Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 10 2006 Cultura 65 No quiero menospreciar la profesión periodística, el problema es que deben llenar muchas páginas Ridley Scott y yo compartimos el sentido del humor, la profesionalidad y los valores estéticos Gladiator cuando sólo tenían 21 páginas del guión, Un buen año cuando tenían 48 y American Gangster con 65. Vamos progresando bromeó. Pese al buen rollito de un rodaje que transcurrió entre copas, viñedos y sonrisas, no podría dejar de salir a relucir la fama de pendenciero del intérprete. Me han convertido en un producto de consumo aclaró. Tengo fama de chico malo porque siempre he hablado con claridad, sin pelos en la lengua. Quizá por eso no sea muy popular en algunos ambientes. Me gusta la honestidad, la misma que aplico cuando interpreto un papel Russell Crowe dejó claro el amor por la tierra en la que creció durante su breve estancia en España ÁNGEL DE ANTONIO Mala prensa Crowe también justificó su carácter temperamental por las invenciones de parte de la Prensa. En los últimos tres días me han situado haciendo surf en Australia y peleándome en un restaurante japonés de Nueva York, donde me quemé una mano sobre una plancha mientras me peleaba con los palillos. En otra revista me han sacado fotos jugando con mi hijo James, cuando no tengo ningún hijo James. En realidad, esos días estaba en Irlanda inaugurando una estatua de Richard Harris. No quiero menospreciar su profesión, el problema es que tienen que llenar muchas páginas y llega un momento en el que lo que se publica no tiene nada que ver conmigo Otra de las cosas que no le gustan del mundillo del espectáculo es la competitividad, que en el mundo del cine es muy elevada, algo que no debería ser así, porque se supone que se trata de una expresión artística, aunque uno se ve envuelto poco a poco porque se mueve mucho dinero Russell Crowe: Me han convertido en un chico malo porque soy honesto y no tengo pelos en la lengua El actor presenta en España Un buen año película dirigida por Ridley Scott b El protagonista y el realizador de Gladiator ruedan ya American Gangster en la que el australiano es un detective que persigue a Denzel Washington FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Con vaqueros y una sudadera negra, pero recién peinado y lavado y con su mejor carita de bueno, Russell Crowe presentó en Madrid Un buen año donde vuelve a trabajar con el director Ridley Scott después del éxito de Gladiator El cambio de registro es radical. El cine de romanos deja paso a esta comedia romántica, que se estrenará en España el próximo 3 de noviembre, en la que Crowe da vida a un tiburón de las finanzas británico, con acento y todo, cuya vida y corazón dan un vuelco cuando viaja a la Provenza para vender la mansión que ha heredado de su tío. Su mejor baza es que Bajo el sol de la Toscana protagonizada por Diane Lane hace tres años, no es un título demasiado conocido, porque las similitudes son evidentes, pese al cambio de sexo y el traslado de Italia a Francia. En cualquier caso, en Un buen año salta a la vista la buena relación entre Scott y Crowe, que ya están enfrasca- dos en un nuevo proyecto conjunto, American Gangster una turbia historia de drogas en el Harlem de los años 70 en la que el australiano da vida a un detective que persigue al narcotraficante Denzel Washington. Compartimos el sentido del humor, la profesionalidad y los valores estéticos afirmó Russell Crowe en referencia a su afinidad con el cineasta, con quien haría encantado una película al año El actor añadió que rodar en Francia, a ocho minutos de una casa que tiene allí Ridley Scott y en un paisaje idílico, al que podía dirigirse en bicicleta, cada día por un camino distinto para conocer mejor la zona fue una experiencia maravillosa Es esencial poder confiar en el director agregó, lo que lo llevó a aceptar el proyecto antes de leer ni una línea del guión De hecho, explicó que empezó a rodar Buscando a Pedro Almodóvar desesperadamente (en una Vespa) El personaje que encarna Russell Crowe en Un buen año lo tiene todo en la superficie puntualiza. Dispone de un buen trabajo y de dinero, pero hace un viaje en el tiempo, al lugar donde pasó su infancia, y descubre que hay otras cosas en la vida. Ve que, pese a su éxito, se ha empequeñecido El actor nacido en Nueva Zelanda pero criado en Australia asegura que siempre intenta elegir historias que me lleguen, no depende del género En su opinión, es tan difícil hacer cine de acción como rodar la escena en la que me caigo a una piscina llena de mierda de vaca; lo peor es que Ridley se lo pasaba tan bien que me obligó a repetirla varias veces En su paso fugaz por España- -este año no podrá visitar el Museo del Prado ni recorrer las calles del centro en una Vespa- no faltaron los piropos de rigor a España, el rioja y Almodóvar. Según dijo el protagonista de Una mente maravillosa el manchego le apodó el toro salvaje Quizá tenía razón, quizá no, pero si quiere trabajar conmigo sería maravilloso