Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 MARTES 3 10 2006 ABC Economía Italia revisa las concesiones de autopistas para cerrar el paso a la fusión de Abertis y Autostrade La ley de Presupuestos impone requisitos durísimos y limita el poder de los constructores b La asociación de concesionarios italianos estudia presentar un recurso a los tribunales porque considera que el Gobierno no puede cambiar las reglas unilateralmente JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Las amenazas del ministro de Infraestructuras italiano Antonio Di Pietro contra la fusión de Abertis con Autostrade forman ya parte del decreto- ley de acompañamiento de los Presupuestos, recién aprobado por el Consejo de Ministros. El Gobierno de Romano Prodi- -muy condicionado por los ministros comunistas, verdes y radicales- -endurece el control de las concesiones de autopistas y limita los derechos de los constructores al 5 del capital, una cuota muy inferior al 12,5 de ACS de Florentino Pérez en la futura sociedad New Abertis. Si Abertis insiste en fusionarse con Autostrade- -proyecto rechazado el pasado 4 de agosto por los ministerios de Infraestructuras y del Tesoro, pero que recibió el 22 de septiembre el permiso de la Comisión Europea- -tendrá que aceptar las nuevas reglas del juego, que son durísimas y constituyen una auténtica barrera proteccionista. YOLANDA CARDO Gamberale, ex administrador delegado de Autostrade; Fainé, presidente de Abertis; Gross- Pietro, presidente de Autostrade, y Alemany, consejero delegado de Abertis, de izquieda a derecha, el día que anunciaron la fusión de ambas compañías Malestar entre los concesionarios El artículo 12 del decreto ley ha caído como un hachazo sobre todos los concesionarios italianos, cuya asociación, Aiscat, estudia presentar cuanto antes un recurso al Tribunal Administrativo Regional. Las empresas afectadas consideran que las 22 concesiones pactadas con el Gobierno no pueden ser cambiadas unilateralmente de un modo tan drástico sino que requieren una renegociación individual. Según el diario Il Sole 24 Ore la nueva norma golpea directamente la fusión de Autostrade con Abertis ya que la sociedad constructora ACS debería poseer el 12,5 del capital postfusión pero tendrá sólo un 5 del voto en el nombramiento de directivos. El principal diario económico italiano constata que el Gobierno ha acogido totalmente la línea Di Pietro quien había advertido: la concesión no es propiedad del grupo Autostrade, y no puede llevarla como dote sin la autorización del propietario, que es el Estado italiano El artículo 12 establece que al primer cambio en el plan financiero, las empresas concesionarias de autopistas deberán negociar con el Estado una convención única que sustituirá la concesión original y que incorporará normas intervencionistas casi draconianas. La familia Benetton, castigada también en Telecom Italia J. V. B. CORRESPONSAL ROMA. El escandaloso proyecto de renacionalizar Telecom Italia, que ha forzado a Romano Prodi a dar explicaciones la semana pasada en el Parlamento, tiene muchos puntos en común con la vuelta de tornillo a las concesionarias de autopistas. El plan sobre Telecom fue diseñado por el principal consejero económico de Prodi- -Angelo Rovati, ya dimitido- -para cortar el paso a Rupert Murdoch, quien negociaba adquirir un fuerte paquete de acciones fundiendo con Telecom su televisión italiana Sky Las nuevas normas restrictivas sobre las concesiones de autopistas son una barrera frente a Abertis en su intento de fusión con Autostrade. Pero hay otra coincidencia. La familia Benetton, propietaria de una mayoría de control en Autostrade, es también uno de los principales accionistas de Telecom Italia hasta el punto que Gilberto Benetton ocupa una de las vicepresidencias. A raíz del escándalo Telecom, tanto la comisión del mercado de valores (Consob) como los fiscales de Roma y de Milán, han exigido las actas del ultimo consejo de administración, celebrado el 11 de septiembre, en el que se decidió volver a separar la red fija (que el Estado desea comprar como una infraestructura esencial) de la telefonía móvil, la TIM, en la que el Estado adquiriría también una mayoría de control. Las actas revelan, según Il Sole 24 Ore que el vicepresidente Gilberto Benetton explicó a los consejeros que la política se ha atravesado en Telecom, y es el mismo problema que tenemos en Autostrade. En otras palabras, lo que crea problemas a las dos sociedades es el intervencionismo del Estado, y no sus deudas (en el caso de Telecom) ni las inversiones necesarias en infraestructura (en el caso de Autostrade) En el Gobierno de Romano Prodi, los cuatro partidos del ala izquierda empiezan a llevar la voz cantante. La revisión periódica de las tarifas se hará según una remuneración justa del capital invertido mientras que todos los beneficios extraordinarios generados por actividades comerciales se destinarán a ventajas para los usuarios Irán también a los usuarios los beneficios extraordinarios que provengan de no haber realizado las inversiones previstas en el ejercicio anterior Las concesionarias deben consultar cada cambio de tarifas, y el silencio administrativo equivale a una denegación Sanciones Las nuevas normas establecen un sistema de suministro de información de datos económicos, financieros, técnicos y de gestión a la agencia nacional de autopistas (Anas) que a su vez informa a los ministerios de Infraestructuras y del Tesoro. Las sanciones por retrasos o por información incorrecta pueden llegar hasta la pérdida de la concesión. En cuanto a los cargos directivos, ningún operador del sector de la construcción, personalmente o a través de sociedades controladas, podrá ejercer derechos de voto en el nombramiento de administradores por encima del 5 del capital social Si no se respetan las nuevas normas, el Gobierno puede imponer sancio-