Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 4 10 2006 ABC CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Viaje a la soberbia El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, parece no tener muy claro qué es estar con las víctimas del terrorismo. Y eso que preside la Asociación Jiménez Becerril (Alberto y Ascen fueron asesinados por ETA en el 98 de dos tiros en la cabeza) Se justifica a sí mismo diciendo que ostenta la presidencia a título de alcalde: debe de ser que como persona no lo hace. Evidentemente no va a dimitir, ¡es tanta la soberbia socialista que no es capaz de rectificar! Para él, el mejor homenaje que se le puede hacer a las víctimas es que no haya una más, pero es que eso no está en su mano. Sí lo está, sin embargo, recorrer las calles de nuestra ciudad para mezclarse entre los que deberían ser los suyos, que somos los sevillanos, víctimas de la barbarie terrorista. Se contradice el señor Monteseirín diciendo que está contra los terroristas mientras no baje a la arena a sentir a flor de piel los lamentos de sus víctimas. Menos Alcaldía y más humanidad. Manuel Férriz Martínez Sevilla Hastiado de noticias de ETA Otro día más, las siglas de la macabra organización terrorista ETA dominan el noticiario nacional. Durante toda mi vida, tengo 37 años, estos asesinos y sus acólitos están presentes en el día a día del pueblo español. Con sus crímenes, manifestaciones, atentados, extorsiones y un sinfín de argucias han sabido hacerse un hueco en los medios de comunicación. ETA necesita llamar la atención, y para ello ha aprendido a actuar y a conciliar a un público, la izquierda abertzale, que está dispuesto a aplaudirle, aunque el resto, el pueblo español, los abuchee y los quiera echar del escenario. Su marketing del terror y la grosería les está dando más réditos que el vil disparo a quemarropa. No hace mucho sentíamos que por fin la democracia, la justicia e incluso la política (de altura) estaban arrinconando y amedrentando a estos sujetos enfermizos, y en el País Vasco la gente de bien comenzaba a respirar, pero ha sido un espejismo: y ahora asistimos atónitos a un resurgir de ETA y a la violencia urbana, que han encontrando en la insinuación, la amenaza y el chantaje su nueva y letal munición. Odian aEspaña y maldicen toda referencia a ella, pero abusan de nuestro Derecho para reclamar la libertad de expresión, de reunión o la defensa de sus secuaces. No quiero que mis hijos crezcan con esta envenenada herencia y para ello pido: primero, un Gobierno digno, que actúe con firmeza y recupere la iniciativa persiguiendo hasta la extinción a esta gentuza; y, en segundo lugar, que los medios de comunicación pacten silenciar sus bravuconería y retiren de sus televisiones, emisoras y periódicos alusión alguna sobre ellos. Debemos hacerlos desaparecer de nuestras vidas o ellos seguirán amargando las nuestras. Enrique J. Hernández. Granada Manifestación en Sevilla Apagados ya los ecos de la reciente manifestación de la AVT en Sevilla, a la que tuve la oportunidad de asistir, veo la resaca habitual: guerra de cifras, primeras páginas en algunos diarios, ninguneo absoluto en las primeras páginas de otros y un largo etcétera que dan eterna carnaza a esta trifulca político- mediática nacional enraizada sobre tanto dolor y tanta muerte. Pero poco he leído acerca de un insignificante detalle que, como participante de dicha manifestación, me movió un poco las tripas. Me refiero a un par de banderas que ondeaban bien visibles en la manifestación. Altas y distintas a las habituales, todos pudimos ver un par de banderas blancas con aspas rojas muy claramente. Tan claramente que una de ellas precedía la cabecera de la manifestación. Parece que ya poca gente recuerda que ésa es la cruz de San Andrés, emblema del Requeté, una de las tres banderas con que nos despedía cada día a las doce de la noche la televisión franquista. La organización AVT de Sevilla toleró ser precedida por un emblema de tal significación sin el menor sonrojo. La representación del PP ha desfilado detrás de la misma sin el menor atisbo de protesta. Yo fui a protestar contra la política ambigua y equívoca de un gobierno en la senda de un oscuro proceso de ¿paz? del que ignoro todavía ocultas promesas y contrapartidas. Me interesa muchísimo que se sepa que después de treinta años de democracia mi compromiso con el sistema democrático de libertades es firme y que la tolerancia con ciertos guiños complacientes con el pasado puede costarte la adscripción a la caverna, al totalitarismo y a la ultraderecha. Y son cosas que tanto la AVT como el PP deberían cuidar con mimo. Federico Relimpio Astolfi Sevilla Un asunto de familia El aspecto más importante del asunto de los hermanos Chaves, un escándalo que golpea con insistencia a la opinión pública en Andalucía desde los medios de comunicación, no es lo ético sino lo estético Tiene razón Chaves cuando dice que sus hermanos no pueden ser discriminados sólo porque son los hermanos del presidente de la Junta. Su tesis es al menos éticamente defendible. Sin embargo, estéticamente no tiene defensa y es todo un drama. Como dice un político andaluz, queda feo nombrar a familiares como altos cargos directivos de la Junta de Andalucía. Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía desde hace casi dos décadas, tiene a un hermano como director general de su Gobierno y a otro, como alto cargo de Canal Sur, la televisión oficial y gubernamental andaluza, mientras que otro hermano, vinculado a una empresa privada, obtiene sustanciosos y abundantes contratos del que es director general. En fin, todo un asunto de familia de los que caen mal a la opinión pública por su fealdad intrínseca. El asunto podría ser éticamente defendible, pero es un desastre estético. Recordemos aquello de que La mujer de César, además de ser honesta, tiene que parecerlo Cuando se analiza la composición del poder en Andalucía, conviene recordar aquel sabio principio de que cuando el ciudadano teme al gobierno, existe dictadura, mientras que cuando es el gobierno el que teme al ciudadano, existe democracia Cuesta un trabajo inmenso imaginar que Chaves pueda tenerle miedo a los ciudadanos andaluces, pero no es difícil percibir el miedo epidérmico del ciudadano al inmenso poder político andaluz. Emilio Maeso Pérez Sevilla de todos los ciudadanos en todo aquello que afecte a la vida de la sociedad, de las relaciones humanas... Los alumnos estarán obligados a asumir como propio el catecismo del Nuevo Régimen, quien se encargará de imponer una moral pública que, a juzgar por el rechazo unánime de la mayoría de las fuerzas sociales representadas en el Consejo Escolar del Estado, no responde a una demanda social. Si en el currículo de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, tal como está concebido, no se incorporan correcciones sustanciales, la desobediencia civil puede estar a la puerta. Desobediencia que no deberá entenderse como un desacato a la autoridad, sino como la oposición a una ley injusta. Es comprensible la preocupación de los padres ante los temas que sin duda se van a abordar como son la familia y los distintos tipos la dimensión humana de la sexualidad los incorrectamente llamados matrimonios homosexuales, aborto, investigación con células madre... La petición unánime de consenso en materia de tanto calado debería ser atendida por el Gobierno. Laureano Yubero Perdices Valladolid La clonación terapéutica es inútil Al acabar la reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, los obispos han manifestado su preocupación de que con el proyecto de ley de Investigación Biomédica no se proteja el derecho fundamental de todos a la vida, antes al contrario. Además, hay posibilidad de que al amparo de esta ley se introduzca en España la clonación de seres humanos, cosa que repugna a la recta razón y a la concepción cristiana de la existencia. Estoy de acuerdo con esta apreciación, y es que no hay para menos, máxime cuando esta técnica, además de ser un claro ataque a la ética natural, está en entredicho, pues hasta ahora todos los experimentos han dado resultados negativos. Esta ley nos pone así ante la posibilidad de la clonación terapéutica, que se trata de una clonación, aunque la llamen con otro nombre. Jesús D. Madrid Palamós (Gerona) ¿Queda espacio para la democracia? Si el Estado se convierte en educador, no queda espacio para la democracia una afirmación de monseñor Fernando Sebastián ante el parcialismo laicista del Gobierno en materia educativa. No le falta razón al arzobispo de Pamplona ya que el Estado, a través de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, se convierte en educador