Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 Internacional MARTES 3 10 2006 ABC Temor a que el triunfo nacionalista aleje a Bosnia de los foros europeos b Once años después de la guerra, Socialistas y conservadores abren la puerta a una gran coalición en Austria La imposibilidad de un tripartito da fuerza al Partido Popular b La autocomplacencia de los dos grandes partidos y décadas de gobierno sin oposición favorecieron en el país el fulminante ascenso del liberalismo xenófobo ANTONIO S. SOLÍS. CORRESPONSAL VIENA. Con la sorpresa de los socialdemócratas por la inesperada victoria del domingo y con los conservadores tratando de asimilar la derrota, Austria va perfilando su gobierno para los próximos cuatro años. Pese a la euforia, el SPÖ de Alfred Gusenbauer puede celebrar, más que su victoria, la derrota del Partido Popular (ÖVP) del canciller Wolfgang Schüssel. Con el 35,7 por ciento de los apoyos electorales, el SPÖ pierde casi un punto y se queda con un escaño menos que en 2002. Sin embargo, la rotunda caída del ÖVP hasta el 34,2 por ciento, ocho puntos y 13 escaños menos, abre a Gusenbauer la puerta de la Cancillería. Pero antes tendrá que pasar presumiblemente por un acuerdo con los populares. Ya el domingo por la noche ambos políticos se mostraron dispuestos a reeditar la fórmula de la gran coalición, la norma que ha imperado en Austria durante la mayor parte de su historia contemporánea. los ánimos siguen sin calmarse y cualquier incidente interétnico tiene el potencial de provocar un conflicto, según los analistas EFE SARAJEVO. La victoria nacionalista en las elecciones del domingo en Bosnia es un paso atrás en el camino hacia una gestión estatal sin apoyo del exterior y su acercamiento a las estructuras de integración europeas. Los mensajes agresivos del primer ministro bosnio serbio Milorad Dodik y del líder bosnio musulmán Haris Silajdzic han recibido el apoyo mayoritario. Este voto, según analizaban ayer los comentaristas de la prensa, bloqueará las reformas necesarias para integrar a Bosnia en las estructuras euroatlánticas y para mejorar la calamitosa situación económica del país- -uno de las más pobres de Europa con una renta per cápita de apenas 1.980 euros al año. Las posturas de Silajdzic y Dodik, los principales protagonistas de la escena política bosnia, son diametralmente opuestas, lo que augura una nueva fase de estancamiento político. Resultados electorales en Austria Resultados 2002 Partido Socialdemócrata de Austria (SPÖ) 36,51 (65 esc. Partido Popular de Austria (ÖVP) 42,3 (79 esc. Resultados 2006 Partido Partido Popular Socialdemócrata de Austria (ÖVP) de Austria (SPÖ) 34,2 %35,7 (66 esc. (68 esc. Partido Liberal (FPÖ) 11,2 (21 esc. Los Verdes 9,47 (17 esc. Partido Liberal (FPÖ) 10,01 (18 esc. Los Verdes 10,5 (21 esc. Alianza para el Futuro de Austria (BZÖ) 4,2 (4 esc. Infografía ABC Abstención: 19,6 Abstención: 25,8 Nacionalismo recalcitrante El discurso político será ahora más controvertido, ya que nadie quiere abandonar las posturas que han defendido en la campaña electoral dice el analista político Vedran Dzihic. De hecho, Silajdzic exige crear un Estado unificado, mientras que Dodik reclama mantener la autonomía de la República Serbia de Bosnia y amenaza incluso con convocar un referéndum de soberanía. El Acuerdo de Dayton (EEUU) que puso fin en 1995 a la guerra de los Balcanes, dividió el país en dos entidades autónomas, una para los serbios y una compartida entre musulmanes y croatas. Además, creó un sistema estatal y político tan complicado que la gran mayoría de los bosnios comprenden, lo que se refleja en una abstención electoral del 45 por ciento. Bosnia trata desde hace ya varios años acercarse a la Unión Europea, pero la falta de un mínimo acuerdo político entre los nacionalistas ha impedido avances significativos. Y esto, dados los resultados electorales, parece que va a perdurar también durante esta legislatura. Con este resultado electoral, Bosnia puede olvidarse de firmar antes de final de año el Tratado de Asociación y Estabilización con la UE considerada la antesala del proceso de adhesión comunitario, dice Dzihic, politólogo de la Universidad de Viena. Pocas opciones Y es que las opciones de Gusenbauer son pocas ya que, pese a que el voto por correo puede dar alguna sorpresa, es poco probable que el reparto final de escaños permita una coalición con Los Verdes que tenga mayoría absoluta en Nationalrat (Parlamento) Un Gobierno en minoría tiene poca tradición en Austria y Gusenbauer ya ha dicho que quiere un ejecutivo estable. Y un acuerdo a tres con los derechistas BZÖ y FPÖ ha sido descartado por el carácter xenófobo y populista de estas formaciones. Esos dos partidos están ahora enfrentados pero tienen un origen común y suman el 15 por ciento del electorado y 29 escaños. Schüssel ya gobernó entre 2000 y 2005 con el FPÖ de Jörg Haider (un experimento que rompió 13 años de gran coalición) y desde el pasado año con su nuevo partido, el BZÖ. El canciller ya ha dicho que no contempla un pacto con el actual FPÖ, que ha retomado el mensaje más ultra de la época Haider. Pero la opción de un tripartito es matemáticamente posible y puede ser manejada por Schüssel para presionar al SPÖ. De hecho, el canciller ya ha adverti- do que la negociación será larga y que pondrá condiciones para evitar un cambio de rumbo radical. Schüssel deja el país con una buena situación económica aunque el SPÖ ha advertido que hará cambios en temas fiscales y de educación. Agradable al público La clase empresarial y la población ven con buenos ojos ese gran pacto. Pero también hay quien recuerda que fue justo la autocomplacencia y el continuismo de décadas de gobierno sin apenas oposición (SPÖ y ÖVP sumarían ahora 134 de los 183 escaños) los que posibilitaron el ascenso de la derecha radical y xenófoba. Lo cierto es que mientras los grandes perdían apoyo el domingo, el FPÖ ha recuperado parte del terreno que perdió en los últimos años. Siete agentes heridos y varios detenidos en una protesta en París que recordó a las revueltas raciales JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Mientras los políticos se enfrascan en bizantinas maniobras electorales, los estallidos de violencia en los suburbios de París y las grandes ciudades continúan enviando mensajes de tensiones incendiarias. Los últimos choques violentos en el municipio de Mureux (Yvelines) sureste de París, ilustran a la perfección un patrón modelo. Al caer la tarde del domingo un coche de policía bien pertrechado pidió la documentación al conductor y ocupantes de un vehículo de segunda mano que circulaba de manera peligrosa ignorando todo tipo de señales. El control terminó mal. Grupos de jóvenes y adolescentes comenzaron a azuzar violentamente a la policía, que se refugió en su coche. Luego comenzaron a apedrear el vehículo hasta colocarlo en situarlo delicada, dado que un creciente número de los violentos le cerraban el paso con piedras, estacas y bastones. La policía envió rápidamente refuerzos, pero comenzaron los choques violentos. Siete policías sufrieron heridas y dos más han sido internados. Varios jóvenes y adolescentes han sido detenidos. Pero no será fácil probar jurídicamente delito alguno. La batalla campal entre policías y jóvenes violentos, mayoritariamente negros de nacionalidad francesa procedentes de los territorios y departamentos de ultramar, tu- vo lugar en la periferia de una ciudad dormitorio y la mayoría de los violentos pudieron huir con rapidez ante unos policías sorprendidos por la violencia incontrolada de los ataques. François Garay, alcalde de Mureaux, comenta los incidentes: Todo parecía tranquilo desde hacía unas semanas, pero la verdad es que en este pueblo estamos siempre en el filo de la navaja. En esta ocasión fue por atacar a unos policías que intentaban detener a alguien que a bordo de un vehículo observaba un comportamiento peligroso, pero para los violentos el motivo da igual Durante el último trimestre se han sucedido los incidentes de este tipo en una veintena de municipios de la periferia parisina. El escenario es siempre el mismo. Y la calma llega siempre solamente después de una intervención expeditiva de las fuerzas del orden. En la inmensa mayoría de los casos se trata de incidentes provocados por franceses nacidos en las antiguas colonias o departamentos de ultramar.