Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid JUEVES 5 10 2006 ABC Los madrileños han perdido 30.086 puntos del carné de conducir ABC MADRID. La delegada del Gobierno, Soledad Mestre, indicó ayer que en la comunidad madrileña se han retirado 30.086 puntos de carnés de conducir dentro de las 37.752 denuncias relacionadas con la seguridad vial, lo que suponen 5.885 más que el año anterior. La delegada del Gobierno facilitó estas cifras durante la presentación, ayer, del balance de la Operación Verano 2006 llevada a cabo en la región entre el 1 de julio y el 15 de septiembre. Otro de los datos que Mestre destacó es el relativo a los incendios forestales. La delegada se mostró medianamente satisfecha con los resultados arrojados por el dispositivo especial que ha logrado el total esclarecimiento de los incendios ocurridos este verano en la comunidad y que ocasionaron la quema de más de unas 500 hectáreas. Por su parte, el concejal de Seguridad, Pedro Calvo, también presentó el balance en la capital. Según sus cálculos, el descenso de los delitos fue de un 1,6 por ciento y el de las infracciones (delitos más faltas) del 0,1 por ciento. Los detenidos por la Policía Municipal fueron 441, un 111 por ciento más de actividad que el año anterior. Atropella a 8 personas tras colisionar contra un taxi y meterse en la acera Siete de los heridos fueron trasladados al Ramón y Cajal y a La Paz b El suceso ocurrió ayer a la altura del número 390 de la calle de Bravo Murillo, en dirección plaza de Castilla. La Policía Municipal investiga las causas del accidente M. I. SERRANO MADRID. El semáforo estaba en rojo para los conductores. De repente, un taxista y sus clientes, parados ante dicho semáforo, sintieron un fuerte golpe por la parte trasera del vehículo. Un Seat Ibiza azul oscuro acababa de arremeter contra ellos. Su conductor, un hombre de 67 años que viajaba solo, no pudo hacerse con su coche y, tras impactar contra el taxi, invadió la acera atropellando a ocho personas que, en ese momento, caminaban por el lugar. Ocurrió ayer, poco antes de las tres de la tarde, a la altura del número 380 de la calle de Bravo Murillo, en dirección a la plaza de Castilla y casi esquina a la calle de Capitán Haya, según indican fuentes del Samur- Protección Civil. En este suceso resultaron heridas, en total, nueve personas: los ocho atropellados por el turismo y el conductor del mismo. El taxista y sus clientes resultaron ilesos. De las ocho personas que el Seat Ibiza se llevó por delante, siete tuvieron que ser trasladadas a los hospitales Ramón y Cajal y La Paz. Según los servicios de emergencia de la capital, esos siete heridos presentaban diversas contusiones, fracturas de clavícula y cadera, así como rotura de brazos y piernas. Los otros dos heridos- -uno de ellos el conductor que provocó el accidente- fueron dados de alta por el personal médico y sanitario en el mismo lugar de los hechos. Lo que sí Uno de los heridos, en camilla, mientras es atendido por el Samur AYUNTAMIENTO Algunos testigos del suceso comentaban que el conductor del turismo venía muy deprisa hubo fueron ataques de ansiedad que atendieron psicólogos del Samur- Protección Civil trasladados hasta el lugar del accidente. Al parecer, el conductor de 67 años que provocó el suceso se mostraba relativamente tranquilo Se desconocen las causas exactas del accidente. La Policía Municipal, que se hizo cargo del caso y procedió a rea- lizar el atestado, trata de esclarecer los motivos del accidente. No se descarta ni el fallo mecánico ni el fallo humano debido a una distracción del conductor. Lo que sí comentaron algunos testigos del accidente es que el Ibiza venía muy deprisa Retirado por los bomberos Aunque las personas atropelladas fueron ocho, otras muchas que en esos momentos circulaban por la calle de Bravo Murillo, fueron testigos del accidente. Vieron cómo, de golpe y porrazo, el turismo chocó contra el taxi, efectuó un volantazo muy brusco y acabó en medio de la calzada, de donde tuvo que ser retirado por los bomberos del Ayuntamiento. La joven arrojada al Metro hace un año quiere trabajar con discapacitados ABC MADRID. Me gustaría trabajar en una asociación que ayude a gente con limitaciones parecidas a las mías o con niños asegura Míriam Alonso, la joven a la que ayer hizo un año fue arrojada al Metro por otro joven mientras esperaba en el andén para volver a su casa, en Fuenlabrada, y tras ser arrollada perdió su pierna izquierda a la altura de la ingle, informa Ep. Aquel 4 de octubre del 2005, Míriam había salido de su trabajo en una oficina cuando tuvo lugar el trágico suceso. No ha vuelto a trabajar, y la gestoría en la que tenía su empleo temporal no le ha renovado el contrato, entre otras cosas porque todavía no está recuperada y nadie sabe cuánto tiempo se dilatará su rehabilitación. La vida cotidiana de esta joven durante los últimos doce meses ha discurrido entre consultas médicas y rehabilitación. Míriam no ha recibido indemnización alguna ni de Metro ni del Gobierno regional. Sí le han concedido un piso del Ivima que está en trámite. Juzgan a un sacerdote acusado de abusar sexualmente de un menor Ep MADRID. La Audiencia de Provincial Madrid juzga a un sacerdote de 74 años acusado de abusar sexualmente de un menor en reiteradas ocasiones entre los años 1998 y 2001 aprovechando la relación de amistad que mantenía con la familia del niño, hechos por los que el fiscal pide 3 años de prisión para el inculpado. Rafael S. N. que ejercía como sacerdote auxiliar en la parroquia de Santo Domingo de Guzmán, se sentó ayer en el banquillo de los acusados como presunto autor de un delito continuado de abusos sexuales. En el caso de que sea condenado, se declarará la responsabilidad civil subsidiaria de la Iglesia Católica. El imputado negó rotundamente los hechos y explicó que se consideraba como un abuelo para el niño- -que entonces tenía entre 12 y 13 años- porque así se lo dijo la familia. Rafael S. N. indicó que siempre había alguien más en la vivienda mientras impartía las clases particulares al menor, aunque reconoció que alguna vez tuvieron que darlas en la Vicaría porque allí podían tener mejor acceso a los apuntes a través del ordenador. Mientras, el agredido, que en la actualidad tiene 20 años de edad, afirmó que el sacerdote se sobrepasó con él durante tres años, pero que al principio creyó que la situación era normal, hasta que recibió las primeras clases de educación sexual en el instituto. Durante su testimonio, el joven resaltó que ha necesitado atención psicológica hasta hace cinco meses para poder superar lo sucedido. La víctima también aseguró que los abusos por parte del sacerdote se producían dos o tres veces al mes en su casa o en la Vicaría.