Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 10 2006 Nacional 11- M LA DISPUTA JUDICIAL 17 La Audiencia reitera que un juez ordinario debe investigar los informes del bórico Argumenta que no hay relación entre la supuesta falsedad y el terrorismo b La decisión del Tribunal no afec- Los tres frentes abiertos 1. El sobre de El mundo Dado que había concluido la instrucción del 11- M, Del Olmo remitió la documentación a la Sala de lo Penal, la que tiene ahora el sumario. Ésta lo desvió a los juzgados de Plaza de Castilla al tratarse de una presunta falsedad documental. La Fiscalía recurrió argumentando que Garzón era quien tenía que instruir esas diligencias, pues tiene abierta una causa contra El Haski por los atentados de Casablanca y unos días antes había empezado a investigar el informe del bórico tras recibir una denuncia de España y Libertad La Sala ratificó ayer la decisión de remitir los informes a Plaza de Castilla, pues no ve relación entre la supuesta falsedad y delitos de terrorismo, y arguye que el ácido bórico no modificará la situación procesal de El Haski. La presunta falsedad irá a reparto. 2. La investigación de Garzón. El juez abrió diligencias tras la denuncia de España y Libertad Cuando tomaba declaración a los tres peritos que redactaron el borrador del bórico surgió su imputación al encontrar Garzón indicios de que quienes podrían haber falsificado un documento eran ellos y no sus jefes. El auto de ayer no afecta a la investigación de este juez, que en cualquier caso piensa inhibirse a favor de Plaza de Castilla en lo relativo a la falsedad. 3. Denuncia de la Asociación de Ayuda a las víctimas del 11- M en Plaza de Castilla. Las diligencias recayeron en la juez de instrucción número 35, cuya titular es Gema Gallego, de la APM y propuesta por esta asociación conservadora como candidata al CGPJ. Cuando Garzón se inhiba a favor de Plaza de Castilla, el juez que se haga cargo del caso tendrá que asumir la imputación de Garzón por falsedad, situación que podrá modificar en función de sus propias investigaciones. ta a la investigación abierta por Garzón sobre el uso de esta sustancia ni tampoco a la imputación de los tres peritos policiales N. VILLANUEVA P. MUÑOZ MADRID. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ordenó ayer el traslado de los informes periciales del ácido bórico a los juzgados de Plaza de Castilla, al no ver ninguna relación entre la presunta falsedad documental y delitos de terrorismo, cuya investigación sí correspondería a este tribunal. El auto rechaza así el recurso de la Fiscalía contra la decisión de esta Sala de remitir esta documentación a los juzgados ordinarios. La decisión del tribunal, el mismo que va a juzgar a los 29 procesados del 11- M, se basa en que el delito de falsedad sólo puede ser competencia de la Audiencia Nacional en tres supuestos: cuando se cometa por un miembro o colaborador de una organización terrorista, cuando se haya realizado para perpetrar o facilitar la comisión de un delito de terrorismo y cuando se cometa para procurar la impunidad del mismo. conclusión del sumario de los atentados de Madrid) la conclusión a la que llega este tribunal es que la posible falsedad documental no incide en la imputación que pesa sobre El Haski ya que tanto el borrador como el informe pericial llegan a idéntica conclusión sobre la sustancia encontrada en el registro: es ácido bórico Con esta afirmación, la Sala da a entender que al menos de momento no existe el menor indicio de que el ácido bórico pueda ser empleado en la fabricación o conservación de explosivos, ya que de ser así sí podría afectar a la situación procesal de El Haski, que podría ver ampliada su inicial imputación por pertenencia a organización terrorista (en relación con los atentados de Casablanca) a un delito de tenencia de explosivos. Informes policiales Precisamente, la investigación abierta por Garzón se refiere al supuesto uso del bórico con fines terroristas, de forma que las imputaciones de los tres peritos derivaron de las respuestas que éstos dieron al juez, que les interrogaba sobre este asunto, y no sobre la falsedad documental. De hecho, el magistrado podría inhibirse en lo referente a este último delito en cuanto reciba los informes que ha pedido a la Policía sobre todas las posibles aplicaciones de la mencionada sustancia. En su auto, la Sala, que esta vez se limita a hablar de quién debe investigar sin hacer otras valoraciones, hace fuertes reproches a la Fiscalía al afirmar que el Ministerio Fiscal, con libérrimo criterio, entendió y entiende que la competencia es del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional (Garzón) sin que corresponda ahora a este tribunal valorar porqué no fue remitida al decanato de los juzgados centrales para su reparto y sí, directamente, a un juzgado concreto EFE ningún tipo de decisión al respecto, pues hay circunstancias, como la apertura de información previa, que justifican esperar para tomar una decisión Enrique López añadió que la apertura de información es para averiguar las circunstancias en las que declararon los testigos ahora imputados, y advirtió de que no se trata de la apertura de un expediente a Baltasar Garzón, sino sólo para tener conocimiento de lo sucedido, por lo que no se puede decir que el magistrado es investigado informa Efe. Fuentes del órgano de gobierno de los jueces explicaron que a partir de este momento la solicitud de amparo a Garzón tendrá necesariamente que tratarse en la Comisión Permanente, y su decisión tendrá que ser ratificada por el Pleno del Consejo. Todavía no se ha hablado de fechas. Ni un indicio De ninguno de estos tres supuestos- -dice la Sala- -aparece el más mínimo indicio en la documentación remitida un sobre sin remite enviado por El mundo al juez Del Olmo con el informe pericial y el borrador sobre el hallazgo de ácido bórico en la vivienda de El Haski, imputado por los atentados de Casablanca y procesado por el 11- M. La Sección Segunda de lo Penal asegura que, revisada una vez más la documentación remitida por el Juzgado Central de Instrucción número 6 (Del Olmo dio traslado a la Sala del sobre al haber dictado él ya el auto de