Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 10 2006 55 Seis pinchazos bastarán para olvidarse de la alergia al polen durante dos años Condenas para acabar con la impunidad Las seis personas que el proyecto Protect ha puesto en manos de la justicia y ha conseguido que sean condenadas pasarían desapercibidas en las calles de los países occidentales. Un militar norteamericano retirado, un neozelandés que ejercía como profesor de inglés, otro maestro de Estados Unidos... Y de edades tan dispares que cuesta establecer algún dato común entre ellos. Son hombres desde 26, 34 ó 49 años a 58, 62 ó 69. Y sus víctimas, niños que inician su etapa de adolescentes, con diez años; otros que ya están en ella y tambien jóvenes con un mundo por descubrir. Lo que está claro es que todos cumplen unas pautas de comportamiento. A escondidas, en apartamentos o habitaciones de hotel y pensiones abusan de los menores, de los más débiles, chantajeando, engañando, manipulando o aprovechando sus tristes circunstancias de pobreza, mendicidad... Y lo peor es que repiten. Casi todos además parecen querer recordar sus terribles delitos, ya que a muchos de ellos se les ha encontrado fotografías de niños en escenas pornográficas. Quizá, las condenas, entre 10 y 15 años de cárcel, les hagan recapacitar. Unos padres denuncian con un vídeo el acoso escolar a su hijo de once años Los hechos fueron grabados por los tres presuntos agresores colegio privado niega rotundamente el acoso sistemático, pero reconoce que ha existido un incidente puntual de burla y humillación M. ASENJO MADRID. Los padres de un niño de once años, M. S. denunciaron ayer el acoso y la presión que ha sufrido su hijo durante dos años por parte de tres compañeros de clase en el Colegio Suizo de Madrid y apoyaron sus palabras con un vídeo grabado por los presuntos agresores. El director del centro privado, René Pontenier, negó rotundamente que hubiera existido acoso sistemático y reconoció un incidente puntual en junio, aunque el niño no sufrió dolor físico, sino burla y humillación Los tres presuntos agresores siguen en el centro, pero han recibido un ultimátum advertencia previa a la expulsión. La familia del menor acosado ha sacado al niño y a su hermana del centro privado y los ha trasladado a un colegio concertado de la zona. Asegura que su hijo está en tratamiento psicológico y acusa al centro de haber intentado ocultar los hechos. Según los padres de M. S. todo comenzó cuando su hijo estudiaba 4 de Primaria en el mencionado centro. Cualquier motivo era bueno para burlarse de él: le robaban y rompían las cosas, le discriminaban, le insulb El director del taban y no le invitaban a los cumpleaños indicaron sus padres, a los que acompañaba el abogado de la familia, Fernando Gómez- Chaparro. Era demasiado responsable para su edad, decían los profesores. Prefería leer una revista en el recreo, en vez de hacer trastadas en el patio y sacaba sobresalientes en casi todos los exámenes señala el escrito entregado por los padres a la prensa. Hasta 21 golpes Sobre la grabación presentada, los padres de escolar explicaron que, durante el recreo del pasado 26 de junio, unos compañeros de su hijo grabaron con una cámara cómo le propinaban con la mano hasta 21 golpes en la cabeza, la nuca, las piernas y la espalda Ese mismo día, el padre del niño acosado fue al colegio y consiguió la cámara con la que se grabó la supuesta agresión. Tras este episodio, la dirección le denunció por robo Ante la acusación de no haber tomado medidas tras la agresión, el director respondió que una profesora lo vio, habló con los niños y con la tutora y le informaron de lo ocurrido. Sin embargo, añadió, a mediodía tenidos esperan juicio y se han conseguido cuatro condenas en Camboya y dos extradiciones y condenas en Estados Unidos. Los niños son acogidos en los hogares con que cuenta el programa. Algunos son huérfanos y otros no, pero todos habían acabado en la calle para ayudar al sustento familiar o asegurarse su propia supervivencia. Cualquier motivo era bueno para burlarse de él: le robaban y le rompían las cosas dice la madre del niño llegó furioso Fernando Sacristán, impidió que nadie saliera del centro, cruzando su motocicleta en la puerta, se dirigió a los niños agresores, cogió a uno del brazo y le quitó la cámara Sacristán presentó una denuncia que fue archivada por tratarse de menores. El padre del niño agredido dijo también que éste había sido obligado a firmar un documento en el que se exculpaba a los presuntos acosadores. Pontenier confirmó que había reunido a los cuatro chicos y habían firmado que se trató de una pelea. Pese a lo delicado de la situación, la Dirección del colegio y los padres de M. S. buscaron una solución al conflicto y el niño comenzó el curso en el mismo centro. Pero como el director no retiró la denuncia a los cuatro días lo sacaron del colegio. El director asegura que no retirará la denuncia por tres actos de violencia del padre: la entrada con violencia a mi despacho, la agresión física a un niño y el robo de la cámara Además, niega que el menor haya sufrido agresiones durante dos años pero reconoce que en octubre de 2005 los padres se reunieron con él porque decían que su hijo era extorsionado por un niño de su clase, del que fue alejado. Tras enconarse la situación, ha comenzado un cruce de denuncias. A la del director, se sumarán las de la familia contra el colegio y su director por difamación y calumnias Además han informado al Defensor del Menor. En moto tras los sospechosos La treintena de personas que colabora en Protect la mayoría camboyanos, dedica horas y horas a hacer seguimientos de sospechosos de pederastia. La motocicleta es el medio empleado para ir tras los taxis en los que suelen desplazarse los turistas, que también son motos. A veces incluso logran establecer contacto con ellos y obtener datos que les permiten afinar en la investigación. Una actividad detectivesca encaminada a hacerse con todas las pruebas posibles que permitan poner a esa persona en manos de la policía. Un pederasta no es malo cuando está en Camboya y bueno en su país. Cuando regrese de vacaciones, quizá abuse de un sobrino asegura Thierry, que lucha por mantener el equilibrio entre las emociones extremas que le proporciona su dedicación. Por eso, tiene muy claro que protegiendo a un niño de Camboya u otro lugar, protegemos a los de nuestros propios países. Secuencia del vídeo- denuncia presentado por los padres del niño agredido en un colegio privado de Madrid ABC