Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 10 2006 Internacional 35 que tal posibilidad es altamente probable si no se retoman las conversaciones a seis bandas. Según los analistas, la capacidad atómica de Corea del Norte es limitada, pero podría hacer estallar una bomba no mayor de cinco kilotones (entre tres y cuatro veces más débil que las de Hiroshima y Nagasaki) en una montaña a 15 kilómetros de la ciudad de Chiktong. Fuga radioactiva Aunque Pyongyang garantizó la seguridad del ensayo, sus vecinos temen que se produzca una fuga radioactiva o un grave accidente, puesto que la detonación provocará un movimiento sísmico que se sentiría en Corea del Sur y China. Corea del Norte es uno de los países más pobres y herméticos del planeta, pero ha desarrollado una potente industria militar. Según un informe del Instituto de Asuntos Exteriores y Seguridad Nacional de Corea del Sur, ha construido bases subterráneas de misiles en la franja oriental de su costa, por lo que dispondría de 250 cohetes apuntando a instalaciones militares de Japón, entre ellas algunas norteamericanas. El estudio surcoreano también revela que la venta de misiles y de tecnología militar se ha convertido en una de las principales fuentes de ingresos de Pyongyang, que podría obtener más de 117 millones de euros al año con tan oscuros negocios. A unos precios que oscilan entre los 1,5 millones de euros y los 3,1 millones, Corea del Norte podría haber vendido 500 cohetes Scud y otros 100 Rodong a países como Irán, Libia, Siria, Egipto, Yemen, Vietnam, Sudán o Pakistán. El más avanzado de sus misiles, el Taepodong 2, costaría 16,4 millones de euros, una auténtica fortuna para una nación que ayer mismo seguía recibiendo la ayuda humanitaria de su amenazado vecino del sur. Manifestantes contrarios a la carrera nuclear de Pyongyang queman símbolos de Corea del Norte en una calle de Seúl REUTERS Las diplomacias asiáticas intentan frenar el ensayo nuclear de Corea del Norte Los líderes de China, Japón y Corea del Sur analizarán el desafío de Pyongyang PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. Después de que Corea del Norte anunciara el martes su intención de llevar a cabo un ensayo nuclear, la alarma ha cundido en Asia, obligando a la diplomacia internacional a actuar contrarreloj para frenar tan peligrosa prueba. La amenaza atómica del régimen estalinista de Pyongyang marcará la visita que el nuevo primer ministro de Japón, Shinzo Abe, efectúe a China durante el fin de semana. A continua- ción, Abe se entrevistará con el presidente surcoreano, Roh Moo- hyun, quien también se desplazará a China el día 13. Todos estos contactos buscarán una respuesta al desafío nuclear del régimen dirigido por Kim Jong- il, quien pretende llamar la atención sobre el bloqueo de las conversaciones a seis bandas de Pekín. Hace un año, Corea del Norte renunció a las bombas atómicas que asegura poseer desde febrero de 2005, pero su insistencia en conti- nuar con su programa nuclear civil y las acusaciones de la Casa Blanca de blanqueo de dinero truncaron el acuerdo. Además, los contactos parecen totalmente muertos tras el lanzamiento el pasado 5 de julio de siete misiles por parte de Pyongyang, una acción que le valió una nueva condena en la ONU. Por eso, en Asia asusta que el régimen estalinista actúe a la desesperada y acabe detonando un artefacto nuclear. El ministro surcoreano para la Reunificación, Lee Jong- Seok, declaró ayer