Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional VIERNES 6 10 2006 ABC FRONTERAS SEGURAS E n contra de su criterio, el presidente Bush se ha visto forzado a aprobar por ley el proyecto de levantar una gigantesca muralla, de unos 1.200 kilómetros, a lo largo de la frontera de su país con México. No es el primer intento de poner barreras físicas al tránsito de personas. Israel lo está haciendo con su muro para impedir el ataque de los terroristas palestinos y España instaló las verjas alrededor de Ceuta y Melilla para intentar dificultar el asalto de los inmigrantes que pretenden entrar en nuestro país ilegalmente. Bush hubiera preferido aprobar una amnistía general para los 12 millones o más de ilegaRAFAEL L. les que están ya en su BARDAJÍ país y luego construir el muro, pero los congresistas y senadores republicanos han preferido el camino opuesto. Primero asegurar las fronteras, después lidiar con lo residentes ilegales. No han hecho sino continuar con la filosofía de Ronald Reagan, que permea a todo el Partido Republicano en mayor o menor medida: Un país que no controla sus fronteras, en realidad ha dejado de ser un país No es casualidad, en ningún caso, que este proyecto recién aprobado, haya sido impulsado por los congresistas de los Estados fronterizos con México, quienes sufren en primera persona las consecuencias negativas del paso de emigrantes ilegales por su suelo y que ya forzó al gobernador de nuevo México a declarar el estado de emergencia hace un año y al de Arizona hace pocos meses. Aproximadamente un millón de personas entran ilegalmente en los Estados Unidos cada año, en términos relativos un 0,3 por ciento sobre el total de la población, más o menos como lo que sucede aquí, en España. Pero es una cifra que por su tendencia a incrementarse, ha dado la voz de alarma en Norteamérica. Hay que entender que en los últimas cuatro décadas, Estados Unidos ha recibido más emigrantes que en sus 350 primeros años de Historia. Es más, que la diversidad racial y cultural ha llevado a que el grueso de la emigración actual sea radicalmente distinta a la procedente de Europa. En Estados Unidos no quieren amnistiar a los ilegales porque eso supondría legalizar el engaño a la Ley. Nosotros ya no podemos seguir ese camino, puesto que el Gobierno ha elegido la senda de la regularización continuada. Pero deberíamos estar atentos al debate sobre cómo preservar la cohesión, integridad e identidad nacional que se está produciendo en América. Aunque la ola emigratoria todavía nos llega de Iberoamérica, el tsunami nos va a venir desde África. Y yo creo que no nos debe dejar impasibles la posibilidad, casi certeza, de que en unos años un número importante de magistrados en nuestro Tribunal Supremo sean musulmanes. La Sharía es ya, desgraciadamente, una cuestión de número. El presidente de Brasil durante una reunión con gobernadores afines, el pasado miércoles en Brasilia Lula llama a gobernadores y ministros para una campaña puerta a puerta Alckmin declara que está más a la izquierda que el presidente b El Gobierno liberó el dinero bloqueado en los presupuestos y comenzó a invertirlo en los estados cuyos votos necesita para ganar los comicios VERÓNICA GOYZUETA CORRESPONSAL SAO PAULO. Después de admitir que su partido se dio un tiro en el pie que le llevó a la segunda vuelta- -al ser descubierto comprando un dossier contra la oposición- Lula convocó una reunión con gobernadores aliados y otra con sus ministros, que finalmente saldrán a la calle en busca de votos. Al mismo tiempo su Gobierno liberó una cifra equivalente a 546.000 euros que habían sido recortados del presupuesto antes de la primera vuelta para gastar en los Estados donde necesita votos, principalmente en Sao Paulo y Minas Gerais. Vamos a la calle Vamos a la calle, prepárense arengó Lula en su reunión con ocho gobernadores, tres oficialistas y cinco aliados, que se eligieron en la primera vuelta. A partir de hoy haremos una campaña muy fuerte que va a cubrir todo Brasil. La campaña no se acabó para ustedes. Si pensaban salir de vacaciones, olvídenlo dijo Lula. En otra reunión en Brasilia, el presidente asignó labores electorales a su Gabinete. Tres ministros del Estado de Minas Gerais (Comunica- ciones, Desarrollo Social y Turismo) deberán interrumpir sus vacaciones para hacer campaña en esa región, donde el adversario de Lula, Geraldo Alckmin tiene el apoyo del gobernador Aécio Neves, reelecto con el 78 por ciento de los votos. Los ministros más cercanos de Lula, Tarso Genro de Relaciones Institucionales y Dilma Rousseff de la Casa Civil, salieron de la reunión atacando a la oposición. Rousseff declaró que harán campaña en su tiempo libre o de vacaciones. En el marco de esta ofensiva electoral, el ministro de Planificación Paulo Bernardo, pasó el día tratando de explicar a una escéptica prensa por qué el dinero bloqueado del presupuesto antes de la primera vuelta se liberaba ahora e invertía en unas regiones que son clave para la reelección de Lula. Según Bernardo, el dinero no se liberó antes porque los estudios técnicos no estaban listos, versión que no convenció a nadie. Pero las sorpresas electorales no terminan con Lula. El conservador Geraldo Alckmin dijo en entrevista con A Folha de São Paulo, que está más a la izquierda que el presidente. Lula está a mi derecha porque no aprecia la democracia. El Gobierno de Lula tiene un perfil autoritario dijo el candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Alckmin acusó a Lula de haber tenido un discurso de izquierdas durante 25 años y ser de derechas en economía. Todos los Gobiernos necesitan tener política monetaria, fiscal y cambiaria. La diferencia entre nosotros es la dosis. Ellos fueron ultraconservadores en este sentido dijo el socialdemócrata, que busca ganar con su discurso a los desengañados de la izquierda Heloísa Helena y Cristovam Buarque. Más errores Alckmin también se disparó en el pie al conseguir el apoyo de la gobernadora de Río de Janeiro, Rosinha Matheus y de su marido, el ex candidato presidencial Anthony Garotinho. Las fotos con ambos políticos, blanco de decenas de acusaciones de corrupción, creó malestar entre los aliados al PSDB, como el alcalde de Río, César Maia y la candidata al Gobierno, la juez Denise Frossard, que un día antes apoyaba a Alckmin y un día después declaró que anulará su voto a la presidencia. La alianza con los Garotinho puede haberle quitado a Alckmin su principal arma, la defensa de la ética, justamente el flanco que venía debilitando a Lula. Más curtido en la política, Lula aprovechó este desliz para levantar esa bandera y promete llevarla al esperado y candente primer debate televisivo, que se realizará la noche del domingo. La foto del dirigente conservador con un ex candidato acusado de corrupto le hace perder apoyos