Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 VIERNES 6 10 2006 ABC Internacional El Congreso de EE. UU. abre una investigación para aclarar el escándalo sexual de Foley La comisión envía cuatro docenas de citaciones que involucran a miembros de la Cámara Baja b La habilitación de un número gratuito para que los becarios aporten testimonios abre la puerta a la aparición de un sinfín de víctimas sin ayuda institucional MERCEDES GALLEGO. CORRESPONSAL NUEVA YORK. A un mes de que se celebren las elecciones legislativas, el Comité Ético de la Cámara de Representantes anunció ayer la apertura de una amplia investigación para depurar responsabilidades sobre la falta de acción que permitió al Congresista republicano de Florida Mark Foley molestar con acercamientos sexuales a jóvenes becarios del Capitolio durante años. Hemos aprobado unánimemente enviar casi cuatro docenas de citaciones para documentación y testimonios anunció el presidente del Comité Ético Doc Hasting, que junto con el demócrata Howard Bremen presidirá la investigación. Muchos de los individuos con los que planeamos hablar son miembros de la Cámara, por lo que esperamos sinceramente que la mayoría de las citaciones que hemos autorizado se demuestren innecesarias, ya que creemos que estos individuos comparten nuestro deseo de obtener respuestas rápidas y honestas a las preguntas que se hacen tantos estadounidenses Su compromiso es que la investigación llevará semanas, no meses y que irá a donde nos lleven las pruebas Lo que se pregunta la opinión pública es cuántos conocían la conducta impropia del congresista que dimitió el viernes y por qué no hicieron nada para investigar el alcance e impedir que siguiera ocurriendo. Desde que la cadena de televisión ABC destapara el escándalo la semana pasada, al menos cuatro altos funcionarios del Congreso han declarado haber informado al portavoz de la Cámara Dennis Hastert o miembros de su gabinete para que interviniese. Las últimas declaraciones sitúan estas conversaciones hasta tres años atrás, mucho antes de que se produjera el caso del adolescente de Louisiana que ha sacado el caso a la luz pública, y que se sitúa en noviembre del año pasado. Bush con Mark Foley en una imagen de agosto de 2004, cuando el huracán Charlie azotó la península de Florida Hastert insistió ayer en conferencia de prensa en que no ha hecho nada malo y aunque está de acuerdo en que como líder, cada vez que alguien se convierte en detrimento para el partido, tiene que haber un cambio no cree que ése sea su caso. Según él, ni siquiera supo exactamente el contenido de los e- mails impropios que desataron el escándalo, a los que denominó Katrina hasta el viernes pasado, dado que los padres del chico no le permitieron leerlos. En su propia operación de control de daños, el congresista de Illinois anunció ayer un número gratuito en el que los becarios pueden reportar cualquier información sobre el caso, lo que abre la puerta a una oleada de víctimas que ya están apareciendo sin ayuda institucional. Es el caso de Taylor Vivyan, un joven de 26 años que trabajó como becario para este programa del Congreso en 1997, cuando tenía 17. Si bien el joven no tuvo ningún contacto mientras desarrolló su puesto, acusa al congresista de haberle contactado tan pronto terminó su trabajo e intercambiar con él largas conversaciones vía mensajes instantáneos que casi inmediatamente tomaron un carisma sexual Vivyan se llevó de carabina a otro REUTERS Hablando de sexo con un congresista... Era surrealista ABC Tyson Vivyan, tiene 26 años, pero sólo contaba 17 cuando Mark Foley comenzó a enviarle mensajes de contenido sexual un par de meses antes de que expiraran sus nueve meses como paje del congreso. Vivyan cuenta en que durante su período en el Congreso sólo recibió algunas felicitaciones de Foley. Pero unos meses antes de marcharme empecé a recibir mensajes instantáneos de un tal MAF 54 que sabía mi nombre, me conocía físicamente y me preguntaba cuestiones personales y le interesaban mis orientaciones y preferencias sexuales. Supuse que esa persona pertenecía al Congreso y empecé a buscar iniciales en una guía y cuando vi Mark Foley, nacido en 1954, supe quién era. Era surrealista. Estaba hablando con un congresista, personalmente y sobre cuestiones sexuales compañero el día que fue invitado a visitar al congresista, pero sólo logró convertirlo también en víctima del acoso. Foley inició con él la correspondencia cibernética en la que disfrutaba de hablar de sexo frecuentemente contó Josh Abrams. Hacía referencias explícitas, hablaba sobre anatomía, la suya y la de otra gente, y me preguntó si me atraía físicamente o si creía que alguna vez estaría interesado en él Otro becario Ayer, un diario de Oklahoma anunciaba también que otro becario cuyo nombre aún no se conoce ha contratado al prestigioso abogado Steven Jones, que se hiciera famoso durante el juicio por el atentado al edificio del FBI en el que murieron 168 personas. El congresista que ha dimitido se encuentra, según su abogado, en una clínica para rehabilitación de alcohólicos desde la que ha confesado, siempre a través de su letrado, haber sido víctima de abusos sexuales durante su adolescencia por parte de un sacerdote. Todo ello da alas de veracidad a viejos rumores que su compañera de partido Deborah Pryce pedía el jueves que se investigaran. Peticiones de dimisión Muchos demócratas han pedido la dimisión del portavoz republicano de la Cámara, pero aunque el partido en el poder parece compartir su indignación, nadie quiere otorgar una victoria política a la oposición en un momento tan delicado de la campaña electoral. El escándalo ya ha adelantado a los demócratas en las encuestas.