Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Internacional TRAGEDIA EN OTRO COLEGIO DE LOS EE. UU. MARTES 3 10 2006 ABC Un camionero mata a tres niñas y deja gravente heridas a seis en un colegio amish Antes de suicidarse, el agresor dijo que actuaba en venganza por algo que ocurrió hace veinte años b El asesino, que hirió también de bala a seis niñas más, las alineó contra la pizarra, atadas con cinta adhesiva, y les disparó un único tiro en la cabeza Matanza en Nickel Mines Lugar del suceso Nickel Mines Pensilvania PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. El condado de Lancaster, en Pensilvania, es uno de esos parajes que evocan una América rural, sencilla, como sacada directamente de un cuadro de Norman Rockwell. Una estampa pacífica y adormecida reforzada por la presencia de una activa comunidad amish, la secta rural empeñada en dar esquinazo a la actualidad y los tiempos modernos. Pero ayer, esa tendencia tan estadounidense de la violencia armada en centros escolares se materializó con toda su injusta brutalidad en la pequeña localidad de Nickel Mines, a unos 60 kilómetros al oeste de Filadelfia. En torno a las diez de la mañana, un individuo identificado por las autoridades como Charles Carl Roberts- -de 32 años y que trabajaba como conductor de un camión de leche en la zona- -irrumpía armado con una pistola y una escopeta en una pequeña escuela de los amish. Tras permitir la salida de quince muchachos, una mujer embarazada y tres madres con bebés, el individuo, sin antecedentes, retenía a una docena de niñas y una maestra como rehenes, colocándolas en fila contra la pizarra, atadas con cinta adhesiva. EE. UU. Océano Atlántico Los agentes proceden a levantar el cadáver del agresor AP El asesino, un hombre de 32 años y sin antecedentes, entró en la escuela armado de una pistola y una escopeta Cumplió su amenaza de empezar a disparar en cuestión de diez segundos si la Policía no se retiraba de la zona das las negociaciones con él, un equipo policial de operaciones especiales intentó acercarse al aula donde el individuo se encontraba atrincherado. Ya había abusado sexualmente de algunas de sus aterrorizadas víctimas. Antes de suicidarse, el sujeto, identificado como Duane Morrison, disparó mortalmente a una de las estudiantes, Emily Keyes, que acaba de cumplir 16 años. Aunque, con diferencia, el peor incidente de esta triste moda fue la matanza perpetrada en 1999 en el Instituto Columbine, también en Colorado. Suceso en el que dos alumnos psicópatas, armados hasta los dientes, asesinaron a un total de quince personas antes de suicidarse. Desde entonces, las instituciones policiales de EE. UU. vienen realizando un esfuerzo especial para responder a este tipo de violencia escolar. Al igual que los educadores, ponen un mayor énfasis en materia de prevención, aunque las subvenciones federales para estos programas se hayan visto reducidas desde el año 2001. Los especialistas resaltan lo difícil que resulta impedir que un extraño, o un alumno, protagonicen un suceso de violencia armada contra los 52 millones de niños escolarizados en EE. UU. Como ha recordado Kenneth Trump, presidente de una firma consultora especializada en protección de colegios, la seguridad perfecta es un mito, desde la Casa Blanca hasta nuestras escuelas En lo que va de curso, se han contabilizado una veintena de incidentes con armas de fuego en escuelas. Tablones en las puertas Cuando los oficiales de la Policía acudieron al centro escolar, de una sola aula, situado entre campos de cultivo, se encontraron con las puertas bloqueadas por tablones. No pudieron evitar que el enajenado, que no era miembro de la comunidad amish, disparase mortalmente a tres de las alumnas. Las ejecutó de un único tiro en la cabeza. Otras seis niñas fueron ingresadas en hospitales de la zona heridas de bala. Tres de ellas están en condición crítica y las otras tres permanecen en estado muy grave. Asimismo, una ayudante de la maestra resultó también herida. Jeffrey Miller, comisionado de la Policial estatal, informó que el responsable de esta matanza había llamado a su esposa por teléfono móvil para comunicar que estaba actuando como venganza por algo que ocurrió hace veinte años Después, cumplió con su amenaza de empezar a disparar en cuestión diez segundos si los efectivos policiales no se retiraban del lugar. Este suceso de Pensilvania es el tercer tiroteo mortal registrado en un centro escolar de Estados Unidos en lo que va de curso. El pasado viernes, John Klang, director de un colegio en la localidad de Cazenovia (Wisconsin) fue acribillado a balazos por un estudiante de 15 años con problemas de integra- Dolor en la comunidad amish EPA Charles Carl Roberts, el homicida EPA ción y molesto por una reciente regañina por haber llevado cigarrillos a clase. Ahora, ese menor de edad, identificado como Eric Hainstock, se enfrenta a una cadena perpetua por asesinato premeditado en primer grado. Dos días antes, un vagabundo armado con dos pistolas logró tomar como rehenes a media docena de jovencitas estudiantes de bachillerato en una high school de la localidad de Bailey (Colorado) Tras quedar interrumpi-