Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 10 2006 Nacional 23 Trinidad Jiménez sólo dispondrá de presupuesto para el gasto corriente Los 1,3 millones de la nueva Secretaría de Estado dan para nóminas y material b La escasa dotación de la Secre- Zapatero pretende organizar una Cumbre de Oriente Próximo en 2007 L. A. MADRID. El Gobierno pretende organizar el próximo año una Conferencia sobre Oriente Próximo. Al menos, eso cabe deducir del proyecto de Presupuestos Generales del Estado. Tan voluntarioso propósito se refleja en el apartado del Presupuesto de Asuntos Exteriores en el que se habla de la acción diplomática española en el Mediterráneo. El Ministerio se propone llevar a cabo cumbres y reuniones de alto nivel, seminarios y encuentros de la sociedad civil, viajes y visitas de delegaciones y, como último gran proyecto, la celebración de una Cumbre sobre Oriente Próximo sin especificar nada más. Para las reuniones y seminarios Exteriores ha presupuestado 850.000 euros. El deseo de organizar una reedición de la Conferencia de Paz para Oriente Próximo celebrada en Madrid en el año 1991, durante el Gobierno de Felipe González, ha estado presente tanto en el Ejecutivo de José María Aznar como en el actual de José Luis Rodríguez Zapatero. El Gobierno ya intentó cobrar protagonismo en la región hace un año con la celebración del décimo aniversario de la Conferencia Euromediterránea de Barcelona, pero la ausencia de la inmensa mayoría de los líderes de los países árabes provocó el fracaso de la reunión, al menos en cuanto a las expectativas creadas. Por otra parte, si la presencia de tropas españolas en la misión de la ONU en el Líbano es un dato positivo, en contra de los deseos del Gobierno juegan otros datos: hasta la fecha, Zapatero, al contrario de lo que han hecho otros dirigentes europeos, no ha realizado desplazamiento alguno a los países de Oriente Próximo, y sus relaciones con los líderes de Estados Unidos y de Israel son manifiestamente mejorables. taría para Iberoamérica y su vacío funcional de facto contrastan con las proclamas del Gobierno de que Suramérica es una prioridad LUIS AYLLÓN MADRID. La recién constituida Secretaría de Estado para Iberoamérica, creada ad hoc para Trinidad Jiménez, dispondrá para 2007 de fondos por valor de 1,3 millones de euros, una cantidad que no admite comparación con la que tendrán las otras tres Secretarías de Estado de Asuntos Exteriores, según se desprende del proyecto de Presupuestos Generales del Estado enviado por el Gobierno al Parlamento. En concreto, frente a esa pequeña cantidad, que sirve prácticamente para cubrir los gastos de personal, la Secretaría de Estado de Asuntos Europeos, que dirige Alberto Navarro, dispondrá de casi 23 millones de euros; la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores, a cuyo frente está Bernardino León, contará con 224 millones, y la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional, que lleva Leire Pajín, tendrá algo más de 731 millones de euros. Dejando de lado las Secretarías de Estado de Asuntos Europeos- -con gastos prácticamente constantes a lo largo de los años- -y de Cooperación Internacional- -que por sus propias características necesita una dotación mayor- es llamativa la diferencia de fondos que se destinan a las actividades de la Secretaría de Estado para Iberoamérica y los que se emplearán en la de Asuntos Exteriores, que hasta ahora también llevaba los asuntos iberoamericanos. En concreto, el número dos de Exteriores, Bernardino León, contará con una cantidad casi 165 veces mayor que Trinidad Jiménez, diferencia que ró en el Congreso de los Diputados, respondiendo a una pregunta parlamentaria, que Iberoamérica es una prioridad de la política exterior española y que la nueva Secretaría de Estado va a dedicarse única y exclusivamente a defender y a promover los intereses de España en Latinoamérica y viceversa Además, añadió que el Ejecutivo dará a la Secretaría de Estado para Iberoamérica la capacidad y los instrumentos para llevar a cabo la política española en América. Lo cierto es que todos esos objetivos tendrá que lograrlos Trinidad Jiménez con menos de 1,4 millones de euros, cantidad de la que tendrá que destinar 1,1 millones a gastos de personal. El resto se le irán en la adquisición de material y en atenciones protocolarias y representativas. Casa de América Trinidad Jiménez ABC contrasta con las declaraciones de altos cargos del Ejecutivo en el sentido de que Iberomérica es una prioridad para este Gobierno. El propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, eligió la IV Conferencia de Embajadores españoles, celebrada hace un mes en Madrid, para anunciar públicamente la creación del nuevo órgano como una apuesta por el fortalecimiento de las relaciones con Iberoamérica. No obstante, cuando se conoció el nombre de la persona que ocuparía el puesto- -la entonces portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Trinidad Jiménez- -en medios políticos se pensó que la decisión de Zapatero obedeció más a una maniobra de carácter partidista. Posteriormente, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, asegu- Llama la atención también que, mientras organismos como la Casa Árabe, la Casa África o la Casa Sefarad dependen de la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores, la Casa de América no ha pasado a depender de Trinidad Jiménez, sino que se mantiene dentro de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional, de Leire Pajín. También la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, en la que hay un departamento que se ocupa de la presencia económica española en Iberoamérica, continuará dependiendo de Bernardino León. Incluso, la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores cuenta, por ejemplo, con prespuesto para conceder una ayuda de 200.000 euros a asociaciones juveniles y entidades de ámbito nacional prestadoras de servicios de juventud que pertenezcan a organizaciones internacionales con presencia en Iberoamérica para la realización de encuentros iberoamericanos en España