Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 MIÉRCOLES 4 10 2006 ABC Internacional Un objetor turco secuestra un avión para que el Papa le ayude a eludir la mili Al principio se temió que era una acción islamista contra el viaje de Benedicto XVI a Turquía que hacía la ruta entre Tirana y Estambul, fue desviado a Italia. La acción comenzó con tintes de drama y acabó en sainete JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. El extraño secuestro de un avión de pasajeros turco en vuelo desde Tirana a Estambul, y obligado a dirigirse hacia Italia, provocó ayer una fuerte alarma internacional pues se temía que fuese obra de militantes islámicos contrarios al viaje del Papa a Turquía el próximo mes de noviembre. Por fortuna, se trataba de un solo secuestrador, desarmado y converso al cristianismo, que es objetor de conciencia y deseaba pedir la ayuda del Papa para librarse del servicio militar. Al cabo de varias horas de tensión, el ministro de Asuntos Exteriores, Massimo D Alema, informó de que el caso nos ha tenido a todos sin respiración pero, por fortuna, ha concluido bien. Son asuntos que dan motivo a la preocupación, pero cuyo origen es necesario entender El ministro del Interior, Giuliano Amato, informará hoy al Parlamento sobre un episodio que tiene todavía muchas facetas oscuras. El secuestrador del Boeing de la Turkish Airlines es, aparentemente, Hakan Ekinci, un individuo turco de 30 años que el pasado mes de agosto dirigió una carta a Benedicto XVI para exponer sus problemas como objetor de conciencia. Según el texto de la misiva, que empieza con un afectuoso Querido Papa Ekinci explica que nunca se ha sentido verdaderamente musulmán y añade que acudo a una iglesia desde 1998 y he encontrado en el cristianismo el camino verdadero Señala también que ha pedido asilo político en Albania, pero termina pidiendo ayuda al Papa para no tener que hacer el servicio militar en Turquía porque soy objetor de conciencia El piloto del avión- -en el que volaban seis miembros de la tripulación y 107 pasajeros- -emitió por radio una señal internacional de secuestro en cuanto el extraño pasajero vestido con pantalón negro y un jersey oscuro le pidió que se dirigiese a Italia en lugar de continuar la ruta prevista hacia Estambul. Aproximadamente 80 de los pasajeros eran albaneses, y entre ellos figuraba b El Boeing comercial turco, Hakan Ekinci una veintena de peregrinos musulmanes con destino a Arabia Saudí. Las autoridades de Turquía y de Grecia, cuyo espacio aéreo atravesaba en ese momento, dieron su acuerdo a las de Italia para resolver la crisis permitiendo el aterrizaje en el aeropuerto militar de Brindisi, que tiene una parte reservada a uso civil. Las primeras noticias sobre lo que estaba sucediendo a bordo llegaron a través del diputado albanés Sabri Abazi, quien llamó desde su teléfono móvil a un periodista de Tirana para informarle de que se trata de dos tipos de unos treinta años, uno de los cuales está en la cabina de los pilotos mientras el otro permanece con los pasajeros Tres Estados en alarma En un principio se sospechó que se tratase de militantes islámicos contrarios al viaje de Benedicto XVI a Turquía, y que el incidente formase parte de la cola de protestas por el discurso del pasado mes de septiembre en la Universidad de Regensburg. En los primeros momentos circularon noticias de que estaban llevando a cabo el secuestro para forzar la entrega de una carta al Papa en la que le pedían que renunciase al viaje. Esa versión fue desmentida por el ministro de Transportes turco, Binali Yildirim, según el cual nada hace pensar que los dos secuestradores tengan intención de protestar contra el viaje del Papa a Turquía Entretanto, el Vaticano había sido informado de la crisis, y su portavoz, Federico Lombardi, confirmó que es- El Boeing 737 turco secuestrado, ayer, sobre la pista del aeropuerto de Brindisi El protagonista es un turco converso al cristianismo, que escribió al Pontífice en agosto pidiendo ayuda tamos a la espera del desarrollo de los acontecimientos Quienes no esperaron a conocer los detalles fueron algunos políticos deseosos de poner en apuros a Romano Prodi, autor de una frase poco afortunada sobre la seguridad del Papa a raíz de las protestas por el discurso de Regensburg. Preguntado sobre las precauciones suplementarias que serían necesarias, el primer minis- tro italiano declaró que de la seguridad del Papa se ocupa la Guardia Suiza Ayer, el senador de Forza Italia Gaetano Quagliariello preguntó oficialmente al ministro del Interior si el Gobierno ha solicitado ya la intervención de la Guardia Suiza en el aeropuerto de Brindisi Del drama a la opereta Por fortuna, a esas alturas ya no era necesario. El secuestrador había pedido asilo político en Italia y se había dado por satisfecho con la primera respuesta de las autoridades italianas. A continuación fue pidiendo cortésmente disculpas, en albanés y en inglés, a cada uno de los pasajeros antes de entregarse a la policía italiana. El Pontífice visitará Ankara, Éfeso y Estambul J. V. B. ROMA. El viaje del Papa a Turquía, confirmado ayer por el Vaticano, se desarrollará del 28 de noviembre al 1 de diciembre con etapas sucesivas en Ankara, Éfeso y Estambul, estudiadas al milímetro con el Gobierno de Tayyip Erdogan y con el Patriarca Ecuménico, Bartholomaios I, primus inter pares de las Iglesias ortodoxas ya que el objeti- vo principal de Benedicto XVI es reafirmar su amistad con las demás Iglesias cristianas desde el comienzo de su Pontificado. Aunque su destino más importante es el antiguo Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, el Papa volará en primer lugar a Ankara, donde se reunirá con el presidente de Turquía, Ahmet Necdet Sezer, cuya invitación oficial a visitar su país fue aceptada por el Santo Padre el pasado mes de febrero. El Papa volará a Éfeso el día 29 para visitar la casa de María donde han estado ya Pablo VI y Juan Pablo II. Es una construcción antigua levantada en el lugar que la tradición recuerda como domicilio de María mientras acompañó en Éfeso al apóstol San Juan, varios años después de la muerte y resurrección de Jesús. La evangelización de Éfeso fue iniciada por San Pablo, quien vivió en esa ciudad durante tres años y escribió desde allí algunas de sus cartas. Benedicto XVI acudirá el día 30 a Estambul para visitar al Patriarca Ecuménico, Bartholomaios I, precisamente en la fiesta del apóstol San Andrés, patrono de la Iglesia de Constantinopla.