Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Sociedad JUEVES 5 10 2006 ABC Comunicación LA CAJA ÁNGEL RIESGO H Rupert Murdoch, presidente de News Corp AP La populista cadena de noticias Fox News, de Rupert Murdoch, cumple una década de emisiones en Estados Unidos basadas en un formato de polémica continua, sensacionalismo, mini- tertulias encadenadas, defensa ciega de la Administración Bush y muy poco periodismo Diez años de agitación PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El 6 de octubre de 1996, en plena campaña para la reelección de Bill Clinton, la cadena Fox News empezó sus emisiones en Estados Unidos con el declarado objetivo de ofrecer una visión imparcial y equilibrada de la actualidad. Diez años después, el proyecto televisivo de Rupert Murdoch ha logrado convertirse en una ruidosa pero inevitable referencia en el universo mediático del gigante americano con una fórmula populista de polémicas continuas, con mucha opinión y poco periodismo, que estos días parece haber tocado techo con un primer retroceso en sus ratings a pesar de su incuestionable impacto en la hiper- competitiva industria de la información televisiva. Mucho más inclinados a la excitación que al análisis, y caracterizados por una defensa ciega de la Administración Bush que a veces puede resultar hasta cómica, los responsables de Fox News se han empeñado durante estos diez años sobre todo por evitar la indiferencia hacia un producto presentado con efectos sonoros, colores chillones, y continuas alertas informativas para informar de sucesos triviales o la últimas declaraciones de la Casa Blanca. Generando a lo largo de ese proceso tanto seguidores fieles como críticos viscerales. como Keith Olbermann en MSNBC, Lou Dobbs en CNN y Nancy Grace en CNN Headline News. Influencia que se aprecia hasta en el nuevo telediario estrella de la CBS que reserva a diario un espacio para la opinión. Con todo, el envidiable y polarizante crecimiento acumulado por Fox News parece haber terminado. Durante los ocho primeros meses de este año, su audiencia ha retrocedido un 5 por ciento en comparación con el 2005. Retroceso que llegaría a un trece por ciento en la franja de prime- time Durante ese mismo periodo la CNN ha subido un 5 por ciento, quizá en reflejo de su mayor calidad periodística a la hora de cubrir eventos como Katrina o la guerra del Líbano. Estas cifras de audiencia limitada se producen en un momento delicado para Fox News ya que la cadena aspira a renegociar al alza los contratos para trasmitir sus contenidos a través de operadores de cable y satélite. Roger Ailes, el hombre fuerte del canal y antiguo estratega electoral del Partido Republicano, ha reconocido incluso que su plantilla necesita unos cuantos azotes y ponerse otra vez a competir con ferocidad para mantener su posición dominante. Reconociendo haber realizado unos cuantos despidos fulminantes para fomentar ese espíritu de estridencia competitiva. Tensiones internas Ailes, el orondo ejecutivo de 66 años famoso entre otras cosas por convocar reuniones de trabajo a las cinco de la mañana, recibió el año pasado de Rupert Murdoch la responsabilidad adicional de dirigir sus estaciones locales de televisión en Estados Unidos. Pero esta gestión, como ha recordado esta semana el Wall Street Journal, no ha sido tan imponente además de generar tensiones entre los directivos del conglomerado News Corporation, la empresa matriz de Fox News en cuyo consejo de administración se sienta José María Aznar. La polémica preponderancia de Roger Ailes, con un sueldo estimado para este año en cerca de dieciséis millones de dólares, se enmarca también en el contexto de los problemas familiares del imperio Murdoch y la visible espantada del hijo pequeño, Lachlan Murdoch, que supuestamente estaba llamado a suceder a su padre de 75 años al frente de uno de los mayores conglomerados de comunicación del mundo gracias en parte a productos como Fox News. El aniversario de la cadena de Murdoch viene acompañado por un retroceso de sus audiencias en EE. UU. Un estilo inconfundible marcado por efectos sonoros, colores chillones y continuas alertas informativas Efectos contagiosos En un fenómeno llamativo, la respuesta de los competidores de Fox News en Estados Unidos ha sido incluir dentro de sus rejillas programas informativos que rezuman opinión inquisidora ay una caja que nos va a cambiar la vida, a los publicitarios, a los medios y a los ciudadanos. En estos tiempos de siglas: TV, PDA, ADSL, PC, PSP, PVR, WIFI y muchos etcéteras, una caja va a ser el eje de la siguiente revolución mediática. Sí, lamento decirle querido lector que va volver a ocurrir, como pasó con aquel tocadiscos, con el vídeo Beta y luego el VHS, con los ordenadores que ya ha tenido, como está empezando a ocurrir con ese DVD que se compró sólo hace un par de años, incluso el descodificador de TDT que compró en Navidad. Nuevamente sus maquinas electrónicas actuales se van quedar anticuadas. La nueva caja va a sustituirlas o al menos complementarlas con ventaja. Realmente la tecnología actual ya está lista para que instalemos este nuevo centro de comunicaciones familiar, esa caja a la que llegará la señal de conexión a internet y con ella todas las demás señales; el teléfono, la radio, los vídeos que usted desee, los programas de televisión que quiera ver, su partido favorito y la música que prefiera escuchar, todo junto, ligado y en el momento que a usted le apetezca; vinculado con los diferentes aparatos de su casa mediante conexiones inalámbricas y todo ello en una sola factura mensual. Cuando la caja del entretenimiento global llegue a los hogares, todo será mucho más simple. Es el verdadero matrimonio de teléfono, ordenador y TV, la tan mencionada profecía de Negroponte hecha realidad. Piensen ahora las oportunidades que esta nueva tecnología brindará a los anunciantes, la era del mass media muere aquí, comenzando las grandes oportunidades de la publicidad personalizada, mandando los mensajes a los usuarios receptivos, a los interesados, esperando de ellos respuesta, acabando con el intrusismo de la publicidad y consiguiendo mensajes que son bien recibidos por el consumidor porque no le están ofreciendo mil artículos lejanos a sus intereses sino los que a él, en base a su comportamiento mediático, a su consumo personalizado de televisión, a su personalidad, más se le aproximan. Puede que algunos piensen que estas casas son casi Orwelianas y producto de la imaginación de unos pocos, pero se equivocan, si la tecnología se aplica con ética y con eficacia, estas Cajas estarán aquí muy pronto, facilitando nuestra vida y la publicidad estará en ella informando, persuadiendo y pagando una parte muy importante de la inversión necesaria para este gran cambio.