Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional JUEVES 5 10 2006 ABC A VUELTAS CON AZNAR erminará por caerme bien. Se me había atravesado Aznar. No por el 11- M, que gestionó catastróficamente, sino por eso que Zapatero llamaba el talante Hay gente que lo tiene muy bueno. Suele ser un placer charlar con Mayor Oreja, Zaplana, Rubalcaba e incluso con López Aguilar, aunque te suelte una teórica Lo de Aznar ha sido siempre tremendo. Cuando todavía no era presidente, solía acercarse por un club de pádel contiguo a mi antiguo periódico y alguna vez, cuando les faltaba uno, me llamaban y hacíamos pareja, contra Pedrojota y Villalonga. Me parece una vulgaridad esa costumbre, ALFONSO muy asentada entre los ROJO periodistas, de dirigirse por su nombre de pila a los políticos. Estamos en lados distintos del mostrador y a uno le enseñaron de pequeño que a los camareros y a quienes mandan hay que tratarlos con cierto distanciamiento y bastante respeto. Dicho esto, uno tiende a imaginar que alguien con quien has estado en calzoncillos en un vestuario y has compartido pelotazos, tendrá la gentileza de saludarte. Nada de llamarte para hacer una confidencia, pararse un instante o estrecharte la mano. Un simple gesto. Pues nada. No mucho después de aquellos partidos infames, en una tienda de campaña donde las tropas españolas destinadas en Albania habían montado la guardería, me di de bruces con el presidente del Gobierno. No había resquicio al error. Yo era el único civil adulto del recinto. Pues ni levantó las cejas o me cruzó la mirada. Con el ego levemente dolido y dado que el personaje ha hecho gala de una prodigiosa memoria, pensé que era muy tímido o muy estirado. Probablemente no ha cambiado, pero eso no impide que le esté cogiendo estima. No porque haya aprendido inglés en tiempo récord, lo que tiene mérito dadas la edad y las circunstancias, sino por lo que sale por su boca últimamente. En el PP abundan quienes echan pestes y se cachondean de la Alianza de Civilizaciones de Zapatero, pero casi el único que se atreve a reivindicar la Reconquista y a recordar que si alguien tiene que pedir perdón por las atrocidades son los islamistas, es Aznar. Como se dice en la novela La lanza templaria ambientada en la IV Cruzada, quien no es capaz de defender su ciudad no merece conservarla Es de cajón que, al final, a los pacifistas tiene que defenderles alguien. Y eso es lo que sostiene Aznar. Por eso es reseñable que el otro día, en Perú, sin cortarse un pelo, criticara la fascinación de los progres -españoles y europeos- -ante lo que llamó islamofascismo Ya lo habíamos escrito aquí, pero tranquiliza comprobar que no estamos solos y que no todo el mundo ha perdido el sentido común en las alturas. DEBORAH A. McCARTHY Coordinadora Especial para Venezuela en el Departamento de Estado de EE. UU. T Hay preocupación por el respeto a la propiedad privada en Venezuela Con un discurso infrecuente en su Administración, cree que es más importante que los beneficios del sistema lleguen a los excluidos, como los indígenas que la ideología de los gobiernos en América Latina. Dice que es el gran desafío de los partidos en esos países TEXTO: MANUEL ERICE FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Conocedora de la realidad política latinoamericana, McCarthy afronta desde marzo, con mano diplomática, la compleja relación con Venezuela. Con cautela pero firme, combate la propaganda de Chávez animando a la oposición a fomentar una participación cívica activa -Señora McCarthy, a raíz del incidente con el canciller en el aeropuerto de Nueva York (retenido por la policía) el vicepresidente de Venezuela afirmaba a ABC que las relaciones entre ambos países ya no pueden empeorar más. ¿Comparte usted esa opinión? -Yo lo plantearía de otro modo. Nosotros hemos expresado al Gobierno de Venezuela que, como dos países que han mantenido relaciones desde hace tiempo, podríamos colaborar en muchos campos. En la lucha contra el tráfico de drogas, el terrorismo... Estamos dando pasos para implementar esas propuestas y mirando los datos concretos de lo que está haciendo el Gobierno de Venezuela, y notamos que en algunas áreas la cooperación puede mejorar. Pero en lo comercial somos el mercado más importante para Venezuela. -Habla de colaboración contra el tráfico de droga, y precisamente Venezuela rompió el acuerdo de colaboración con la DEA (Administración Antinarcóticos de EE. UU. acusándoles de espionaje... -En este terreno la cooperación con la DEA es sólo una parte. Tenemos otro programa para formación de la policía, bien es verdad que no muy activo. Aunque estamos esperando que el Gobierno de Venezuela firme un nuevo acuerdo... -Pero, en términos de eficacia, ¿cuándo se capturaba más droga y más traficantes, antes o ahora? -Deberíamos hacer mucho más. La información que tenemos es que con la droga que entra en Estados Unidos, ellos no están haciendo lo suficiente. Estamos preocupados porque el tráfico ha aumentado muchísimo. -Y en materia de terrorismo, ¿qué le parece que Venezuela no quiera entregar a un etarra escudándose en su legislación? -Al no tener todos los detalles sobre las formalidades, no me puedo pronunciar. Pero voy a añadir una cosa: nosotros tenemos una solicitud de extradición de una persona que está en nuestro país y que lo demanda Venezuela, como es Posada Carriles, y el tema sigue adelante con los trámites formales. En el caso de Colombia, tenemos excelentes relaciones y funciona bien. Depende de los acuerdos concretos entre gobiernos. A veces funciona bien, pero no siempre. -Venezuela afronta las presidenciales en diciembre. ¿Cree garantizada la limpieza del proceso? -Yo creo que la misión de la Unión Europea y, no sé si la OEA, espero que sí, tendrán algo que decir. En cuanto a las condiciones, hemos visto al nuevo candidato entrar en una exposición muy detallada del programa, los contenidos que ofrece, y ello va a tener una repercusión importante en los que están observando. El desafío va a ser cómo se va a definir la oposición, cuál va a ser su papel. En su momento, su renuncia al Par- La oposición en Venezuela necesita una participación cívica activa; es clave cómo se va a definir Caracas no hace lo suficiente frente a la droga que entra en Estados Unidos; ha subido muchísimo lamento se vio como un gesto que había que hacer. Ahora es importante una participación cívica activa. ¿Hay motivos para pensar que si gana Chávez, Venezuela será la nueva Cuba del continente? -Sería interesante hacer esa pregunta, no a los Estados Unidos, sino a los países del entorno, a los que eso les afecta directamente. -Estados Unidos tiene mucho que decir ante la expansión del nuevo fenómeno indigenista y de izquierdas en Latinoamérica. -Todos los países se comprometieron en 2001 a una forma democrática de gobernar, y es importante la fecha, después del 11- S. Lo importante es cómo se implementa. No hablamos de ideología o que sean gobiernos de izquierda o de derecha, sino de que los beneficios del sistema lleguen a los que hoy no lo reciben. -Pero, insisto, ¿hasta qué punto están preocupados de que se extiendan regímenes comunistas? -Hay preocupación por la capacidad de los países de prosperar. En el caso concreto de Venezuela, hay preocupación por la libertad de expresión de los medios. Hay también preocupación por el respeto a la propiedad privada y, en general, hacia los aspectos fundamentales de la libertad de los ciudadanos. -Hay quien hace la lectura de que EE. UU. ha perdido capacidad de influencia en la zona. -Tenemos que reconocer que en muchos países el sistema político no reportaba beneficios a toda la población y estamos viendo un desafío al sistema del pasado. Los grupos políticos tienen que definir cómo se va a integrar a aquellas personas que a menudo han sido excluidas, como los indígenas. Lo importante no es si son o no gobiernos de izquierdas. ¿Qué espera del postcastrismo en Cuba? -Esperamos que haya una apertura para que lo que va a haber en Venezuela pueda celebrarse en Cuba. ¿Mantendrá su Gobierno el veto a la transferencia de tecnología para vender aviones a Chávez? -Esas compras son preocupantes, especialmente cuando uno tiene al lado una lucha como la de las FARC en Colombia. Le hemos dicho al Gobierno español que hay que ver el tema globalmente. Para el hemisferio es algo que no podemos permitir. Por eso, sí, nos seguiremos oponiendo.