Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Internacional MIÉRCOLES 4 10 2006 ABC BAN KI- MOON Candidato favorito para la Secretaría General de la ONU El Consejo de Seguridad de la ONU apuesta por el ministro de Exteriores de Corea del Sur para suceder a Kofi Annan, por su trayectoria diplomática y sus negociaciones con Corea del Norte Un pacificador para tiempos de guerra PABLO M. DÍEZ El corte de comunicaciones se apreciaba ayer en la estación de Tiblisi (Georgia) EPA El Gobierno ruso se propone desestabilizar al presidente georgiano hasta provocar su caída Tras el cierre de las comunicaciones, Moscú se plantea cortar las transferencias bancarias y el gas detención de los militares rusos fue debida a la intensificación de la cooperación con la OTAN después de la visita de Saakashvili a EE. UU. RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. La decisión georgiana de liberar a los militares rusos acusados de espionaje no ha servido para atenuar, sino para agravar, el conflicto con Moscú. El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, dijo ayer que en el Gobierno ruso no hay intención, por el momento, de restablecer las comunicaciones con Georgia El presidente de la Duma (Cámara Baja del Parlamento) Boris Grizlov, sostenía que es necesario tomar medidas contra el régimen de Mijaíl Saakashvili actual presidente georgiano. Ayer, el primer día del bloqueo impuesto por Moscú, centenares de personas se agolpaban en el aeropuerto de Tiblisi intentando canjear sus billetes para volar a Moscú a través de Azerbaiyán. Los pasos por carretera permanecían cortados. Grizlov manifestó que el Parlamento discutirá en los próximos días un proyecto de ley que posibilite la prohibición del envío de transferencias bancarias a Georgia y un corte de los suministros de gas. Refiriéndose a Saakashvili, el jefe de la diplomacia rusa afirmó que carece de legitimidad. Todos sabemos cómo llegó al poder: haciendo cisco el orb Sostiene Moscú que la den constitucional y quitando al Parlamento sus prerrogativas Al igual que Grizlov, el ministro de Exteriores insistió en que nuestra medidas no son contra el pueblo georgiano sino contra la dirección dando a entender que es su caída lo que se persigue. Militarización del país Lavrov explicó que, si bien es cierto que el Gobierno de Georgia liberó a los cuatro oficiales rusos el lunes, las sanciones deberán continuar. Estamos muy preocupados por la permanente militarización del régimen georgiano puntualizó. Según el canciller ruso, la suspensión de las comunicaciones, la interrupción del servicio de correos y las transferencias bancarias tienen como objetivo detener el flujo de dinero ilegal, procedente en gran medida del mundo del crimen, que pueda contribuir a rearmar a Georgia Lavrov señaló que el Gobierno de Tiblisi se propone tomar por la fuerza Abjasia y Osetia del Sur provincias pertenecientes a Georgia aunque autoproclamadas independientes. No se puede vivir de Rusia y ofenderla añadió Lavrov en relación con la detención de los militares. El ministro ruso observó además que no es casual que el arresto de nuestros oficiales se produjera después de que Georgia y la OTAN acordaran intensificar su cooperación y tras un viaje a Washington de Saakashvili A la oferta de EE. UU. de mediar el en el conflicto, Lavrov respondió diciendo: No veo necesidad alguna de tal mediación PEKÍN. Tenía que haberle dado una buena noticia a Corea del Sur pero su paisano del Norte, un dictador bajito con aires de grandeza llamado Kim Jong- il, se empeñó en aguarles la fiesta, que además coincidía con la celebración del Día Nacional por la conmemoración de la fundación de este Estado milenario en el año 2.333 antes de Cristo. Por ese motivo, la elección del ministro de Asuntos Exteriores surcoreano, Ban KiMoon, por parte del Consejo de Seguridad de la ONU para relevar al actual secretario general, Kofi Annan, quedó ayer eclipsada por la amenaza del régimen de Pyongyang de realizar un ensayo nuclear. La tensión en el Paralelo 38, que divide a las dos Coreas hace ya más de medio siglo, será uno de los muchos problemas que tenga sobre la mesa Ban Ki- Moon, cuyo nombre será recomendado el próximo lunes por el Consejo de Seguridad para que los 192 miembros de la Asamblea de Naciones Unidas lo designen nuevo secretario general. Tras sus dos mandatos de diez años, Kofi Annan será relevado a partir del próximo 31 de diciembre por Ban Ki- Moon, un diplomático de 62 años que atesora una larga trayectoria profesional y que ha estado muy vinculado a la ONU. Nacido el 13 de junio de 1944, licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional de Seúl en 1970 y Máster de Administración Pública por la Universidad de Harvard en 1985, Ban Ki- Moon ocupa la Cartera de Exteriores de Corea del Sur desde enero de 2004. Dicho Ministerio suponía hasta ahora el colofón a una carrera diplomática que comenzó en Nueva Delhi y continuó más tarde en la misión surcoreana en la ONU, donde Ban Ki- Moon sirvió como primer secretario de la legación y luego como director de división. De ahí dio el salto a la Embajada de Corea del Sur en Washington, que ejerció hasta en dos ocasiones, ya que entre medias ocupó el puesto de director general para Asuntos Americanos durante 1991 y 1992. Tras su paso por EE. UU. Ban Ki- Moon fue nombrado viceministro de Planificación Política y Organizaciones Internacionales en 1995, un año antes de convertirse en consejero nacional de seguridad de la Presidencia surcoreana. Además de ser embajador en Austria, este político cristiano y padre de tres hijos se ha especializado en las relaciones entre las dos Coreas, ya que en 1992 fue vicepresidente de la Comisión de Control Nuclear entre ambos países. Ya como ministro de Exteriores, también fue uno de los participantes en las conversaciones a seis bandas de Pekín, que acordaron el año pasado ayudar económicamente a la depauperada Corea del Norte a cambio de su renuncia a las armas nucleares. Aunque este compromiso quedó finalmente en agua de borrajas, como se comprobó ayer con el anuncio del régimen estalinista de llevar a cabo una prueba atómica, la oportunidad le granjeó a Ban Ki- Moon el reconocimiento de las potencias que intervenían en la negociación: EE. UU. China, Japón y Rusia. Seis aspirantes derrotados Gracias a estos contactos y a la larga experiencia acumulada en el cuartel general de la ONU, al candidato surcoreano no le ha sido difícil batir a los otros seis aspirantes que optaban al puesto. Sus rivales eran el depuesto viceprimer ministro de Tailandia, Surakiart Sathirathai; el diplomático hindú Shashi Tharoor; el embajador de Jordania en la ONU, príncipe Zeid Raad al Hussein; el diplomático de Sri Lanka Jayantha Dhanapala; el anterior titular de Finanzas afgano, Ashraf Ghani; y la presidenta de Letonia, Vaira Vike- Freiberga. Tras el paso por la Secretaría General de un europeo, un sudamericano y un africano, ahora le tocaba el turno a un asiático, puesto que el último fue el birmano U Thant entre 1961 y 1971. Consejero de Exteriores del presidente surcoreano, Roh Moo- hyun, a Ban Ki- Moon le espera una difícil papeleta como pacificador en estos tiempos de guerra que soplan por el planeta y hasta en su propio país.