reflejan esta supresión, pero apoyó el resto del texto. También IU, que defendían un sistema financiado por el Estado y por cotizaciones a la Seguridad Social, votó a favor. E incluso el PSOE dio la bienvenida del PP al consenso A falta de su trámite en el Senado, estas son las medidas más importantes que recoge la ley de la dependencia: Prestaciones: Cuando el usuario no pueda acceder a este servicio de la red pública o concertada, recibirá una prestación económica para que lo adquiera en el sector privado. Excepcionalmente, la persona dependiente podrá ser cuidada por un familiar, que tendrá una compensación económica y estará dado de alta en la Seguridad Social. Los cuidadores recibirán formación y disfrutarán de periodos de descanso. Además habrá una prestación para contratar un asistente personal durante un número de horas en las situaciones de gran dependencia. Grados de dependencia: Se considera dependencia moderada la que tienen aquellas personas que necesitan ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día. Severa, si precisan ayuda dos o tres veces al día. Y gran dependencia cuando han perdido la autonomía y es indispensable un cuidador de forma continua. Financiación: Comunidades y Administración General del Estado sufragarán al 50 el coste de los servicios. Se fijará una cantidad anual en los Presupuestos Generales. Para 2007 se han previsto 400 millones de euros, cantidad que también deberán aportar las autonomías. Los usuarios colaborarán según su capacidad económica. Ningún ciudadano quedará fuera del sistema por no disponer de recursos. Principios: El acceso a los servicios y prestaciones será igual en todo el país y tendrá carácter universal. Para ello colaborarán los servicios sociales y sanitarios, públicos y privados, y participará el tercer sector. Siempre que sea posible los usuarios disfrutarán de los servicios en el entorno en que desarrollen su vida. Serán atendidos de forma preferente los grandes dependientes. Caldera destacó que la norma es fruto del esfuerzo de todos y admitió las mejoras introducidas Beneficiarios: Todos los españoles que se encuentren en situación de dependencia en alguno de los grados que establece la ley. Se ha incluido también a los menores de tres años. Servicios: Teleasistencia, ayuda a domicilio, centros de día y noche, y residencias para mayores y personas dependientes, según la discapacidad. Consejo Territorial: Estará integrado por representantes de diferentes ministerios y de comunidades, estas tendrán mayoría. Se encargará de fijar la cuantía de las prestaciones económicas, el baremo para saber quién es o no dependiente y en qué grado y el porcentaje que pagará el usuario.