Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión VIERNES 6 10 2006 ABC CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Mañana en Horarios Se está diciendo mucho en estos últimos tiempos (y así se ha expresado el presidente de la Comisión para la Racionalización de los Horarios) que nuestras extravagantes costumbres tienen su origen en la situación de la posguerra y en el pluriempleo, y que hasta los años treinta nuestros horarios eran similares a los de Europa. Si continuamos por el camino de la revisión imaginativa de la historia, pronto terminaremos por colgarle a Lequerica la venta de la Península de Florida. Basta con leer algo de literatura de costumbres del siglo pasado para ver que mientras los obreros y los campesinos almorzaban a mediodía, las clases pudientes y acomodadas tendían a hacerlo mucho más tarde. Las marquesas de Benavente almuerzan a las dos y media, los empleados que dejan las oficinas a las dos van a comer a su casa a esa hora. Y hasta el presidente Azaña, en sus Memorias Políticas, dice que sale del despacho a las dos y cuarto y se va a comer. Que esto era así antes de la posguerra lo confirma una nota del general Primo de Rivera a los delegados gubernativos en 1.924: En España se come mucho y se trabaja poco. Un 10 por ciento actuando en menos sobre lo primero y en más sobre la segundo bastaría para nivelar la economía nacional. El plan de la vida en España de las clases media y pudiente es disparatado. La comida o almuerzo, que no se sabe bien lo que es, ni cómo llamarlo, de dos y media a tres de la tarde; la comida o cena de las nueve y media a diez de la noche son un absurdo y un derroche y una esclavitud para la servidumbre doméstica, obligada a trabajar hasta casi las doce de la noche. Bastaría sólo una comida formal, familiar, a mantel, entre cinco y media a siete de la tarde, y después, los no trasnochadores, nada; los que lo sean un refrigerio y antes un pequeño almuerzo o desayuno de tenedor a las diez y media u once de la mañana, y los madrugadores podrían anticipar de siete y media a ocho una taza de café. Tal sistema es mucho mejor para la salud, y además de combatir la obesidad ahorraría luz, carbón y lavado de mantelería; dejaría libres unas horas de la mañana y otras de la primera noche, Comparar lo incomparable Cuando ETA deje definitivamente de matar todos lo celebraremos, pero de eso a que nos tomen por tontos media un abismo. Nada tiene que ver la situación de Irlanda del Norte con la del terrorismo vasco. En Irlanda hay criminales en ambos bandos, el IRA, republicano, y los lealistas, protestantes, y pueden sentarse en la mesa en un plano de igualdad, pues ambos son grupos delictivos. Esto no ocurre en España, en donde sólo hay una banda terrorista. Además, la disputa en Irlanda del Norte es por la integración, bien en la actual República irlandesa, bien en Gran Bretaña, como hasta hoy. En cambio aquí lo que se busca es la desintegración, la fractura de lo unido. Ciertamente allí existen diferencias reales, aquí son inventadas. El problema irlandés tiene un componente religioso, de rivalidad radical entre católicos y protestantes. Los partidarios de la segregación son republicanos, y los unionistas son monárquicos. En España esto no es algo que se cuestione, el nacionalismo vasco nace del caldo de cultivo carlista, como ideología monárquica de carácter absolutista y defensora de los fueros. La historia aquí nos une y allí les separa. La incorporación voluntaria a Castilla de los territorios vascos se produce para Guipúzcoa en el siglo XIII, Álava, en el XIV, y el Señorío de Vizcaya, en el XIV también, pero un poco más tarde. Sin embargo, Irlanda fue conquistada por los ingleses, siendo los perdedores desposeídos de sus tierras en beneficio de los protestantes. En Irlanda del Norte ha existido marginación de la población autóctona. Entre 1969 y 1972, 60.000 irlandeses fueron expulsados de sus casas, les fueron arrebatadas sus tierras, se les negó representación política y ocupan puestos de trabajo secundarios; por eso es razonable que se les escuche. Aquí, por el contrario, quienes deberían ser escuchadas son las víctimas de ETA, porque más de 200.000 han tenido que emigrar del País Vasco; sin embargo, el Gobierno se sienta con quienes los han expulsado. Irlanda del Norte carecía de autonomía, ni gobierno regional, ni parlamento propio, España es sin embargo una de las naciones más descentralizadas del mundo: la sanidad, la educación, la policía... Si Zapatero, para ser el presidente de la paz quiere sentar a nuestro Estado Derecho con una banda que presume de sus crímenes, allá él, pero que no ofenda más inteligencias, que no nos humille comparando lo incomparable. Jaime García Nogales. Sevilla Muñecas rotas En Mujer Hoy esta semana, la violencia de género en las adolescentes. El 40 por ciento de las afectadas por malos tratos tiene menos de 30 años. Muchas ni siquiera creen que eso pueda pasarles a ellas, pues las adolescentes idealizan a su pareja y no reconocen las señales de peligro. Por eso tardan en darse cuenta del maltrato. Suelen contar su problema a sus amigos antes que a su padres, porque a esa edad se reafirman a través de su grupo de iguales. Además, en portada, el mundo del maquillaje. permitiendo que los espectáculos se desarrollaran de nueve a doce de la noche, y sería cómodo para el trasnochador y para el madrugador, poniéndonos a compás y tono de Europa Deseo, por el bien de todos, que la Comisión tenga el éxito que no logró el Dictador. Joaquín Torrente García de la Mata San Sebastián Soluciones generales Como todo el mundo se habrá dado cuenta, en poco más de un año hemos pasado de soluciones habitacionales a soluciones generales. Que te sobra la mujer, la dejas median- te el divorcio express; que te sobra un hijo, abórtalo; si el que sobra es un anciano, eutanasia; si el problema son las bandas callejeras, las conviertes en asociaciones culturales; si lo que te incomoda son los inmigrantes, legalizas un millón y los repartes... Como verán, el Partido Socialista tiene soluciones para todo y para todos. Los socialistas, esos que en cuanto tocan cartera ministerial (caso del ministro de Industria, Juan Clos) se montan en un helicóptero y van a comer al restaurante más caro de España, para que se note el cargo. Esos que nos venden cosas que ellos ja- más consumen, esos que confunden legislar con enredar, pretenden solucionarnos la vida y, hasta ahora, lo único que han hecho es complicárnosla. Lo que no entiendo es cómo todavía queda algún socialista que piense que este Gobierno es socialista. Lo social es mejorar la vida de las personas; socialismo es abusar de lo social, y eso es lo que hace este Gobierno. Inventan casas algo más grandes que los aseos de las gasolineras de carretera, pero... no para ellos, ¡qué va! ellos se compran pisos de 400 metros- -a ser posible en zonas residenciales- y con los ahorrillos que dan los gastos de representación- -que yo llamaría de comedia- -se compran una finquita a las afueras de su pueblo para cuando dejen el ministerio. Lo social, señores socialistas, no tiene nada que ver con lo progre. La eutanasia, el divorcio, el aborto, los matrimonios del mismo sexo- -que han sido hasta ahora sus grandes logros- -no potencian lo social; destruyen a la sociedad y, lo que es peor, destrozan sus cimientos. Fernando Lista Madrid El Gobierno es como un sudoku Los Presupuestos contienen una bomba de relojería: la nueva distribución de la inversión pública una vez aprobado por el Congreso de la Nación el Estatuto catalán, que establecía normativamente la obligación de inyectar a Cataluña un dinero equivalente a su peso en el PIB. Todos los gobiernos anteriores, el del PSOE de González, el del PP de Aznar, hicieron concesiones económicas a los nacionalistas porque necesitaban su apoyo parlamentario. Se establecían negociaciones, cuyo resultado era completamente impredecible, pero había, tácitamente, un límite imposible de rebasar, un cierto sentido común. Lo que ha hecho el Estatuto graciosamente concedido por Zapatero a Cataluña es institucionalizar la discriminación flagrante entre Cataluña y el resto. Y así se explica que Solbes diga que los Presupuestos se pueden convertir en un sudoku si se generaliza el ejemplo catalán. Se ha quedado corto. Todo el Gobierno de España es como un sudoku. Miguel Martínez García Sevilla