Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 Cultura MIÉRCOLES 4 10 2006 ABC La Abadía recupera El portero uno de los textos más destacados del nobel Harold Pinter b La obra, tercera en la producción del autor británico, no se veía en Madrid desde hace más de cuarenta años, y está basada en personajes que convivieron con el dramaturgo Ernesto Arias y Enric Benavent, en una imagen de El portero ABC JULIO BRAVO MADRID. No ha sido Harold Pinter, último premio Nobel de Literatura, un autor excesivamente representado en nuestro país. Ni siquiera la concesión del galardón pareció avivar el interés de compañías y progamadores hacia un autor difícil, pero que es uno de los más importantes dramaturgos europeos del siglo XX. El teatro de La Abadía ha querido remediar este vacío con la puesta en escena de El portero tercer título en la producción de Pinter, y que no se veía en nuestro país desde hace casi veinte años, y en Madrid desde hace más de cuarenta. La producción de La Abadía, que se verá en La Abadía desde mañana y hasta el 12 de noviembre. cuenta con la dirección de Carles Alfaro (autor también de la escenografía) y un trío de actores compuesto por Ernesto Arias, Enric Benavent y Luis Bermejo. Harold Pinter escribió El portero en 1959. Para ella, según ha narrado él mismo, se inspiró en un personaje que vivía en su mismo edificio: un vagabundo que se alojó en la casa del dueño del inmueble, invitado por el hermano de éste, durante varias semanas. La imagen que permaneció conmigo durante largo tiempo- -explicó el autor- -fue la de la puerta abierta con los dos hombres en distintas partes de la estancia haciendo cosas diferentes, el vagabundo escarbando en una bolsa y el otro mirando por la ventana, sin hablar... Como un momento congelado en el tiempo Extraer lo insólito Para Carles Alfaro, una de las principales características del teatro de Pinter es cómo extrae lo insólito dentro de la cotidianeidad, cómo desnuda la verdad Pinter- -insiste Alfaro- -requiere un gran esfuerzo a la hora de representarle. Hay miedo a montarlo, porque leído asusta, y es que sus obras son más claras y mejores escenificadas que leídas. Desconcierta su aparente falta de acción, aunque los personajes sean reconocibles Otro de los aspectos destacados del teatro de Pinter, y concretamente de esta obra, es, según Alfaro, el lenguaje. Se dice que Pinter es el teatro del absurdo, pero yo creo que no. El utiliza el lenguaje como especulación, y eso a mí me parece tremendamente realista. En la vida real, no todas las llamadas telefónicas son importantes. En el teatro aparentemente realista, sí lo son La ironía es parte importante de ese lenguaje; una ironía que es absolutamente británica, aunque hoy en día la globalización la ha extendido a todo el mundo