Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 Nacional JUEVES 5 10 2006 ABC Se ofrecía a hacerles un numerito gay para que sus víctimas se dejaran atar y poder robarles Los incautos buscaban los contactos a través de emisiones porno de televisión los reclamos de contactos homosexuales y cuando ya tenía a sus víctimas indefensas, arramblaba con su dinero, teléfonos y tarjetas de crédito JOSÉ L. GARCÍA SEVILLA. En la soledad de la madrugada, mientras en la pantalla del televisor se suceden las escenas pornográficas, la ancha cenefa que cierra la pantalla emite constantemente mensajes que solicitan u ofrecen contactos sexuales de todo tipo. El nombre de Sevilla se repite una y otra vez entre quienes ofrecen y quienes requieren, hasta que se cierra el círculo y una llamada telefónica responde al requerimiento hecho. Al otro lado del auricular, la voz de un hombre responde la petición hecha por otro y, poco más tarde, ambos se encuentran en el lugar fijado: un domicilio en el que la televisión dejará de ser protagonista para convertirse en un cachivache más al que ninguno mirará. La escena, sin duda repetida mil veces al día, no hubiera dejado de ser un episodio privado si la Policía sevillana no hubiera puesto ahora al descubierto las andanzas de un ladrón que, aprovechándose de los mensajes de contactos aparecidos en una televisión local, acabó desvalijando a dos individuos que habían solicitado un encuentro homosexual. Ocurrió en los últimos días de junio, en dos barrios de clase media alta sevillana. Ambas víctimas distorsionaron el encuentro para hacerlo pasar a ojos de la Policía por sendos robos con allanamiento de morada. Pero eran tantos los cabos sueltos y las sombras de los dos casos, inconexos en el tiempo y en el espacio, pero demasiado coincidentes en el modus operandi que los investigadores pronto albergaron la sospecha de que las víctimas ocultaban más de lo que decían. Y a poco que se vieron presionados, ambos acabaron confesando que habían sido víctimas de un desconocido a quien solicitaron favores sexuales tras entrar en contacto con él a través de un teléfono, pues ambos se habían publicitado en los reclamos sexuales de una página porno de TV. En ambos casos, la fórmula del delincuente era la misma: llamaba al teléfono que aparecía en el reclamo televisivo y concertaba una cita con la víctima. Si ésta finalmente consentía en recibirlo en su domicilio, la primera parte del ardid estaba cumplida. b Respondía a Quedaba la segunda, que no era sino la consecución de un cargado ambiente de sensualidad en medio del cual el visitante se ofrecía a realizar un numerito especial que conllevaba la inmovilización de su víctima. Para ello, como si de elementos de juego sexual se tratara, mostraba unas bridas de plástico con las que rodeaba las manos y pies de sus víctimas, previamente desprovistas de ropa. A partir de ese momento comenzaban las agresiones, los insultos y los registros del domicilio en busca de dinero, teléfonos móviles y tarjetas de crédito, cuyo número de seguridad exigía con nuevas y violentas coacciones. Así, el delincuente, más tarde identificado como J. A. V. G. de 35 años, logró sustraerle a la primera de sus víctimas 1.825 euros en efectivo, un teléfono móvil y 390 euros más que extrajo de un cajero automático. Más parco fue el botín en el segundo caso, ya que sólo pudo apropiarse de un móvil y 20 euros, puesto que su víctima le engañó y le dio un número falso de su tarjeta de crédito. La investigación llevó a los funcionarios del Grupo de Robos hasta la localidad leridana de Les, donde el individuo trabajaba durante los meses de verano en el sector de la hostelería. EFE Detenido el marroquí que mató a su mujer El marroquí Rachid Bennis, de 41 años, que el domingo asesinó a su mujer, Noura Hichou, fue detenido ayer después de tres días en la barriada de Camp Redó de Palma de Mallorca. El individuo apuñaló hasta ocho veces a la víctima, que murió en el hospital, y escapó con uno de los cuatro hijos de la pareja, de nueve años. Ayer fue arrestado en un piso en el que había alquilado una habitación para esconderse. Un vecino le había reconocido y alertó a la Policía, que desplegó un dispositivo formado por 25 agentes. Prisiones traslada a Julián Muñoz a la cárcel de Jaén para rebajar la presión en la de Alhaurín P. M. MADRID. Instituciones Penitenciarias trasladó ayer al ex alcalde de Marbella Julián Muñoz desde la cárcel de Alhaurín de la Torre a la de Jaén. La presión en el centro penitenciario de Málaga, en el que varios internos han intentado fotografiar al recluso y comprar a los funcionarios para que lo hiciesen ellos, aconsejó a la Dirección General el cambio a una cárcel más pequeña. En los últimos días Muñoz ni siquiera podía salir prácticamente de su celda debido a la tensión generada en torno a él. El recluso llegó ayer a las ocho y media de la tarde al módulo de ingresos de la cárcel de Jaén e inmediatamente fue informado del funcionamiento del centro y sometido al preceptivo examen médico. Por el momento, permanecerá en esta zona de la prisión aunque lo más probable es que en pocos días sea trasladado a otro módulo, ya que todos los informes sobre su adaptación y evolución en la vida penitenciaria están realizados. El traslado del preso fue comunicado al titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Marbella, Miguel Ángel Torres, encargado de la investigación de la operación Malaya por si tenía previsto tomar declaración a Muñoz en los próximos días. El magistrado no puso objeción alguna al cambio de cárcel. Muñoz, con varias causas pendientes y una condena de un año por un delito urbanístico, ingresó el pasado mes de julio en la prisión de Alhaurín de la Torre por su implicación en la Malaya Desde el principio la vida en la cárcel se vio afectada ante la presión ejercida por la prensa del corazón sobre los detenidos en este caso.