Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 10 2006 29 Los militares turcos lanzan una seria advertencia al Gobierno por los avances del integrismo islámico Javier Solana avisa al Gobierno iraní de que el díalogo sobre la cuestión nuclear no puede durar siempre Cameron confirma el paso al centro de los tories con especial atención a la sanidad El congreso de los conservadores británicos avala un nuevo mensaje alejado del thacherismo de los conservadores trata de recuperar los planteamientos sociales de los que se había apropiado el Nuevo Laborismo dirigido por Tony Blair E. J. BLASCO LONDRES. El Partido Conservador británico oficializó ayer el paso al centro liderado por David Cameron con una ovación que venía a avalar las nuevas prioridades programáticas de los tories El congreso conservador, que se ha venido celebrando en Bournemouth bajo el lema Una nueva dirección ha demostrado que volvemos al espacio central aseguró Cameron en su discurso de clausura. Cameron situó como prioridad la sanidad pública e indicó que el Servicio Nacional de Salud (NHS en sus siglas en inglés) estará seguro en las manos de los conservadores. La apuesta por el NHS es una clara muestra de la decidida embestida de Cameron por robar a los laboristas el espacio central que han venido ocupando durante los últimos diez años. Empujados hacia la derecha, los tories se habían dedicado a reivindicar su supervivencia defendiendo aquellos aspectos más marginales que aún les diferenciaban del pragmatismo emprendido por Tony Blair. En otra situación, a los conservadores les podría bastar con remarcar sus singularidades, pero frente a un Nuevo Laborismo que ha hecho suyas muchas de las recetas habituales del liberalismo tory enarbolar el NHS supone un acto simbólico en la reconquista b El presidente del centro por parte de Cameron. Sobre todo cuando la sanidad pública, a pesar de las inversiones realizadas por el Gobierno, se halla inmersa en un caos de reformas. Responsabilidad social Mientras los últimos días el ala derecha del partido ha intentado resucitar como debate estelar la reducción de impuestos, Cameron impuso ayer su agenda de responsabilidad social Frente a esos thatcheristas que han comenzado a articularse y pueden aumentar su presión interna, Cameron quiso expresamente cortar con la aún larga sombra de la antigua primera ministra. Y si Thatcher dijo un día que la sociedad no existe, el nuevo líder busca presentar un programa social. Cuando tu familia depende del NHS todo el tiempo- -día tras día, noche tras noche- -sabes lo precioso que es dijo, en alusión a la permanente atención que necesita su hijo Iván de 4 años, que sufre parálisis cerebral. Por eso para mí, no se trata sólo de decir que el NHS está seguro en mis manos. Mi familia está a menudo en manos del NHS. Por eso quiero que estén seguros ahí declaró. Cameron se comprometió a seguir invirtiendo en la sanidad pública, ra- David Cameron junto con su esposa Samantha, ayer en Bournemouth zón por la cual justificó su negativa a realizar una irresponsable promesa de reducción de impuestos El tiempo dirá si los votantes creen su aseveración. No hay que olvidar que en el último programa realizado con intervención de Cameron, los conservadores defendían ir más allá en la privatización sanitaria emprendida por Blair, y proponían que el Estado pagara la mitad de los gastos de operaciones en clínicas privadas. REUTERS Nada de Europa El líder tory apenas habló de economía y nada de Europa, uno de los puntos que los conservadores venían convirtiendo en caballo de batalla desde el euroescepticismo. En cambio se extendió en cuestiones como la ecología, la familia y el matrimonio. Este último asunto evidenció la disponibilidad del partido a asumir las ideas de Cameron aunque no acabe de Su apoyo a las uniones homosexuales recibió un aplauso de aprobación, pero no de todos los delegados comulgar con ellas, pues en su apoyo a las uniones homosexuales recibió un aplauso de aprobación, pero sin que se sumaran todos los delegados. En otros apartados asomaron posturas más tradicionales, como la mano dura contra el crimen o el compromiso a anular la Ley de Derechos Humanos, que incorpora la normativa europea y que a juicio de los tories es ineficaz frente al terrorismo, y sustituirla por una Ley Británica de Derechos. Cameron defendió la presencia de tropas en Irak y Afganistán, y expresó el compromiso con una política exterior muy unida a EE. UU, pero sin ser esclava de Washington como la de Blair. Frente a quienes le acusan de ser un líder sin sustancia preocupado por la apariencia, Cameron indicó que todo lo que dijo es sustancia real de un programa, más que un mero plan de diez puntos, porque se trata de líneas profundas de largo recorrido.