Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional MARTES 3 10 2006 ABC La mujer de Capullo asegura que el cantaor trataba de prenderse fuego a sí mismo y no al bebé El artista permanecerá en prisión, a la espera de la declaración de otros testigos b Familiares del detenido afirman en su comparecencia ante el juez que la abuela de la niña provocó al acusado al pasear con la pequeña por delante de su casa ABC JEREZ DE LA FRONTERA. El último episodio de la historia del presunto intento de homicidio de Capullo de Jerez pasa por la declaración de la esposa del artista flamenco ante la juez. La mujer sorprendió a propios y extraños al asegurar que su marido no había rociado con gasolina al bebé de 20 meses del hombre con el que había discutido horas antes en un bar, sino que trató de echarse a sí mismo el combustible en un gesto de impotencia La magistrada que lleva el caso decidió ayer prolongar el arresto que mantiene en prisión desde el sábado al cantaor, a la espera de tomar declaración a más testigos que puedan esclarecer lo que realmente sucedió y que por el momento se considera que podrían ser claves en el desarrollo del caso. Además del acusado, ayer comparecieron en el Juzgado para prestar declaración varios familiares del artista, que dieron una versión totalmente diferente de la ofrecida por los familiares de la presunta víctima. El cantaor permanece en prisión desde que le acusaron de haber intentado rociar con gasolina a la niña después de haber mantenido una fuerte discusión con el novio de la madre del bebé, conocido co- mo El Chino y que en el trascurso del enfrentamiento le produjo heridas por las que Capullo tuvo que recibir asistencia sanitaria. A la salida del Juzgado, tras prestar declaración, Luisa González- -mujer del acusado- -aseguró que su marido fue el que se impregnó de gasolina cuando la abuela de la pequeña se acercó a la casa provocando a su marido y él, en un gesto de impotencia cogió el combustible y se lo echó encima queriéndose prender fuego con un mechero algo que no consiguió al no funcionar el encendedor. Antes de estos hechos, siempre según la esposa, su marido llegó a casa con la cara llena de sangre por los golpes a causa de la disputa y, a pesar de sus intentos para que se quedara y poder curarle las heridas, decidió salir a dar un paseo con su moto y fue a un surtidor cercano a comprar gasolina. Después, cuando llegó la abuela de la niña al domicilio, le dijo que se marchara y dejara de provocar a su marido por lo que comenzó a tratar de echarla del lugar, a lo que la mujer se negó. En ese momento, mientras su marido presenciaba los hechos con la botella de gasolina cerrada, el cantaor se echó el líquido encima. La mujer restó importancia a lo ocurrido y aseguró que su marido no quiso denunciar al presunto agresor- -el novio de la madre de la niña- -para no perjudicarle. El hermano del Capullo Antonio Flores, aseguró también tras prestar declaración que todo había sido un malentendido originado por un acci- Luisa González, mujer de Capullo de Jerez a la salida de los juzgados dente. La versión que ofreció Flores concuerda parcialmente con la de su cuñada, aunque aseguró que el hombre estaba discutiendo con su mujer por la pelea en el bar y que en el forcejeo lo salpicó todo, incluso él mismo. El representante del cantaor flamenco, Vicente López, afirmó que el artista está hundido y que pese a todo no EFE ha querido presentar denuncia por la pelea. También declaró que Capullo apoyó la versión ofrecida por su esposa ante la juez. De momento el artista no ha cancelado ninguna de las actuaciones prevista: el jueves en Villaluenga del Rosario, en Cádiz, y el sábado en la Bienal de Flamenco de Sevilla. La Audiencia Nacional ordena a la Administración pagar ya a las víctimas de la riada de Biescas ABC MADRID. La Audiencia Nacional ha ordenado la ejecución provisional de la sentencia que condena a la Diputación General de Aragón y al Ministerio de Medio Ambiente como responsables patrimoniales en la riada que arrasó el 7 de agosto de 1996 el camping Las Nieves de Biescas y provocó la muerte de 87 personas. Pese a la existencia de un recurso, la Audiencia pide que se ejecute ya el pago a las familias de los afectados por un valor global de seis millones de euros. El auto de la sala de lo Contencioso- Administrativo argumenta que la interposición de un recurso en el Tribunal Supremo contra la resolución condenatoria no puede paralizar su ejecución. Aseguran los jueces que las partes favorecidas por la sentencia podrán instar su ejecución provisional a pesar de no tener carácter de firmeza la resolución, descartando, además, la aplicación de garantías económicas contra los demandantes al no derivarse perjuicios para las administraciones.