Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 5 10 2006 Opinión 5 UNA RAYA DE AGUA LA PISTOLA DEL CARPINTERO AY una autonomía en el País Vasco que gestiona nueve de cada diez euros del Estado en esa comunidad. Hay un Parlamento vasco elegido de manera democrática por los ciudadanos, del queincluso forma parte un partido- chalupa fletado bajo bandera de conveniencia por Batasuna. Hay un Tribunal de Justicia vasco, un Defensor del Pueblo vasco, una Hacienda Foral vasca, una enseñanza vasca, unas televisiones públicas vascas, una Policía vasca. Hay un concierto económico que exime al País Vasco de contribuir a la cohesión financiera española. Hay, en suma, un poder vasco con competencias próximas a las de un Estado federal. Pero todo ese enorme aparato político IGNACIO no tiene, por lo visto, legiCAMACHO timidad para discutir sobre el conflicto- -léase terrorismo- -vasco. Hace falta una Mesa. Una mesa sin respaldo electo en la que los partidos- -los legales y la ilegal Batasuna- -se arroguen la potestad de decidir el marco político según el guión de ETA. Una mesa sin legitimidad democrática a la que los Gobiernos legítimos del País Vasco y de España van a conceder la potestad de tomar las decisiones políticas del proceso de paz Al margen de las instituciones que, sin embargo, están dispuestas a someterse a su criterio. Alaceptar esa Mesa de inminente constitución, el Gobierno se dispone a cumplir una de las principales exigencias de ETA, que siempre han impugnado las instituciones democráticas. Ya es llamativo que el propio poder autonómico vasco se deslegitime a sí mismo de esa manera, aunque eso forma parte del contradictorio esquema de un nacionalismo que, en el fondo, comparte los objetivos de la autodeterminación y la independencia. Pero el Gobierno de España no puede moralmente aceptar el marcopolítico propuesto por los terroristas orillando el principio de soberanía. No puede sin traicionar su propia esencia de institución representativa surgida de leyes y mecanismos democráticos, y sujeta a ellos. Y, sin embargo, eso va a ocurrir. Los carpinteros de esa Mesa ilegal e ilegítima están dando los últimos toques de barnizado para ponerla en el centro de la escena. Ocurre que hay truco. Mientras unos la construyencon herramientas de ferretería política, otros han clavado las puntillas con las culatas de sus pistolas. Amartilladas. El último zutabe de ETA habla ya abiertamente de volver a atentar si continúa el bloqueo del proceso La crecida del terror callejero señala la dirección de esa voluntad coactiva. Y el Gobierno, tras meses de vacilación, ha decidido ceder, apelando a esa creatividad de la que hablaron el martes Zapatero y Blair. Un Blair que fue muy creativo y pragmático en Irlanda, pero que mantuvo siempre la tesis esencial de que era el Estado el que fijaba las condiciones del proceso. Zapatero, por contra, parece haber aceptado el papel de un auxiliar de carpintería, aplicado a construir, bajo el proyecto de ETA, una mesa fantasma con la madera desguazada del Estado de Derecho. H BRASIL, POTENCIA REGIONAL RASIL madura poco a poco. No va a peor: avanza. Las instituciones se han asentado en los años de Cardoso y Lula. Tres notas: origen del 9,5 por ciento de los votos; malformaciones del sistema; inversión exterior. Si sumamos el 6,8 de Heloisa Helena (expulsada del PT, partido de Lula) y el 2,7 de Cristovam Buarque, ex ministro de Educación, la izquierda de la izquierda obtiene el 9,5 por ciento del voto (Lula, el 48,6) Un tenebroso asunto explota en los últimos días. Lula no estaba mezclado. Una maniobra de chantaje sin base, dirigida contra el candidato a gobernador de Sao Paulo, José Serra, socialdemócrata del PSDB. Impulsado por la maniobra, Serra vence en Sao Paulo por el 58 por ciento de los votos. A Brasil le toca recorrer un largo camino hacia la estabilidad. Los progresos en los últimos doce años han sido continuos. Los primeros ocho DARÍO años, 1994- 2002, se simbolizaron en VALCÁRCEL Fernando Henrique Cardoso, hombre de gran dimensión. Fue sucedido por el mítico símbolo de la izquierda, Lula, siempre derrotado hasta que ganó. Lula entendió que una mala política económica dañaría primero a los débiles, a los que él trataba de sacar de la pobreza, en no pocos casos del esclavismo. Han sido doce años de lucha contra la inflación y el déficit, de política monetaria estricta, empleo y presencia creciente de Brasil en los mercados exteriores. Más de tres millones de brasileños han salido de la pobreza extrema entre 2002 y 2006. Se han escrito extensos tratados sobre la defectuosa morfología del sistema. Casi el 50 por ciento de los parlamentarios ha cambiado de partido en estos cuatro años. El PT, como resultado de esta elección, será aún más minoritario en ambas cámaras. Entre las democracias ricas hay experiencias de bipartidismo imperfecto: Reino Unido, Alemania, Estados Unidos, Francia, Canadá... (España, de admirable transi- B ción, entra en una mala vía, poder municipal despótico, porquería explosiva en el interior del sistema, peligro) La reforma de Brasil consiste menos en la irregularidad parlamentaria que en la corrupción maximalista: gente que mata, contra la que sólo es posible la all- out war. Lo cual implica grandes riesgos: menores sin embargo que la renuncia a la cirugía. Eso lo entienden (y programan) ambos candidatos. Geraldo Alckmin, con el 41,6 de los votos, doctor anestesista, no dormirá, es seguro, a los ciudadanos. El 45 por ciento de las inversiones españolas en Suramérica está en Brasil: Telefónica, Santander, las tres grandes eléctricas, las seis constructoras... Mastodontes como El Corte Inglés, con grandes superficies en Portugal, estudian Brasil. Celso Amorim, ministro de Asuntos Exteriores, mantiene el plan de sus antecesores en el Consejo de Seguridad y en la Organización Mundial del Comercio, como si la política de estado fuera guiada por un irrompible cable de acero. España tira de empresas europeas hacia Brasil. Brasil ha avanzado desde hace veinte años hacia el bioetanol y el biodiésel. Los combustibles renovables serán dominantes en Brasil sobre el petróleo y sus derivados, quizá antes de 2010. El 43 por ciento de los automóviles de Brasil se mueven ya con este carburante. Eso significa que Brasil está embarcado en proyectos de primera potencia. Es necesario que Bush- Cheney salgan del poder (2008) para recuperar a EE. UU. en la batalla energética. Washington ha perdido ocho años, culpablemente, pero el gobernador de California, recordábamos el 28 de septiembre, ha dado ya la voz de alarma. Nadie salvo Brasil tiene bases hegemónicas en Suramérica. La izquierda moderada de Lula y la socialdemocracia de Cardoso (PT y PSDB) han sido los autores del gran avance. La realidad política diaria es mala, la tendencia mejora. La falta de pactos parlamentarios obliga a la transacción, a veces a la irregularidad, incluso a la corrupción. A pesar de todo, el avance sigue sin cesar.